Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Acusan a un chico de 18 años de realizar 40 amenazas de bomba contra colegios "por encargo"

El joven tenía una cuenta en Twitter llamada A Pura Bomba, en la que recibía los pedidos de compañeros; otros cuatro menores, detenidos

Viernes 13 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
El colegio de Lascano y San Nicolás, amenazado
El colegio de Lascano y San Nicolás, amenazado. Foto: LA NACION / Enrique Villegas

El 2 de este mes, en su perfil de Twitter, escribió: "Seis colegios sin clases por mí [sic], bien ahí". Ese mismo día, un poco más tarde, tuiteó: "APB. A PURA BOMBA. Término inventado el día de hoy luego de hacer ocho amenazas de bomba en ocho distintos colegios".

No era un invento. Y aquella curiosa sigla tampoco resultó una exageración. El autor de esos tuits es un joven de 18 años -identificado por fuentes del caso como Pablo- que hacía amenazas de bomba en establecimientos educativos por pedido de alumnos. Como un call center de llamadas intimidatorias. Según una investigación de la policía bonaerense, realizó 40 llamadas intimidatorias a escuelas y colegios de Ramos Mejía, Lomas del Millón y San Justo, todo en La Matanza. Así lo confirmaron a LA NACION calificadas fuentes del Ministerio de Seguridad provincial.

"Las 40 llamadas intimidatorias fueron hechas en lo que va de octubre y en horario diurno", explicaron los voceros consultados. Un detective que participó de la investigación sostuvo que los pedidos para que "Pablo realizara las amenazas de bomba se hacían a través de las redes sociales". Agregó que el sospechoso no cobraba por hacer las amenazas. "Lo hacía para darse corte [sic] con las compañeras de colegio", interpretó aquella fuente consultada.

El presunto autor de las llamadas intimidatorias fue identificado por detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza, que en las últimas horas allanaron las viviendas de Ramos Mejía donde viven los padres del sospechoso, que están separados. La investigación está a cargo del fiscal del distrito Arnaldo Bianchi.

"Los tuits fueron fundamentales para dar con el sospechoso. Localizamos la dirección IP desde donde le fueron enviados los mensajes y eso nos ayudó a ubicar el IMEI [el código de identificación de los teléfonos celulares] del móvil desde donde se hicieron las llamadas intimidantes", afirmó a LA NACION una fuente con acceso al expediente. El joven quedó imputado del delito de intimidación pública, para el que se prevé una pena de entre dos y seis años de cárcel. El sospechoso fue internado en un instituto de rehabilitación por pedido de sus padres. Según fuentes policiales, sufre de adicción a las drogas.

La semana pasada, LA NACION reveló que entre el 1º de septiembre último y el 4 de este mes hubo 1991 amenazas de bombas en colegios y escuelas de la provincia de Buenos Aires. Si se suman los dos últimos meses, ya suman 2600 llamadas.

Ayer, además, una chica de 12 años, dos hermanas de 13 y 18, y un joven de 16 fueron acusados de realizar varias llamadas con falsas amenazas de bomba a escuelas de San Miguel y de La Matanza.

También hubo falsas amenazas de bomba contra colegios de la Capital. Los bomberos tuvieron que evacuar a los alumnos del colegio Juan B. Justo, en Lascano y San Nicolás, en Villa del Parque.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.