Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con un ultimátum, Rajoy le devolvió la pelota a Puigdemont

Advirtió que está dispuesto a activar el artículo que prevé la intervención de Cataluña, pero le dio un plazo hasta el lunes para aclarar si declaró o no la independencia

Jueves 12 de octubre de 2017
0
Rajoy, ayer, durante su comparecencia en el Palacio de la Moncloa
Rajoy, ayer, durante su comparecencia en el Palacio de la Moncloa. Foto: AP / Paul White

BARCELONA.- El presidente Mariano Rajoy advirtió ayer por escrito al líder separatista Carles Puigdemont que está dispuesto a activar el artículo 155 de la Constitución española, que habilitaría al gobierno central a asumir el control total o parcial de las instituciones de Cataluña.

Antes de tomar esa medida drástica y sin precedente, Rajoy le dio cinco días para que responda si efectivamente declaró la independencia de Cataluña en la confusa sesión del día anterior en el Parlamento regional. "La respuesta que el señor Puigdemont dé a este requerimiento marcará los acontecimientos de los próximos días", dijo el presidente durante una sesión especial convocada en el Congreso de los Diputados.

Rajoy desoyó a quienes le pedían mano dura con los separatistas después de que Puigdemont proclamó solemnemente la independencia de Cataluña, pero la dejó inmediatamente en suspenso y sujeta a la apertura de un hipotético proceso de mediación. Prefirió acorralar políticamente al presidente catalán con una intimación formal, prevista en la Constitución, que lo forzará a salir de la ambigüedad.

Si dijera por escrito que no declaró la fundación de la república catalana, el sector más radical del bloque que sostiene su gobierno le quitaría el apoyo y lo dejaría al borde de la caída. Unas elecciones anticipadas se impondrían entonces como único remedio.

Si, en cambio, asumiera que su discurso de anteayer fue una declaración efectiva de independencia se expondría a severas consecuencias políticas y judiciales, además de agravar la inestabilidad económica que aqueja a la región desde el accidentado referéndum de autodeterminación celebrado sin sustento legal el domingo 1°.

Rajoy negoció la respuesta del Estado con el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez. A cambio de su respaldo explícito, se comprometió a aceptar que, una vez encarrilada la crisis catalana, se abra una comisión para estudiar una reforma de la Constitución de 1978.

Ése es el espacio de diálogo que ofrece a los separatistas, "siempre que vuelvan a la legalidad", advirtió. Descartó de manera tajante que vaya a aceptar la mediación en pie de igualdad que le exige Puigdemont para negociar un nuevo estatus político de Cataluña.

El requerimiento formal de la presidencia llegó ayer mismo a manos de Puigdemont. El lunes, a las 10, se vence el plazo para que explique qué quiso decir en el Parlamento. En caso de no responder o de confirmar que ha declarado la independencia tendrá hasta el jueves 19 para retractarse. Si continuara en rebeldía, se pondrán en marcha "inmediatamente", por primera vez en 40 años de democracia, los mecanismos previstos en el artículo 155.

Rajoy no especificó qué medidas concretas tomaría para retomar el control de una Cataluña que se volcará sin vueltas a la rebelión. Tendría que hacerlo en el momento de pedir autorización al Senado, donde tiene mayoría absoluta. Espera no llegar ahí. En la Moncloa creen que el frente Junts pel Sí -entre el PdeCAT de Puigdemont y Esquerra Republicana (ERC) del vicepresidente Oriol Junqueras- está en una encerrona.

Para alcanzar la mayoría parlamentaria con la que impusieron su plan de ruptura son vitales los 10 diputados de la CUP, un movimiento antisistema que blanqueó su malestar con la declaración en suspenso que hizo el presidente catalán. Ellos lanzaron su propio ultimátum: exigen que como máximo en un mes se haga "efectiva" la proclamación de la república. Puigdemont evitó precisar qué le responderá a Rajoy. En una entrevista con la CNN prefirió insistir en su oferta de diálogo. "Sin condicionamientos", aclaró. Junqueras reforzó el mensaje: "Presidente Rajoy, un diálogo sincero es el ruego de la comunidad internacional y lo que espera Cataluña. No la confrontación y nuevas amenazas".

Con un ultimátum, Rajoy le devolvió la pelota a Puigdemont
Con un ultimátum, Rajoy le devolvió la pelota a Puigdemont. Foto: AP

Después de 10 días que conmovieron a Europa, el Congreso español se dispuso a debatir la crisis territorial. Rajoy explicó sus medidas, a las que calificó de "prudentes y proporcionadas". "Si el señor Puigdemont vuelve a la legalidad, se pondrá fin a esta época de incertidumbre y volverá el sosiego", dijo Rajoy en su discurso inicial.

En la discusión posterior, el socialismo y los liberales de Ciudadanos le expresaron su apoyo en la respuesta al desafío independentista.

En cambio, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, le advirtió que invocar el artículo 155 sería "un grave error". Le pidió a Rajoy que "actúe con autocrítica y con las agallas que tuvo Adolfo Suárez", el primer presidente de la Transición. La izquierda alternativa propone que el Estado pacte un referéndum de autodeterminación para que los catalanes decidan su estatus político.

"Espero continuar en este Parlamento muchos años más -replicó el jefe del gobierno-. Y confío en que cuando me marche usted siga aquí y diga: «¡Qué agallas tuvo el señor Rajoy!»".

El recinto estalló en risas. Iglesias incluido. En medio de la angustia social en que vive España, el debate parlamentario se diluyó entre chicanas y bromas. Se notaba un aire de distensión en el ambiente político. Al menos compraron tiempo hasta el próximo giro de esta crisis sin fin.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas