Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Este será el búnker de la selección en el Mundial Rusia 2018: Bronnitsy, 500 años de historia a 55 km de Moscú

Durante Rusia 2018 la Argentina vivirá en una ciudad con poco más de 20 mil habitantes; un centro de entrenamiento funcional y sin lujos

Viernes 13 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Training centre FGBOU SPO. Foto: Fifa.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com
Training centre FGBOU SPO. Foto: FIFA.com

Desterrada la angustia, el ritmo mundial toma la escena. Y enseguida invade todos los rincones con la propulsión de la esperanza. La clasificación que la selección consiguió en Quito pareció abrir unas imaginarias compuertas. El oleaje crece con la venta de tickets, los países cabeza de serie, los posibles rivales de cada copón, el sorteo del Mundial en el Kremlin... y el búnker albiceleste de la Argentina. Bronnitsy, un nombre que desde ahora se volverá familiar. Una ciudad a 55 kilómetros de Moscú donde Lionel Messi mecerá su gran sueño.

En el Bronnitsy Training Centre se alojará la selección , un complejo de alto entrenamiento estatal que la Argentina tenía señado hace un par de meses. Incluso, el profesor Jorge Desio ya lo visitó. La noticia se mantuvo bajo reserva mientras el equipo lidiaba con su traumático camino por las eliminatorias sudamericanas. Naturalmente, a raíz del amistoso del 11 de noviembre con Rusia, en la reinauguración del estadio de Luzhniki, en Moscú, varios integrantes del cuerpo técnico lo conocerán. Y no descartan ir antes, también.

La selección, víctima de los vaivenes políticos de la AFA y el recambio de entrenadores, se demoró en la elección de su fortaleza. Desio recorrió varios centros deportivos que ya habían sido solicitados por otras federaciones. Había que esperar si esos países se clasificaban a la Copa del Mundo, y de conseguirlo, ellos tendrían la prioridad. Hasta que dieron con este predio, que no registraba interesados. Sus instalaciones no son lujosas, pero después del acuerdo con la AFA , en Rusia ya están trabajando en varios ajustes y acondicionamientos. El requisito indispensable para Jorge Sampaoli era que el lugar tuviera varios campos de entrenamiento para no tener que trasladar al plantel. Doce canchas (11 de césped natural y una de sintético) satisfacen las necesidades.

A 35 minutos del aeropuerto de Zhukovsky, de Moscú, y apenas a 10 minutos del centro de la ciudad, el complejo ocupa un área de 9800 metros cuadrados frente al lago Belskoe. Equipos nacionales rusos de remo, kayak, tiro con arco, tenis de mesa, triatlón, karate y esgrima, entre otros, suelen utilizar sus instalaciones. También, la selección de fútbol se ha concentrado. El centro cuenta con un hotel (50 habitaciones estándart y otra seis principales), restaurant, un centro de salud y recreación, sala de conferencias, tres gimnasios, sala de juegos, piscina, dos jacuzzis, tres saunas y un sector de relajación a orillas del río Moscú, que recorre la ciudad.

Siempre en un único lugar

En 1998 fue la bucólica localidad francesa de L'Etrat la que se vio alterada por la estada de la selección en el Centre de Formation aux Metiers du Sports. El complejo J-Village, en la prefectura de Fukushima (que sería seriamente dañada por el terremoto, el tsunami y los desastres nucleares de marzo de 2011), alojó en Japón al plantel de Bielsa. El HerzogsPark, ubicado en la cima de una colina en la pequeña ciudad de Herzogenaurach, acunó las ilusiones del equipo de Pekerman en Alemania 2006. El Centro de Alto Rendimiento Deportivo de la Universidad de Pretoria (HPC), en la capital administrativa de Sudáfrica, fue el búnker en 2010. Y Cidade do Galo, el predio de Atlético Mineiro, en Belo Horizonte, se convirtió en la casa de la delegación en el último Mundial. Todos buscaron lo mismo: vivir y entrenarse en el lugar para descartar traslados.

Mientras en invierno está cubierta de nieve, lluvias y fresco se anticipan para Bronnitsy en ocho meses. La media de precipitaciones anuales es de 634 milímetros. Ayer, la mínima fue de 3° y la máxima no pasó de los 11°. Pero en junio/julio, el clima será más templado. La ciudad nació en 1453 y actualmente tiene cerca de 22 mil habitantes. Más de 500 años que, según cuentan quienes la recorrieron, estallan a la vista en cada paso. Con tres edificios referenciales: la catedral de cinco cupulas del Arcángel Miguel, la iglesia de Entrada a Jerusalén y el cuartel de caballería neoclásica. Hoy, algunas joyerías y pequeñas fábricas textiles son el principal sostén de la ciudad. Naturalmente, su ritmo lento pese a la cercanía con una metrópoli como Moscú, se verá alterado por los ilustres visitantes. Bronnitsy tuvo un equipo de fútbol, el FC Fabus, fundado en 1995? y disuelto en 2004. Jugó siempre en segunda división, con un noveno puesto en 1999 como mejor actuación.

La noticia a la que accedió la nacion obligó a bucear en Bronnitsy. Las imágenes devuelven callecitas que serpentean por todos lados. Se abren paso entre un cuidado casco antiguo donde los techos dibujan un escenario uniforme, con aroma medieval. Quienes la caminaron cuentan que nada altera el ritmo reposado de un lugar que sorteó los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y fue la región más lejana del avance de Napoleón tras la caída de Moscú. Un punto desconocido para los argentinos, que a mediados de 2018 se volverá el epicentro de un nuevo ataque de mundialitis.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas