Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dante Sica: "Tenemos mayor productividad en la mano de obra que Brasil pero la diferencia de costo es alta"

El director de Abeceb habló de los aspectos que hay que afrontar en la reforma laboral y analizó la competitividad de la Argentina

Jueves 12 de octubre de 2017 • 11:51
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Lo que ocurre en Brasil afecta lo que pasa en el país. Dante Sica, economista director de la consultora Abeceb y ex secretario de Industria, Comercio y Minería de la Nación, es un especialista en la región del Mercosur y dio su opinión acerca del impacto que tendrá en la agenda Argentina las últimas novedades brasileñas.

Brasil está creciendo, ¿Cómo afecta esto a la Argentina?

La primera gran noticia es que dejó de caer a finales del año pasado. Este año va a estar creciendo suave, alrededor de medio punto, y para el año que viene habrá un crecimiento de base de casi dos puntos o un poco más. Es importante porque por cada punto que crece Brasil tracciona un cuarto del PBI Argentino, en especial actividades del sector automotriz, la industria, bienes de origen alimentario (como frutas y verduras), los olivos y el aceite de oliva de la zona de Cuyo. Va a darle un empuje a varias economías regionales.

¿La reforma laboral brasileña va a incidir en la competitividad argentina?

Sí, por dos cuestiones. La primera es que ya tenemos una diferencia con Brasil en costos laborales, un poco más atenuada porque tenemos mayor productividad en la mano de obra que Brasil, pero la diferencia de costo es alta. Con esta reforma se amplía la brecha y como resultado vamos a tener un semáforo importante porque cuando se empiezan a buscar inversiones en la región Brasil va a tener algunos puntos a favor en el cálculo del rendimiento futuro. Es importante porque pone en agenda el tema en la región y obliga a Argentina, no a copiar lo que hace Brasil, pero sí a introducir el debate junto con el sector empresarial y los sindicatos; acerca de cómo empezamos a modernizar y cambiar al marco laboral para adecuarnos a las nuevas tecnologías y la baja competitividad.

¿Cree que la reforma laboral en Argentina se va a convertir en un hecho?

Yo creo que sí, que Argentina va a avanzar en el estilo de los acuerdos que se hicieron con Vaca Muerta y el sector petrolero. Hoy por hoy, las restricciones que pone la misma sociedad o las retenciones de la economía política le van a exigir al Gobierno ir sector por sector. En la medida que esos acuerdos sectoriales den buenos resultados, como mejorar la inversión, el empleo y no deteriora la capacidad de ingreso de los trabajadores. De hecho, con el tiempo la mejora. Si aumenta la inversión por una mejora en los costos, creo que ahí se puede pensar, en los próximos dos años, en una reforma más generalizada.

¿Es optimista respecto de la economía argentina?

Creo que hay una gran ventana de oportunidad en el 2018. La economía este año se recupera, el año que viene seguramente se recuperará y crecerá. Tiene fundamentos un poco más sólidos que los anteriores: depende menos del consumo y más de la inversión. El año que viene es clave para que no sea uno de los famosos vuelos de gallina, que crece uno o dos años y vuelve a caer. Para un crecimiento sostenido Argentina tiene que avanzar en remover las barreras que afectan sus competitividad y que no le permiten aumentar su tasa de inversión. Por eso las reformas en términos de la fiscalidad, bajar costos fiscales, sobre todo de ingresos brutos, quitar distorsiones que el sistema impositivo genera, trabajar sobre el blanqueo laboral para poder incorporar más trabajadores del sector informal al formal y avanzar en cambio de regulaciones, que mejoren la competitividad -aparte del esfuerzo de infraestructura- es clave. El gobierno hoy tiene un mandato social, a partir de que ganó las elecciones que corrobora el rumbo de la política económica. Si bien no tiene mayorías, tiene mayor músculo legislativo y la posibilidad de marcar la agenda; es una buena ventana. Si empezamos a dar pasos iterativos cada dos años de ir mejorando creo que podemos de alguna manera ser optimistas de que entramos en un círculo más virtuoso con un crecimiento sostenido en el tiempo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas