Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los íconos de las protestas en Venezuela, divididos entre votar o no en las regionales

Cuatro protagonistas de las manifestaciones se debaten entre legitimar los comicios que convocó el chavismo para pasado mañana o abstenerse

Viernes 13 de octubre de 2017 • 18:39
0

CARACAS.- Pasaron cuatro meses bajo las bombas lacrimógenas. Ahora, la "señora de la tanqueta", el violinista, la "Mujer Maravilla" y el joven desnudo, íconos de las protestas en

Venezuela

, se dividen entre votar o no pasado mañana en las

Sin lograr sacar al presidente Nicolás Maduro del poder con marchas que dejaron más de 130 muertos entre abril y julio, algunos se sienten frustrados y dicen que no votarán para no legitimar al gobierno, mientras que otros aún guardan esperanzas.

Cuatro personajes simbólicos, cuyas imágenes durante las protestas se viralizaron, reflejaron esa mezcla de sentimientos.

Maria Jose Castro
Maria Jose Castro. Foto: AFP / Juan Barreto

Con una bandera venezolana en la espalda, María José Castro, de 54 años, bloqueó el avance de una tanqueta durante una gigantesca marcha en abril en Caracas, cubriéndose de los gases lacrimógenos solo con un pañuelo.

María José, cuyo gesto recordó al manifestante frente a una columna de tanques en la plaza de Tiananmen (China) en 1989, dice tener claro que la meta era "sacar al gobierno", no unos comicios regionales. Pero aconseja votar.

"Fueron meses de sangre derramada. Esta es otra parte de la lucha. Tenemos que ir ganando batalla tras batalla. No hay motivo para regalarle al gobierno las gobernaciones", consideró esta ama de casa, de origen portugués.

De blusa blanca y rosario colgado del cuello, cuenta que, sin perderse una sola marcha, sirvió muchas veces de escudo a los jóvenes encapuchados que enfrentaban a militares y policías.

Mostrando la cicatriz de un perdigonazo en su brazo derecho, asegura que se plantaría de nuevo ante a una tanqueta: "Volvería a estar con los muchachos. hasta la muerte".

Wuilly Arteaga
Wuilly Arteaga. Foto: AFP / Jewel Samad

Esquivando las bombas lacrimógenas, Wuilly Arteaga tocaba absorto su violín, desafiando a los militares. Tocaba el himno y canciones tradicionales como Alma Llanera como un "mensaje de paz".

Hoy, el violinista de 23 años está en Nueva York invitado por una ONG de derechos humanos y duda si volverá porque cree que su vida está en riesgo.

En el piso 42 del emblemático Empire State, confía a la prensa que de ninguna manera votaría si estuviera en Venezuela. Que la oposición haya aceptado estos comicios -dice- "fue un golpe muy duro" para quienes demostraron "valentía" en las calles.

A su juicio, Venezuela está en "dictadura" y estas elecciones le permiten al gobierno aparentar que "estamos en un país democrático, cuando eso no es así".

Mientras estaba preso, cuenta, sintió mucha tristeza saber que las protestas habían acabado. Aún así cree que valió la pena. "Quiero hacer música por la libertad. y eso nunca va a cambiar, independientemente del lugar donde esté", expresó.

Caterina Ciarcelluti
Caterina Ciarcelluti. Foto: AFP / Juan Barreto

Bautizada así por su fuerza y belleza, a Caterina Ciarcelluti se le veía lanzando con sus brazos musculosos una andanada de piedras contra militares en las protestas en Caracas.

Protestaba en pantalones cortos que dejaban ver sus muslos bien trabajados y se protegía la cabeza con un coqueto casco de motocicleta.

"Tengo sentimientos encontrados, frustración, como un vacío. Tanto luchar y no obtuvimos lo que quisimos. El gobierno se salió con la suya", deploró esta entrenadora de fitness, de 44 años.

Caterina lamenta que ahora "todo quedó como en un silencio que atormenta". "Pero, sabiendo cómo es el panorama, voy a votar porque es mi derecho".

Con el mismo arrojo con que enfrentaba a las fuerzas de seguridad, dice que volvería a protestar. "Por mi país ahí voy a estar, yo no flaqueo por nada", manifestó.

Hans Wuerich
Hans Wuerich. Foto: AFP / Juan Barreto

Ante miradas atónitas, Hans Wuerich subió desnudo, con una Biblia y entre la nube de gases, a un vehículo blindado antimotín el 20 de abril en Caracas.

"Fue un gesto de libertad por mi país (.) En ese momento sentí impotencia de tanta miseria que ve uno en la calle", comentó este comunicador de 27 años.

Hoy, revela que también siente "impotencia porque el país sigue igual", con unas elecciones regionales que considera "absurdas", aunque no llama a la abstención.

"Con ellas lo único que se logra es darle oxígeno el gobierno mientras el pueblo. está pasando hambre. Las elecciones se buscaban, pero no eran estas las que se querían", manifestó.

Hans, quien se dice "arrepentido" de haber votado por Maduro y tampoco se identifica con los partidos de oposición, quiere volver a las protestas, aunque -dice sonriente- no se volvería a desnudar.

Agencia AFP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas