Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al mapa de la recuperación le faltaba que se le sumaran los súper

Autos, motos y mayoristas ya venían mostrando un rebote de la demanda

Jueves 12 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Autos, motos y mayoristas ya venían mostrando un rebote de la demanda
Autos, motos y mayoristas ya venían mostrando un rebote de la demanda.

El consumo masivo es solamente un 7% del total del consumo privado, indicador que el Indec publica trimestralmente dentro de la medición del PBI. Sólo de esta manera se explica que, mientras la economía recuperaba cierta vitalidad desde fines de 2016, las compras en supermercados o almacenes siguieran reflejando un rojo sostenido en el tiempo.

A esta sensación contribuyó además la aplicación, en febrero pasado, del programa Precios Transparentes, que complicó el consumo masivo, pero también los cambios de hábitos en un consumidor más racional, que hoy busca precios con menos intermediarios: en mayoristas o a través de un clic, por Internet.

Sin embargo, pese a las flacas encuestas de supermercados y shoppings o los relevamientos de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) -que reflejaban un consumo masivo en baja-, otros indicadores daban ya cuenta en los últimos meses de una marcada recuperación, aunque -en algunos rubros- por debajo aún de los niveles de 2015.

Autos, motos, insumos para la construcción, importaciones de distintos bienes -incluso los destinados al consumo- y otros números sectoriales (construcción, industria o servicios) reflejaban ya un rebote que hoy se convierte en una expansión sostenida. Todos los números, sin embargo, tienen sus bemoles.

La economía creció 2,7% interanual en el segundo trimestre de este año, siempre con una recesiva base de comparación y con una desaceleración de la expansión. Desempleo y pobreza también ofrecieron muy buenas noticias al Gobierno antes de las elecciones de medio término.

Las ventas de autos acumulan un alza de 28,3% en el año. Pese a que concesionarios y aquellos que prestan servicios se favorecen, la producción no avanza al mismo ritmo (+0,5% acumulado). Es que nueve de cada diez de los 0 km más vendidos son brasileños. Las motos, en cambio, sí muestran un verdadero repunte (las más chicas son nacionales). La construcción vuela gracias a la obra pública y los créditos UVA, y empuja a la industria, que comienza a ver "brotes" en Brasil. Falta que la desaceleración de la inflación acompañe al Gobierno y a los argentinos, algo que ni el Banco Central da por descontado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas