Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Andrés Nocioni y su mirada sobre la Argentina: "No entiendo cómo es que no estamos mejor como país"

Eligió volver a su ciudad en La Pampa, a la que retornó después de 20 años fuera de su tierra

Viernes 13 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Anders Nocioni en General Pico
Anders Nocioni en General Pico. Foto: Jorge Bosch

GENERAL PICO.- Si algo distingue a Andrés Nocioni es que no tiene demasiados problemas para decir las cosas. Defiende su postura. Se muestra enérgico cuando algo lo molesta y levanta apenas el tono de voz para sostener su mirada sobre un país que ama: la Argentina. Podría haberse quedado viviendo en Europa o en los Estados Unidos, pero eligió La Pampa, para continuar su vida después del básquetbol. Tantos años viviendo en el exterior le permiten tener una visión concreta de cómo se siente en este retorno después de 20 años fuera de su tierra.

-¿Por qué elegiste vivir en la Argentina cuando en España tenías todo?

-La verdad es que son determinaciones de vida. Sé que ahora tengo que estar acá y que estoy bien. Tampoco es algo definitivo. Por ahora me estoy adaptando bien. Mi idea siempre fue terminar y venir acá a General Pico. Es el país en donde uno nació y por eso siempre pensé en volver. Incluso, cuando tenía vacaciones me venía acá para pasar días con la familia.

Anders Nocioni en General Pico
Anders Nocioni en General Pico. Foto: Jorge Bosch

-Viviste muchos años en Europa y en los Estados Unidos, ¿te involucrás en las cosas que suceden en la Argentina?

-Sí, claro. Uno se hace mala sangre con las cosas que ve, porque siempre uno se pregunta por qué pasaron tantos años y muchas cosas siguen igual. Por qué no se mejoró como país. Cuando uno ve la situación desde afuera... No entiendo cómo es que no estamos mejor como país. Con la potencialidad que hay en la Argentina. Parece increíble estar tan estancados. Esa cuestión de pensar que uno se va a acostumbrar o decir 'es así, dejá qué se la va a hacer'. No lo termino de comprender. Eso es quedarte en lugar en donde no hay madurez, crecimiento, desarrollo. Lo que se necesita, es ser curioso, ser activo, ir detrás de lo mejor, tratar de mejorar día a día. Y eso me parece que nunca se usó acá esa idea.

-Todo esta madurez o crecimiento que se advierte en tus palabras, ¿dónde lo adquiriste?

-Siempre fui alguien activo y curioso. Siempre me pregunto el por qué de las cosas. Entiendo que de esa manera se mejora. Busco aceptar las cosas si entiendo que son lógicas. No se trata de aceptar lo que hay o conformarse. Era muy fácil para mí quedarme con lo que había logrado en el arranque de mi carrera, pero no lo quería de esa forma. Si hubiera aceptado eso no podría haber cerrado mi trayectoria en Real Madrid y con éxitos. Es posible que si aceptaba las cosas y no buscaba mejorar, mi recorrido como deportista, como persona, hubiera entrenado en un declive. Siempre evolucioné para poder ser mejor.

Todo lo que muestra Chapu, hoy a los 37 años, tiene que ver con lo que le enseñaron en su casa, su papá Pedro José "Pilo" Nocioni y Ángela Palmira Roux. Y todo eso lo trasladó al deporte, su creencias sobre el trabajo en equipo y la superación constante, le permitieron ser un estandarte de la selección argentina de básquetbol.

-Rubén Magnano aseguró que ustedes, como equipo, tenían una "humildad inteligente", ¿esa era la clave?

-Puede ser, pero también fuimos inteligentes parar no tener humildad cuando era necesario. Porque sabíamos qué roles ocupar para adentro, pero para afuera, ante los rivales, esas cosas no contaban. Rubén fue un gran artífice de lo que sucedió. Pero siempre pensé lo mismo sobre aquel proceso, es necesario dejar de marcar qué hizo tal o cual entrenador, dirigente o jugador. Todos supimos hacer algo que ayudó a llegar al éxito. Desde ante de León (Najnudel) que se encadenaron cosas. Algo pasó para que suceda todo. Me pone los pelos de punta leer o escuchar cuando se la pasan diciendo 'yo hice tal o cual cosa'.

Se quedó pensando unos segundo Chapu, tomó otro sorbo de café, interrumpió otra pregunta y volvió sobre el tema "La verdad es que los primeros que hicieron cosas fuimos nosotros, los jugadores. Porque pudimos aceptar tener diferentes conductores. No cualquiera puede entrenar a Emanuel Ginóbili, Luis Scola, Andrés Nocioni o Pablo Prigioni y a todos juntos. Porque no es fácil poner a Messi y a Ronaldo y decirle a cualquier entrenador que los entrene. El que quiere colgarse un título y decir que hizo cosas por la Generación Dorada, sea dirigente o lo que fuera, debe saber que está equivocado. Todos aportamos para ese proceso. No fue Manu solo, no ganó solo Scola, tampoco lo hizo Nocioni, ni fue Sconocchini, tampoco Montecchia. Cada uno aportó lo necesario para que suceda todo aquello".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas