Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La doctrina del repliegue, todo un riesgo para "exit man"

Viernes 13 de octubre de 2017

No pasa semana sin que ellos se peleen, se insulten y, de paso, asusten al resto del mundo. Pero Kim Jong-un y Donald Trump tienen más en común que el placer por la adulación o los peinados de gusto dudoso.

Ambos poseen una sorprendente determinación de aislar cada vez más a sus respectivas naciones, a pesar de que la realidad, la economía, otros líderes internacionales y la historia les muestren, a diario, que el éxito probablemente hoy no vaya por el camino del unilateralismo.

Kim heredó una Corea del Norte hermética, seguramente el país más cerrado del último medio siglo, y se empeña en desconectarlo más del mundo a fuerza de pruebas de misiles y de bombas de hidrógeno, y de amenazas de apocalipsis nuclear. "Rocket man" lo bautizó por eso Trump, con el tono burlón que suele reservar para enemigos y aliados por igual.

El presidente norteamericano, a su vez, recibió un país que no estaba en el apogeo de su internacionalismo. Aun así, convencido de que la mejor manera de proteger los infinitos intereses de su país en el mundo es cortar lazos, se empecina en retirar a Estados Unidos de acuerdos, organizaciones o mercados que, precisamente, garantizan el poder y alcance de esos intereses.

Desde que asumió, Trump excluyó a su país de la Unesco, del tratado de París contra el cambio climático y del Acuerdo Transpacífico. La administración Trump está cerca ahora de apartar a Estados Unidos del Nafta, la asociación comercial que potenció todas las economías de América del Norte. Y anunciaría muy pronto, tal vez en las próximas horas, que Washington reprueba el pacto que Occidente firmó con Irán para terminar con su programa nuclear, en 2015.

Es una retirada tras otra, tantas que Trump podría autodenominarse "exit man" si se mofara de sí mismo como lo hace de los demás. Todavía es temprano para decidir si la estrategia unilateral da el resultado que "exit man" busca, el de convertir a su nación en una potencia inalcanzable. Sin embargo, hay indicios de que no lo hará.

"Estados Unidos primero" es el eslogan que Trump eligió para ilustrar esa estrategia y para persuadir a los norteamericanos que lo votaron de que él devolverá a su país la riqueza y los trabajos que la globalización le quitó.

Por ahora, eso no parece ser así. La economía norteamericana crece hoy a promedios similares a los de los últimos años y el desempleo está tan bajo como con Barack Obama. Y el déficit comercial -que para Trump es la señal inequívoca de lo injusto que es el mundo con su país- se mantiene en los altísimos niveles de 2016.

Como si eso no fuera poco, mientras Estados Unidos se repliega y levanta muros, China se abre y gana poder comercial, político y diplomático. Sí, China... el gigante que tuvo que abandonar su feroz encierro a fines de los años 80 para poder sobrevivir y alimentar a cientos de millones de personas.

Tampoco la historia es benévola con el aislacionismo que motoriza la doctrina del repliegue de Trump. Fue la estrategia elegida entre las dos guerras mundiales, un poco para detener la gran recesión y otro poco para alejarse de los problemas de un mundo turbulento.

Esa neutralidad no logró evitar que la recesión se convirtiera en depresión y mucho menos que Estados Unidos fuera obligado violentamente a tomar parte en la Segunda Guerra con el ataque de Pearl Harbor.

Trump despliega, con insistente frecuencia, una inclinación por ignorar la realidad actual o pasada. Sin embargo, hay una situación en particular que no podrá eludir.

Para enfrentar a "rocket man", "exit man" necesita más que unilateralismo. Él puede lanzar todas las bombas preventivas que quiera sobre Pyongyang. Pero con un solo misil Kim causará cientos de miles de muertos, muchos de ellos soldados norteamericanos, en Corea del Sur o Japón. Será una pequeña muestra de que el unilateralismo no sirve ni con aliados ni con enemigos.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.