Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La importancia de utilizar anteojos de sol para correr al aire libre

Al andar en bici o salir a correr, el sol dificulta el ejercicio y sus radiaciones pueden dañar la vista. Por eso, hay que elegir anteojos adaptados para realizar actividades al aire libre y nunca quitárselos

Miércoles 11 de octubre de 2017 • 19:12
0
Alejandro Sini, atleta de Balcarce
Alejandro Sini, atleta de Balcarce. Foto: Celso Suárez

Los lentes de sol para practicar cualquier ejercicio al aire libre son fundamentales. Para ello, deben ser cómodos, ergonómicos y con buena protección solar. Estos requisitos son obligatorios cuando se trata de salir a correr o hacer ciclismo, dada la exposición a los rayos ultravioletas. Para esto, los lentes para sol se convierten además en un gran aliado para proteger los ojos ante agentes externos, polvo, polen, incluso las ramas de los árboles en el caso de los corredores o ciclistas que transitan la montaña.

Por qué usar anteojos para sol

1- Nos protegen de la radiación de rayos UV:

Esto es importante en todo momento, pero hay factores que incrementan la importancia del uso del anteojo:

a- La época del año: la radiación UV es más intensa en primavera y verano.

b- La hora del día: la radiación es más intensa entre las 10 y las 15 hs.

c- La edad del usuario: los menores de 24 años de edad son más vulnerables (y son más vulnerables cuanto más baja es la edad.)

d- El terreno donde se desarrolla la actividad: la nieve, el agua, el hielo, la arena, la sal, etc., por alto reflejo intensifican esta radiación.

Un dato importante sobre esta radiación es que sus efectos son progresivos y acumulativos. Los daños que provoca son difíciles de percibir en el corto plazo, pero con el paso del tiempo son se agudizan y son irreversibles.

2- Proporcionan protección ante lesiones por acción mecánica: nos protegen de todo elemento que este suspendido en el aire (arena, tierra, insectos, etc.), de vientos intensos y de elementos como ramas de árboles u otros obstáculos que podamos encontrar durante nuestra actividad.

a- Por impacto: Ocurre cuando un objeto impacta en el ojo. Los moretones o derrames en el ojo y en el párpado se ven mal pero usualmente son lesiones menores.

b- Penetrante: Ocurren cuando algo corta parte del ojo o el parpado. A pesar de que la mayoría de estas lesiones suelen ser poco importantes, si se perfora esclera o córnea pueden ser graves. Incluso pueden provocar infecciones.

c- Por abrasión: Se provoca cuando un objeto ralla la córnea. Esto puede ser causado por un cuerpo extraño que se aloja entre el parpado y el globo ocular o por un agente que permanezca externo.

Otro elemento a tener en cuenta es que si los anteojos nos ofrecen la posibilidad de cambiar sus cristales, podemos adaptarlos a la condición de luz del momento optimizando nuestra visión y en muchos casos mejorando aún más la protección.

Por Pablo De La O (MNSN 7594), Responsable Óptico Técnico de Optitech.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas