Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Isela Costantini: "Para una mujer, es un desafío no perder la identidad en una mesa siempre dominada por hombres"

La gerente general del Grupo ST y expresidenta de Aerolíneas Argentinas destacó a LA NACION el clima de optimismo que vive el empresariado local

Viernes 13 de octubre de 2017 • 16:13
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Isela Costantini, gerente general del Grupo ST y expresidenta de Aerolíneas Argentina, pasó por el Coloquio de IDEA en Mar del Plata donde charló con LA NACION acerca de sus nuevos proyectos y las expectativas para el país.

-¿Creés que se está dando un punto de inflexión en el empresariado?

-Sí, creo que hay optimismo. Ayer, en la inauguración, decía que nunca había sentido un clima así. Parecía una fiesta de casamiento. Yo vengo al Coloquio desde 2012 y es la primera vez que se siente que se puede respirar, crear y construir. Creo que hay una expectativa bastante grande.

-¿Tiene que ver con un cambio de aire o con que los argentinos estamos buscando dar una vuelta de página?

-Es un poco de todo. El argentino no puede dar la vuelta a la página si no ve que hay una base y una expectativa de poder construir basado en algo más sustentable. Se siente que no van a haber cambios abruptos y que se puede planear más a mediano y largo plazo.

-Cuando hablamos de futuro del país, ¿qué es lo que más te preocupa y qué debería cambiar?

-La pobreza me sigue preocupando. Uno puede hablar de la educación como ayuda para resolver la pobreza, pero creo que ayuda en lo sustentable en el largo plazo. Otro problema es la alimentación. Sin comida no hay forma de educar un cerebro. La nutrición y la educación son las bases para poder decir que generamos empleo para una masa de gente que realmente está capacitada para ocupar un puesto de trabajo.

Foto: Archivo

-¿Terminaste de escribir tu libro? ¿De qué va?

-Sí, lo terminé. Yo creo que liderar es servir, que cuando uno lidera sirve a los empleados, los colaboradores, la sociedad. El servicio también pasa por dar lo que uno aprendió y el libro es todo lo que yo vi, viví y aprendí de lo que creo que fueron los casos que me ayudaron a tener éxito como líder en algún momento. Cuento ejemplos de cosas que para mí fueron importantes para armar mi estilo de liderazgo.

-¿Qué es liderar?

-Es servir. Un líder tiene que tener una visión de hacia dónde va, pero tiene que tener la capacidad de poder liderar sin tener el título y una tarjeta que diga que sos supervisor, gerente, director o presidente. El líder es el que la gente sigue porque los guía, los inspira, porque les muestra un norte y les da una expectativa.

-¿Cuál es la curva de aprendizaje más compleja que tuviste que superar en tu carrera corporativa?

-Muchas. Creo que la primera fue cuando me promovieron a directora ejecutiva del Comité del Mercosur en General Motors. Yo tenía 35 años y el promedio de edad de los 15 ejecutivos era de casi 40. Yo entraba como única mujer, la primera sudamericana en Brasil para mí fue un gran shock. Fue el primer momento en que me dije "Acá me convierto en un hombre". Es un gran desafío para una mujer no perder la identidad, con sus puntos positivos y negativos, en una mesa donde tus referentes siempre fueron hombres.

-¿Cómo proyectás tu futuro?

-La prioridad es que estoy haciendo un proyecto de transformación pura, propia mía. Siempre trabajé en transformaciones de empresas, reestructuraciones y estoy bajo construcción. No sé hacia dónde va el futuro. Lo que sí estoy disfrutando bastante es seguir trabajando en este proceso de transformaciones, ahora al lado de una empresa familiar, ya lo hice en firmas privadas y del Estado. Eso también tiene que ver con liderazgo, el líder tiene que tener esa facilidad de pensar cómo lidera sectores donde no tiene tanto conocimiento. También estoy disfrutando mucho del proceso de introspección de lo que fue el libro. El futuro seguro es seguir aportando desde la Argentina para poder hacer un mundo mejor.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas