Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El sorteo del Mundial y la fiebre de copones: mitos y verdades sobre la selección

Con las cabezas de serie confirmadas para el sorteo de Rusia 2018, ya se especula con los posibles rivales de la Argentina

Lunes 16 de octubre de 2017 • 21:54
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Archivo

Al anunciar oficialmente las cabezas de serie para el sorteo de la próxima Copa del Mundo, la FIFA inauguró sin saberlo un atractivo periodo de especulaciones sobre la conformación de los grupos. Se evaluará a los integrantes de copones diversos, se discutirá de bolas calientes y frías, se soñará con complots; no faltará quien vaya a mentar aquel ya tristemente célebre gesto del ex dirigente de Boca y de la AFA Juan Carlos Crespi, tocándose el hombro izquierdo con la mano derecha tras el sorteo del Mundial 2014 en Costa do Sauípe (Brasil), en alusión a la presunta omnipotencia de Julio Grondona -por entonces presidente de la AFA- para arreglar a puertas cerradas y pese al sorteo en público la debilidad del grupo que integró entonces la selección nacional. Mientras esas especulaciones producen debates seguramente hilarantes, entre posibles "grupos de la muerte" en los que pueda caer la Argentina, y zonas relativamente fáciles como la que tocó en suerte en la última Copa del Mundo, es bueno recordar que el equipo nacional no superó la fase inicial de una Copa del Mundo solamente en cuatro de las 16 en las que participó.

La FIFA se apoyó en los rankings de octubre al decidir los integrantes de los cuatro copones pese a que nueve lugares de los 32 equipos del Mundial serán decididos en noviembre. Los siete primeros de la clasificación oficial (Alemania, Brasil, Portugal, Argentina, Bélgica, Polonia y Francia) más el organizador Rusia (65ª del ranking), serán las cabezas de serie. A partir de allí, la distribución del resto de los clasificados puede dar lugar a un sinfín de combinaciones. Algunas se sugieren aparte, como ejemplos. El próximo 1° de diciembre, con el sorteo en el Palacio del Kremlin, las especulaciones morirán.

Al segundo copón irán España, Inglaterra, Colombia, México, Uruguay y, si se clasifican en sus respectivos repechajes, Perú, Suiza e Italia. Así, España, Inglaterra o Italia (si se clasifica) podrían ser rival del equipo argentino, teniendo en cuenta que los equipos de la Conmebol no pueden ir al grupo de la Argentina incluso si salieran sorteados.

Otros equipos europeos como Croacia, Dinamarca o aun Islandia podrían ir al copón 2 si Suiza o Italia no se clasifican, pero lo más probable es que acaben en el tercer copón, junto con Costa Rica, Egipto y otros países que surjan del repechaje como Irlanda, Irlanda del Norte o Suecia, también Túnez si gana su grupo en la eliminatoria africana, la única que aún no finalizó. Ahí podrían ir también Irán, Serbia y Nigeria.

El copón 4 está destinado para el resto de los equipos africanos y los asiáticos. La UEFA sorteará hoy los repechajes europeos: a Suiza, Italia, Croacia y Dinamarca les tocarán Irlanda del Norte, Suecia, Irlanda y Grecia como rivales.

Con esa disposición pueden suponerse grupos terribles, que dificultarían el acceso de la selección a la fase caliente del Mundial, con enfrentamientos directos, en la medida que le toque un poderoso europeo y algún conjunto africano de los que suelen dar sorpresas en fase de grupos, aunque en general la mayoría suele quedarse allí.

En el sorteo de Leipzig para el Mundial 2006, la concepción generalizada era que la Argentina integraba el grupo de la muerte con dos europeos (Serbia y Holanda) y un africano (Costa de Marfil). Aquella selección de José Pekerman pasó con autoridad el grupo, goleando inclusive a los serbios en una actuación memorable y llegó clasificada al choque contra los holandeses.

Otro grupo complicado fue el que animó Argentina en el Mundial de 1978, contra tres europeos: Hungría, Francia e Italia. Todavía se recuerda la cara de fastidio de César Luis Menotti tras el sorteo: las bolillas las sacó el nieto de Joao Havelange, por entonces titular de la FIFA. La selección venció a los dos primeros, pero perdió con los italianos y allí inició un periplo por Rosario que la depositó en la final de aquella Copa, la que acabó ganando.

Desde que la FIFA aumentó la cantidad de equipos a 32, a partir de Francia 1998, la calidad competitiva de los grupos se debilitó en general. Hasta entonces, la Argentina había quedado afuera en la primera fase de Italia 1934 (una eliminatoria con Suecia que perdió 3-2), en 1958, cuando ocurrió el famoso "desastre de Suecia" y la goleada 6-1 de Checoeslovaquia, y en Chile 1962, en un grupo en el que se clasificaron Inglaterra y Hungría y quedaron afuera Argentina y Bulgaria.

Desde entonces, sigue doliendo la eliminación en primera fase en 2002, cuando ingleses y suecos volvieron a ser verdugos del equipo nacional, pero ya habían pasado 40 años desde el antecedente. En Francia '98 los rivales fueron Croacia, Japón y Jamaica; en Sudáfrica 2010 tocaron Nigeria, Corea del Sur y Grecia; en Brasil 2014, antes del gesto de Crespi, en aquel Grupo F salieron sorteados Bosnia, Irán y otra vez Nigeria. Los africanos, rivales de primera fase en cuatro de los últimas seis Copas del Mundo, perdieron esos cuatro encuentros con el equipo argentino.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas