Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una casa en Ciudad del Cabo que demuestra que es un paraíso

Los rayos del sol se confunden con los reflejos de las obras de arte en esta morada que impone su estilo en el paisaje de la majestuosa bahía Plettenberg, Sudáfrica

Aquí, hasta los rincones tienen expresividad a la máxima potencia, como el que vemos en la foto de la izquierda, con una mesa rústica, fanales de cestería en negro (Loft Living) y un cuadro de la artista sudafricana Lyndi Sales
Aquí, hasta los rincones tienen expresividad a la máxima potencia, como el que vemos en la foto de la izquierda, con una mesa rústica, fanales de cestería en negro (Loft Living) y un cuadro de la artista sudafricana Lyndi Sales. Foto: Warren Heat/ Bureaux
Jueves 19 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Amanece y despierta la sabana sudafricana. En Puerto Elizabeth, los viajeros suben a un jeep y emprenden la famosa Ruta del Jardín; primera parada: la reserva natural Shamwari, la única de la región que tiene a los cinco grandes (elefante, rinoceronte, búfalo, león y leopardo). Otros 50 kilómetros hacia el Parque Nacional Addo Elephant y la ruta continúa por la costa hasta Plettenberg Bay, donde el entorno salvaje se transforma en una postal de acantilados y un mar de un turquesa tan intenso que encandila. Por un momento, todos los pasajeros se imaginan siendo alguno de los habitantes de las casas sobre las dunas.

Anthea y Anton fueron más allá de esa visión y proyectaron ahí mismo su residencia de vacaciones. Delicada tarea, para la que convocaron a su amiga, la interiorista Kim Stephen. Años de amistad sirvieron para que la experta interpretara los deseos de la pareja e incluso mediara en las diferencias. Y listo: un pedacito de paraíso en la Tierra, que deleita a los turistas desde afuera y encanta a quienes tienen el privilegio de asomarse a sus interiores, como lo hacemos nosotros en esta nota.

La luz natural como elemento principal

Esto es así gracias a las generosas aberturas presentes en la casa, junto a las largas galerías que la rodean. Una de ellas otra ofrece -como vemos en la foto de arriba- un living de líneas contemporáneas y el fabuloso entorno de la bahía, combinación perfecta para disfrutar del aire marino.

Sobre la mesa de madera, fanales blancos y jarrones de vidrio transparente
Sobre la mesa de madera, fanales blancos y jarrones de vidrio transparente. Foto: Warren Heat/ Bureaux

Detrás de la galería, comparte la increíble vista el comedor, cuya frescura es acentuada con las clásicas sillas de Verner Panton en versión ratán (Loft Living), una alfombra artesanal (Mae) y una escultura en madera (Cécile & Boyd) ubicada en una abertura que comunica con un estar informal, en contacto directo con la isla de la cocina.

Una pileta de arena en medio de la ciudad

Una casa minimalista y con diseño luminoso a la sombra de los pinos

Tres banquetas de madera (Weylandts) dan la posibilidad de usar la isla con tapa de cemento alisado como desayunador
Tres banquetas de madera (Weylandts) dan la posibilidad de usar la isla con tapa de cemento alisado como desayunador. Foto: Warren Heat/ Bureaux

"Soy muy amiga de Anthea y Anton, los dueños, y sabía que no sería una típica casa de playa en blanco y azul con madera blanqueada, y tampoco queríamos decoración ultramoderna. Lo que buscamos fue una sensación de espontaneidad", explica Kim.

En sintonía con la hoja de ruta de una ambientación sustentada en lo artesanal, en los hallazgos únicos y el arte colorido, se incluyeron fantásticas pantallas, como las del trío de luminarias de mimbre (La Grange Interiors) ubicado sobre la isla central, cuyas forma, tamaño y ubicación funcionan como atractivo "llamador" para atraer a la familia y los amigos a reunirse en la cocina.

Un living conciliador y boho

La hermosa alfombra está tejida en telar (Herringbone)
La hermosa alfombra está tejida en telar (Herringbone). Foto: Warren Heat/ Bureaux

Al comenzar su trabajo, Kim se encontró con dos posturas diferentes: Anthea quería mucho color y su marido, poco. Para lograr la unión entre ambas, planteó una base neutra con obras que funcionan como portales a una dimensión ultra pop. Así, cuesta imaginar un contexto mejor para 'Please', el óleo sobre tela de Nigel Mullins dispuesto detrás del cómodo sillón que une texturas naturales, animal print y estampas étnicas.

Un detalle que no podemos dejar pasar es el uso inteligente de las lámparas: para liberar la vista, en los ambientes que dan al paisaje se optó por modelos de pie (pertenecientes a la exquisita colección de la dueña) más que por modelos colgantes.

El piso blanco de cemento alisado contrarresta el peso del juego de mesa y bancos de madera
El piso blanco de cemento alisado contrarresta el peso del juego de mesa y bancos de madera. Foto: Warren Heat/ Bureaux

Conscientes de la importancia del confort, los dueños no estaban dispuestos a resignar estilo: "Si bien es un hogar familiar, nuestros hijos ya son adolescentes y podíamos darnos el lujo de subir un poco el nivel de glamour", nos cuenta Anthea.

Ese glamour se observa, por ejemplo, en los acentos azules y negros que ponen la nota expresiva en la luminosa caja blanca dominada por tonos y materiales naturales que une al living con el comedor diario. Este último sector hace de fuelle entre un lado y otro de la casa: al frente, el paisaje marino; hacia el contrafrente, la coqueta galería de la pileta.

Entre piso y muebles se establece un diálogo en madera que le da impronta propia al exterior
Entre piso y muebles se establece un diálogo en madera que le da impronta propia al exterior. Foto: Warren Heat/ Bureaux

En el extremo contiguo al living se ubicó la parrilla con un comedor informal. A continuación, una zona de estar para disfrutar de las sobremesas.

La dueña insistió en darle al piso una terminación texturada en una visión de las típicas construcciones de la costa griega, que se completó con los sillones de mimbre, un guiño más tradicional y ciento por ciento marino.

El techo de tejas hace un armonioso equipo con las carpinterías de madera
El techo de tejas hace un armonioso equipo con las carpinterías de madera. Foto: Warren Heat/ Bureaux

Frente al sector, la pileta tiene almohadas flotantes con relleno especial de una sola pieza desarrolladas por la firma sudafricana PoolPillow (se pueden encontrar online en sitios internacionales).

Una casa con diseño para vivir de vacaciones

Como en la playa, de cara a la ciudad

Las sillas son 'Twig' con estructura de caoba africana y asiento acordonado (Vogel) y están bajo un trío de lámparas colgantes (Arabesque)
Las sillas son 'Twig' con estructura de caoba africana y asiento acordonado (Vogel) y están bajo un trío de lámparas colgantes (Arabesque). Foto: Warren Heat/ Bureaux

Siguiendo el estilo marino de la galería, este comedor sorprende con una composición de piezas de rafia en negro, blanco, dorado y azul.

En el detalle de la derecha, un original tocador con un espejo facetado
En el detalle de la derecha, un original tocador con un espejo facetado. Foto: Warren Heat/ Bureaux

Del otro lado de la pileta, una segunda construcción suma comodidad cuando hay muchos invitados. La misma incluye detalles veraniegos como los ganchos exteriores para las toallas.

La suite de planta abierta aprovecha al máximo la luz natural
La suite de planta abierta aprovecha al máximo la luz natural. Foto: Warren Heat/ Bureaux

En la planta alta, los dormitorios salen a un balcón corrido con hermosas vistas del océano

La cama, creada por Kim, se complementó con una banqueta con tientos de cuero tejidos a mano (Weylandts) y un cuadro de Alexia Vogel
La cama, creada por Kim, se complementó con una banqueta con tientos de cuero tejidos a mano (Weylandts) y un cuadro de Alexia Vogel. Foto: Warren Heat/ Bureaux

En su conjunto, Kim pudo afrontar con éxito el desafío de proyectar una casa de vacaciones teniendo en cuenta las expectativas de todos los integrantes de la familia, en especial la de sus dueños con su particular estilo.

La naturaleza agreste trepa desde los médanos hasta la morada
La naturaleza agreste trepa desde los médanos hasta la morada. Foto: Warren Heat/ Bureaux

El resultado es un oasis de calma; un polo de diversión.

Producción: Sven Alberding/ Bureaux

Fotos: Warren Heath/ Bureaux.

Inspirate con más casas costeras:

La casa veraniega que se tornó hogar de tiempo completo

Un ranchito de pocos metros con vista al mar

Madera y más madera en una casa con vista al mar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas