Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La histeria del fútbol argentino no tiene freno: cinco técnicos dejaron su cargo en seis fechas

Mario Sciacqua y Sebastián Méndez son los entrenadores que renunciaron en la fecha pasada; se sumaron a Vivas, Aguirre y Matosas

Miércoles 18 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Méndez y su última función: el DT dispuso que el clásico contra Talleres fuera la fecha límite
Méndez y su última función: el DT dispuso que el clásico contra Talleres fuera la fecha límite. Foto: FotoBAIRES

Campeonato de 38 o de 19 fechas; Apertura, Clausura, Inicial o Final, Superliga. El fútbol argentino puede cambiar el formato y la denominación de sus torneos, consagrar a uno o dos campeones por año, experimentar con una Superfinal, pero nada cambiará si no se respetan los proyectos. Los dirigentes contratan técnicos que son presentados con pompa, aunque al momento de buscar oxígeno ante la frustración los empujan al precipicio. La descomposición no es nueva, y lo que se hizo cotidiano en los clubes es ni más ni menos que el camino que transitó la Argentina en las eliminatorias, donde tres directores técnicos dirigieron los 18 partidos para llegar al Mundial de Rusia 2018.

La sexta fecha de la Superliga dejó cesante dos ciclos: Mario Sciacqua renunció a su cargo en Olimpo y Sebastián Méndez confirmó lo que era una certeza en Córdoba antes del clásico entre Belgrano y Talleres, cualquiera hubiera sido el resultado de un encuentro que finalizó 0-0. Con ellos, la lista de directores técnicos que se marcharon en la temporada asciende a cinco, tras las partidas de Nelson Vivas (Defensa y Justicia) y los uruguayos Gustavo Matosas (Estudiantes) y Diego Aguirre (San Lorenzo).

El 0-2 con Huracán, en Bahía Blanca, fue la última función en Olimpo de Sciaqua, a quien el presidente Alfredo Dagna intentó retener. El santafecino tenía crédito entre los hinchas, aunque prefirió descomprimir el tambaleante arranque, donde Olimpo apenas sumó un punto de 18 y anotó un gol. "No me quedé sin fuerzas ni energía, no pasa por ahí. Acá pasa por una cuestión futbolística. No podía estirar más la soga", dijo, al borde del llanto, en la conferencia de prensa que sirvió de despedida. Ni el partido por los cuartos de final de la Copa Argentina ante Morón, del lunes, retuvo a quien mantuvo al equipo en primera en la pasada temporada.

En Córdoba, el ciclo Méndez se agotó mucho tiempo antes de lo que los dirigentes imaginaron. Si a Sciacqua los resultados lo debilitaron, no era la misma situación la que se vivía en el barrio Alberdi, donde Belgrano sumó dos triunfos y tres empates en la Superliga. La seguidilla de igualdades -todas 0-0 ante Tigre, Atlético Tucumán y Talleres- y la eliminación ante Atlanta de la Copa Argentina lo empujaron a tomar la decisión. "Es algo personal, no se dieron los resultados que esperaba y estaba tomada antes del clásico. Los jugadores pidieron que me quede, pero el fútbol no es una ciencia exacta. No veníamos encontrando el funcionamiento", relató quien dirigió 21 partidos, con un registro de 40,77 por ciento de efectividad. En la carrera por la sucesión asoman Pablo Lavallén (ya hubo contactos), Juan Manuel Azconzábal y Diego Osella.

A Sciaqua y Méndez los antecedieron Nelson Vivas, que fiel a su estilo no aprobó que Diego Lemme, encargado del fútbol profesional de Defensa y Justicia, le sugiriera que no alineara a cierto jugador. "Invadió mi rol y traspasó una línea que tiene que ver con el respeto", comunicó Vivas, que dirigió apenas cuatro encuentros. Su salida asombró, como sucedió en Estudiantes, donde tenía acordada de palabra su continudiad, aunque le informaron que no le renovarían el contrato después de la humillante caída ante Sport Club Pacífico, de Mendoza, por la Copa Argentina.

El Pincha es un caso singular: el presidente Juan Sebastián Verón no logra respaldar a los entrenadores. Matosas fue presentado con honores, pero su recorrido fue de apenas siete partidos, de los que ganó tres y empató uno. La eliminación de la Copa Sudamericana lo eyectó. "El fútbol se trata de resultados y no importa si hace mucho o poco tiempo que estoy. El objetivo era la Copa y no se logró", afirmó el charrúa, tras la caída 1-0 con Nacional, de Paraguay.

Su compatriota Aguirre también se marchó después de un tropiezo internacional: la eliminación de San Lorenzo de la Copa Libertadores, ante Lanús, fue el quiebre de una tarea que siempre estuvo supeditada al recorrido del Ciclón en ese certamen; nunca entró en el corazón del hincha y perder ante Morón, por la Copa Argentina, esmeriló la tarea de quien 45 días antes había firmado un nuevo contrato hasta junio de 2018.

El ciclo Montero depende de la Copa Argentina

El triunfo sobre Boca le dio oxígeno, pero la falta de resultados en la Superliga provocó que la Copa Argentina sea la tabla de flotación del uruguayo Paolo Montero en Rosario Central. El lunes, el charrúa afrontará un nuevo desafío, cuando su equipo se mida con Godoy Cruz, en Córdoba, por los 4tos de final. El DT ya dejó entrever que una derrota determinará el final del ciclo. Al flojísimo cierre de la temporada pasada -no logró clasificarse a ningún certamen internacional- se le sumó un inicio de vuelo bajo en el actual torneo. Así, los rosarinos acumulan 11 partidos sin ganar.

Montero no es el único nombre que es observado en este arranque de la Superliga. Walter Coyette devolvió a Chacarita a la Primera División, pero el entrenador no logró retener algunas piezas -sufre la partida del goleador Salinas y la del juvenil Oroz- y la estructura se resintió. Se especuló que la caída con Independiente podía culminar con el ciclo -renovó tras el ascenso-, aunque los dirigentes y el plantel sostienen al DT, a pesar que el equipo está en puestos de descenso. Una situación similar transita Humberto Grondona, en Arsenal, con la tabla de los promedios como espada de Damocles.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas