Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Benjamin Gedan: "Macri está frente a una oportunidad histórica y, a la vez, en un momento de gran fragilidad"

El director del Proyecto Argentina en el Centro Wilson advierte que aún persiste en EE.UU. una falta de confianza en nuestro país

Viernes 13 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- Benjamin Gedan cree que la Argentina puede convertirse en un modelo para América latina, pero advierte que las reformas de Mauricio Macri aún son frágiles y que el país debe despejar los temores de que volverá a caer en los volantazos del pasado. "Existe una falta de confianza en que la Argentina permanecerá en un camino", sostiene.

Gedan, uno de los arquitectos de la visita del ex presidente Barack Obama a Buenos Aires en 2016, dirige ahora el Proyecto Argentina en el Centro Wilson, un programa dedicado de lleno al país que busca, justamente, fortalecer la relación bilateral y arraigar las reformas que implementó Macri.

Antiguo director para América del Sur del Consejo de Seguridad Nacional de Obama, Gedan conoce como pocos aquí al gobierno de Macri y la Argentina. Dice que el país está ante una "extraordinaria oportunidad", en un "momento histórico" y, a la vez, de "gran fragilidad" por los desafíos que conlleva la salida del populismo.

Foto: LA NACION

"En el gobierno de Obama, y en cierta medida en el de Trump, valoramos el éxito argentino no sólo por el tamaño del mercado y las oportunidades para las empresas de Estados Unidos, sino también como un modelo para América latina. Es una región que nunca está muy segura de qué extremo abrazar, si el enfoque populista, con una fuerte participación del Estado en la economía, o uno más orientado al mercado", afirma.

Gedan no da por muerto al populismo, aunque cree que Cristina Kirchner "no es un actor político importante" y que el futuro del peronismo está en manos de figuras "jóvenes, más pragmáticas", como el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. "La política argentina es tan volátil que no veo que haya un final de nada en la Argentina", advierte, en diálogo con LA NACION.

-¿Dónde está esta fragilidad que menciona?

-Es el desafío de la economía política. No veo que el público argentino tenga una gran tolerancia por un largo período de austeridad, por razones históricas y naturales. Uno tiene lo que yo consideraría políticas prudentes, que en el corto plazo crean mayores problemas. Cuando se reducen los subsidios, se imponen los costos directos a los consumidores y se incrementa la inflación, se crea una falta de confianza. La devaluación del peso también aumentó la inflación, y fue una reforma necesaria.

-¿Cómo ve los últimos datos económicos?

-Son positivos, pero no creo que sean sentidos de manera muy amplia. La inflación sigue siendo demasiado alta para un argentino promedio. No hay suficiente confianza en que Macri utilizará la riqueza y los recursos gubernamentales que estas reformas están generando para distribuir esta riqueza de una manera que reducirá la pobreza y aumentará los servicios sociales. Existe esta creencia, y es promovida, por supuesto, por Cristina Kirchner y otros, de que esto dará lugar a una mayor concentración de ingresos, más endeudamiento y otra crisis. No creo que así sea si se maneja correctamente, pero es mi trabajo y el de otros asegurar que las reformas no den lugar a esas inestabilidades.

-¿Cómo ve el clima político antes de las elecciones?

-No veo a la ex presidenta como un actor político importante en este momento. El movimiento peronista se mueve claramente en una dirección diferente. Un peronista más joven, más pragmático, como Urtubey o incluso [Florencio] Randazzo, representa el futuro del peronismo. No veo a Cristina y al FPV como el futuro del peronismo, incluso aunque entre en el Senado. Esto es particularmente cierto si los casos de corrupción continúan avanzando y disminuyen su posición política. Tiene el apoyo de quizás el 25% de la población y eso no es insignificante. Es saludable que el Presidente no use el Congreso como un sello de goma y tenga que construir consenso.

-¿Ve con certeza el final del populismo?

-Desafortunadamente, la política argentina es tan volátil que no veo que haya un final de nada en la Argentina. Siempre existe esta posibilidad de resurgimiento de todo tipo de modelo económico. Y creo que esa verdadera falta de continuidad, y lo digo sabiendo que en este momento nosotros estamos mostrando una gran falta de continuidad y credibilidad, es un verdadero problema para el clima de inversión argentino y la capacidad de atraer inversionistas extranjeros locales y extranjeros.

-¿Es una visión compartida en Washington?

-Es una opinión ampliamente compartida en Washington. Hubo opiniones poco realistas sobre la rapidez con que la inversión extranjera volvería a la Argentina. Una razón es que los precios del petróleo no eran tan altos. La otra es que la inversión extranjera no llega de la noche a la mañana. Pero otra razón es la falta de confianza en que la Argentina seguirá en un camino. Habrá un respeto consistente por el imperio de la ley, el respeto al sector privado, la transparencia en el sector público y una dirección única.

Con Trump, pocos beneficios para la Argentina

Benjamin Gedan responde con una sola palabra cuando se le pregunta si la cercanía de Macri con su Donald Trump, le ha servido a la Argentina: "No".

"Creo que el presidente Trump ha sido claro sobre sus prioridades y muestra un completo malentendido sobre el valor de las alianzas. La Casa Blanca en general todavía no ha llegado a un entendimiento sobre el valor de un socio como la Argentina", explica Gedan. Y agrega: "El modelo de America First, en la medida en que tiene contenido y coherencia filosófica, expresa esta prioridad en el muy corto plazo de los intereses domésticos, y un malentendido fundamental de las alianzas internacionales".

A la hora de las disputas comerciales por la carne y el biodiesel, Gedan aclara, primero, que la Argentina "no es una economía abierta" y tiene otros conflictos. Pero considera que el enfoque del gobierno de Trump es equivoca.

"La Argentina está en un momento muy frágil, y en la medida en que vemos al presidente Macri y sus reformas como increíblemente positivas y prometedoras para la Argentina, es nuestro trabajo apoyar y fortalecer ese programa de reformas", define Gedan. "No es nuestro trabajo exprimir a la Argentina por cada uno de los beneficios económicos que podemos obtener para los productores de los Estados Unidos. Es un momento para ser amigo de la Argentina, y de la expectativa de un socio fuerte para el futuro, que sirva de modelo para la región", completa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas