Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Federer, el superhéroe que ya no le teme a su kryptonita

El suizo, campeón en Shanghai, sufrió durante años el clásico frente a Nadal, pero le ganó los últimos cinco duelos

Lunes 16 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Roger Federer y Rafa Nadal
Roger Federer y Rafa Nadal. Foto: Reuters

Rafael Nadal construyó toda una vida utilizando el mismo plan ante Roger Federer. Martillar al suizo con pelotas altas y pesadas con el drive sobre su revés a una mano hasta encontrar la falla, fue la táctica que marcó un clásico dorado, quizás, el mejor de la historia del tenis. De ese modo -y con una fuerza mental envidiable-, el español supo convertirse en la kryptonita de un superhéroe como Federer. Así dominó el duelo entre ambos durante mucho tiempo.

Pero ello es parte del pasado. Hasta octubre de 2015, el historial entre ambos era 23-10 en favor del zurdo de Manacor; hoy, la historia se modificó y es 23-15. Más allá de que las estadísticas entre ambos se redujeron, Federer le ganó cinco partidos consecutivos a Nadal (Basilea 2015; Australia, Indian Wells, Miami y Shanghai 2017), y es impactante el cambio estratégico y espiritual con el que se impone con absoluta autoridad.

Nadal arribó a la definición de Shanghai, el penúltimo Masters 1000 de la temporada y uno de los pocos trofeos de la categorías que le faltan (tampoco ganó Miami y París Bercy), con un juego fabuloso y un invicto de 16 partidos que había comenzado en el Abierto de los Estados Unidos. Luego de caer por segunda vez en el año ante el helvético, en Indian Wells, Nadal y su equipo empezaron a evaluar otras alternativas tácticas y ser más agresivo para tratar de impedir que Federer tomara el control de los puntos. Pues bien, en la final de Shanghai nada de ello funcionó, porque el ganador de 19 Grand Slam dio un exquisito concierto y conquistó su sexto título del año, luego de imponerse por 6-4 y 6-3, en 1h12m.

"Tengo menos temor de enfrentar a Rafa que en el pasado. Esto no quiere decir que tuviese un miedo atroz, pero perdí varias veces contra él, la mayor parte en polvo de ladrillo", reconoció Federer, en la ciudad china. Y tiene razón: sobre superficie lenta, el español domina el historial por 13-2. "Continúo creyendo que si perdí la final de Wimbledon en 2008 (9-7 en el quinto set ante Nadal), fue como consecuencia de la paliza que me había dado poco antes en Roland Garros (6-1, 6-3 y 6-0 en la final)", añadió Federer, que alcanzó los 94 títulos, igualó la marca de Ivan Lendl y quedó a 15 de Jimmy Connors, el máximo ganador de la historia.

Federer se movió con comodidad en la superficie más rápida de los Masters 1000, algo que se fusiona naturalmente con sus movimientos artísticos y en puntas de pie. Se plantó sobre la línea de fondo a lanzar tiros profundos y cargados de pimienta, golpeando de sobrepique con la intención de asfixiar a Nadal (lució un vendaje debajo de la rodilla derecha). El saque fue su aliado (10 aces y 83% de puntos ganados con el primer servicio) y lanzó el revés sin limitaciones, algo usual desde que utiliza una raqueta con aro más grande.

Nadal es el favorito para terminar el año como Nº 1, con sus 1960 puntos de ventaja sobre Federer, pero todavía hay 3000 en disputa y el suizo, el superhéroe que ya no teme, va por todo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas