Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Advierten que los animales del zoo se estresarán por las obras de renovación

palermo. El predio alberga 1200 ejemplares; deberán convivir con las 40 intervenciones que se realizarán en el lugar; los ruidos y las mudanzas temporarias serán las principales amenazas

Miércoles 18 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Dos rinocerontes en Palermo, lejos de su hábitat natural
Dos rinocerontes en Palermo, lejos de su hábitat natural. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio

Defensores de los animales alertaron sobre las consecuencias que tendrán los ruidos de las obras que transforman al zoo porteño en un ecoparque sobre los ejemplares que permanecen allí en cautiverio. Unos 1200 individuos que aún no fueron trasladados -entre ellos, elefantes, jirafas, osos, leones e hipopótamos, algunos en estado delicado- convivirán con grúas, andamios y albañiles, hecho que les provocará estrés, advirtieron los especialistas.

Desde la unidad de proyectos especiales (UPE) Ecoparque Interactivo de la ciudad prometieron extremar los cuidados para no perjudicar a la fauna durante las 40 intervenciones simultáneas que comenzaron a realizarse en el predio de Palermo , cerrado al público por dos años para poder avanzar con los cambios.

En las próximas horas se derribarán construcciones instaladas durante la gestión del empresario Gerardo Sofovich: sector de merchandising, de nutrición, comedor y las boleterías que miran a la Plaza Italia. También se levantarán todos los senderos de cemento y se repararán las obras del siglo XIX que son patrimoniales. Se trata de 48 edificios, nueve puentes y 18 conjuntos escultóricos diseminados en las 18 hectáreas del predio.

"La mayor parte de los trabajos se realizará con los animales dentro de su propia morada. No requieren demasiadas máquinas para efectuarlos. El Templo Hindú, de los elefantes, se restaurará con ellos en su interior. En otros casos, como en el de los simios, se los recolocará en otras jaulas para no perjudicarlos", adelantaron fuentes de la UPE, que depende del Ministerio de Modernización porteño, en un recorrido por el parque en el que se constató que algunos edificios, como la ex Confitería El Águila, ya fueron puestos en valor. Otros, en mal estado, aguardan mejoras arquitectónicas.

El proyecto alarmó a los conservacionistas. Tan sólo 350 animales abandonaron el zoo desde que se anunció la intención de terminar con la exposición de ejemplares exóticos en plena ciudad. El resto, unos 1200, permanece aún encerrado por dificultades en el traslado a otros lugares. "El nivel de ruido será elevado. Hay determinadas especies que son muy sensibles a los sonidos fuertes, por ejemplo, las aves o las jirafas", advirtió Andrei Chtcherbine, de la agrupación SinZoo. "Los animales no son cosas. No se trasladan de una jaula a otra como si fueran muebles. Si se hace daño a un ser viviente es irrecuperable", dijo Eduardo Murphy, del Centro Argentino de Derecho Animal y Ambiental.

En un futuro, los ejemplares que subsistan en el predio serán colocados en el centro del predio, lugar al que para acceder se pagará. "Lamentamos que finalmente habrá un zoológico como el de antes, donde se exhibirán especies y la gente abonará para verlas", dijo el diputado Adrián Camps, miembro de la Comisión de Seguimiento de la Transformación del Zoológico de la Legislatura porteña.

El plan prevé que sólo un tercio del lote quede destinado a los animales. "Es un grave error. Precisamente, lo que necesitan para rehabilitarse es tener más lugar. Entre los más perjudicados están los osos de anteojos que padecen zoocosis, dan vueltas en círculos debido al cautiverio", explicó Chtcherbine. Fuentes de la UPE informaron que hay cuatro individuos de esa especie; se hará un llamado para su traslado y, luego, un comité conformado por autoridades del parque y ONG decidirá cuál es el mejor lugar para que sean derivados.

Todo este proceso puede durar unos cinco meses ya que, al ser una especie amenazada, requiere una serie de permisos internacionales. Por otro lado, dos burros serán llevados en los próximos días a un santuario de equinos en Córdoba.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas