Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Agnès Jaoui: "Descubrí muchas cosas en las que no había pensado"

La actriz, directora y cantante francesa, recordada por El gusto de los otros, construye con su papel protagónico en 50 primaveras un reflexivo relato sobre la crisis de la mediana edad con humor

Viernes 13 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: AFP / Valery Hache

Mi papel es sobre una mujer que tiene una gran dignidad que le enseña a vivir sin miserabilismos. Es una película que te hace pensar, pero que te deja después de verla más feliz que antes y también más inteligente", dice, al otro lado de la línea, la multifacética Agnès Jaoui. Figura insular del cine francés desde que su ópera prima, El gusto de los otros, fuera nominada al Oscar como mejor film extranjero en 2001, esta directora, actriz, guionista y cantante recorre Bruselas en un taxi a toda velocidad mientras realiza el montaje de su nueva película Place Publique, y asimismo elabora la mise-en-scene de la obra que la traerá al Teatro Colón en 2018. También, gracias a la colaboración de la embajada de Francia, dialoga con LA NACION sobre su protagónico en la película 50 primaveras, de Blandine Lenoir -que se estrenó anteayer-, una luminosa reflexión por momentos muy divertida y en otros emotiva sobre la crisis de la madurez en el mundo de hoy.

-En su última visita a Buenos Aires, en 2013, cuando presentó Al final del cuento, dijo: "Cuando era una quinceañera feminista e intelectual, igual esperaba al príncipe azul". ¿Ese príncipe azul lo encuentra la protagonista de 50 Primaveras?

-[Risas] En realidad, para Blandine Lenoir, la directora, estaba muy claro que quizá no iba a ser una gran historia de amor, pero lo importante para ella era darse cuenta de que Aurora, mi personaje, tiene una vida, un cuerpo, posibilidades que no recordaba que tenía porque todo se resumía a ocuparse de sus hijos y el trabajo. La vida no se acaba en ello y tampoco en buscar al hombre de su vida.

-Teniendo en cuenta que es un rol que transita la comedia con delicados toques dramáticos. ¿Cómo elaboró su personaje?

-Me emocioné desde que leí el guión, pero cuando vi la película lloré muchísimo, no por tristeza, sino por esa intensa emoción. Hay algo en la dirección de Blandine, en el modo que tiene de hacer las cosas, en el trato con las hijas cuando son pequeñas en la historia, que hacen de la película una experiencia emotiva. Me acuerdo singularmente de la escena cuando la hija menor de mi personaje se va de la casa y la ayudo a hacer su maleta. Me puse a llorar, no podía parar. Fui tocada por las emociones que viven un montón de mujeres, muchas de mis amigas por ejemplo, que a los 50 están solas. Descubrí cosas en las que no había pensado nunca.

-¿Un síntoma de la discriminación de nuestro tiempo que se muestra en diferentes situaciones cotidianas?

-Sí, eso también tiene que ver con otra escena, cuando la limpiadora le dice a Aurora: "Ustedes los blancos descubren la discriminación cuando envejecen". 50 primaveras ayuda a hablar de la discriminación cotidiana. Como siempre sucede cuando una película es tan buena, enseña una situación que a veces uno mismo no se da cuenta de que atraviesa. Hicimos muchos debates luego de las proyecciones y siempre pasaba que una mujer levantaba la mano y decía: "Hola, gracias por la peli, yo tengo 60 y quiero compartir mi experiencia", y era una cadena de confesiones como en Alcohólicos Anónimos. Luego de los 40, especialmente las actrices, se acostumbran a ser tratadas como viejas. Muchas volvieron a ver las películas con sus hijas y sus esposos.

Casada con el actor Jean-Pierre Bacri, y asimismo tan exitosa dupla artística que incluso fue bautizado JaBac por el mítico Alain Resnais, Jaoui habla un perfecto español aprendido gracias a las letras de las canciones que interpreta en sus shows y discos. Pero el idioma se torna diáfano y mucho más lento cuando se le pregunta por Resnais, que para Jaoui es un recuerdo permanente: "Queda por siempre en nuestros corazones. Su legado es enorme y pienso mucho en él. Trabajé con Bruno Podalydés en Comme un avión donde también estaba su asistente. Nos hemos visto con Sabine Azéma varias veces? Me siento muy cerca de él, siempre".

-En 50 primaveras se da el gusto de cantar ópera, en Buenos Aires la escuchamos cantando tangos y boleros. ¿Y esa ópera?

-La canto realmente, sin playback, porque mi primera formación fue de cantante lírica y también tengo un conjunto lírico. Hice mi tercer disco ya, que no se escuchó en Buenos Aires, pero sí estaré el año próximo en el Teatro Colón haciendo la mise-en-scene de la ópera de Fernando Fiszbein, que es un argentino que vive en Francia con quien trabajo mucho la música en mis películas.

-¿Su nueva película, Place publique, tiene puntos de contacto con la memorable El gusto de los otros?

-Es hipercomplicado explicar esta película. Bah, casi como siempre en nuestro caso. Durante una fiesta encontramos a Jean-Pierre (Bacri), que interpreta a un presentador de televisión muy famoso, pero con menos éxito porque esta más viejo, y le suceden muchas situaciones y cosas. Habla de los traumas de la sociedad de hoy y la actuamos con Jean-Pierre y muchos actores del teatro. Seguimos la línea de El gusto de los otros, escribimos siempre más o menos lo mismo, una comedia tocada por el drama.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas