Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rechazan un pedido de un sindicado capo narco para no ser expulsado del país

Se trata de Marco Estrada Gonzáles, un ciudadano peruano más conocido como "Marcos", acusado de organización una poderosa organización criminal que opera en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores

Viernes 13 de octubre de 2017 • 14:00
SEGUIR
LA NACION
0
Marco Estrada Gonzáles
Marco Estrada Gonzáles. Foto: Archivo

Marco Estrada Gonzalez, más conocido como "Marcos" y sindicado como organizador de una poderosa banda narco que operaba desde la villa 1-11-14, recibió un nuevo revés desde los tribunales. La Justicia rechazó su pedido de declarar nula, por inconstitucional, la resolución del gobierno nacional que ordenaba su expulsión de la Argentina.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales. La resolución fue firmada en las últimas horas por la jueza en lo contencioso administrativo federal Liliana María Heiland.

Estrada Gonzales, que a mediados de julio pasado fue procesado por el juez federal Sergio Torres, por un recurso directo había demandado al Poder Ejecutivo Nacional (PEN) y a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) donde solicitaba que se anule la resolución por la que se había decidido su expulsión del país. El sindicado capo narco argumentaba que se trataba de una decisión "inconstitucional".

Según fuentes judiciales, "Marcos" argumentó que es "residente permanente en el país hace más de 20, donde formó una familia con la que continúa conviviendo; explicó que se casó Silvana Salazar [procesada con prisión preventiva por el juez Torres] , con quien tuvo un hijo nacido en el país, y que debido" al gran arraigo logrado" su expulsión resultaría perjudicial para sí y para todo el grupo familiar.

La decisión de la DNM de expulsar [ley de extrañamiento] a "Marcos" había sido tomada a fines de 2014. Por la disposición 29748/14, 4, se canceló la residencia permanente de Estrada Gonzáles, se declaró irregular su permanencia en el país y ordenó su expulsión, prohibiendo su reingreso con carácter permanente.

Pero la decisión se dilató después de la presentación judicial del sindicado capo narco, que en ese momento vivía, con su familia, en un barrio privado de Ezeiza. Después, a razín de la investigación del juez Torres y su equipo de colaboradores, volvió a la cárcel. Ahora pasa sus días de prisión preventiva en el penal de Marcos Paz.

Un operativo antinarcóticos en la Villa 1-11-14
Un operativo antinarcóticos en la Villa 1-11-14. Foto: Archivo

Pero la jueza Heiland entendió que "la sóla circunstancia de tener el causante vínculos familiares en nuestro país no genera sin más el. Por el contrario, el derecho a a reunificación familiar nodebe ser interpretado aisladamente sino en armonía con la potestad de la Administración de impedir el ingreso y permanencia de extranjeros derecho a permanecer en él. Una cosa es que se lo sancione por ser extranjero como aduce; otra muy distinta que por ser extranjero no deba acatar el orden jurídico vigente".

Para tomar su decisión, la magistrada tuvo en cuenta los argumentos presentados por la DNM y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), conducida por el fiscal federal Diego Iglesias.

La Procunar sostuvo que "Marcos" fue condenado en tres oportunidades y "se ha dispuesto su procesamiento en otras dos ocasiones por integrar -en distintos períodos temporales que van desde el año 1999 hasta el año 2017- una organización narcocriminal que funciona en la Villa 1-11-14, con dominio territorial de espacios específicos de aquel barrio, y relacionada con distintas actividades de corte delictivo, especialmente con el tráfico ilícito de sustancias estupefacientes (incluyendo marihuana, cocaína y sus derivados como el "paco"), su comercialización y acopio de armas de fuego y municiones. Estas condenas y sucesivos

procedimientos judiciales no fueron efectivos para lograr apartarlo de su rol preponderante en esta organización y que se vio reflejado en los cinco procesos judiciales a los que fue sometido. Por el contrario, Estrada Gonzales continuó dirigiendo sus actividades ilícitas, valiéndose para ello, de una compleja estructura jerárquica, de un aparato de violencia y seguridad que le aseguró el dominio territorial sobre un área de la Villa 1-11-14, con la participación de su núcleo familiar más cercano en esas mismas maniobras".

El negocio de la droga en la villa 1-11-14 es millonario. En enero pasado, en un procesamiento anterior para "Marcos" y parte de su banda, el juez Torres sostuvo que con el dinero obtenido por la venta de droga al menudeo, la organización criminal lograba comprar 70.000 euros por semana.

Desde hace más de ocho años el juez Torres y sus colaboradores investigan a la banda de "Marcos". Ya detuvo a más de 100 presuntos integrantes de la organización y le secuestro más de 95 kilos de droga.

La expulsión de "Marcos" se podrá hacer efectiva cuando las circunstancias judiciales lo permitan. Como se dijo, hoy está detenido con prisión preventiva y la decisión sobre su futuro sólo se podrá concretar cuando se resuelva si es culpable o inocente. Si es condenado sólo podrá hacer uso del beneficio del extrañamiento cuando cumpla las dos terceras partes de la pena.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas