Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marcelo Loffreda y la hazaña del Mundial 2007: "Cada uno supo cuál era su rol y entregó todo"

Se cumplen 10 años de la gesta deportiva más grande del rugby argentino y el entrenador de aquel tercer puesto en Francia realizó un repaso de un mes inolvidable

Jueves 19 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Marcelo Loffreda, entrenador del seleccionado de rugby que logró la hazaña de bronce
Marcelo Loffreda, entrenador del seleccionado de rugby que logró la hazaña de bronce.

Talento y pasión fueron la esencia de los Pumas de Bronce. La sabiduría la aportó Marcelo Loffreda, el entrenador que supo amalgamar un mix de estrellas con jugadores amateurs para alcanzar el logro más trascendente en la historia del rugby argentino. La misma con la que recuerda lo sucedido, repasa el legado y analiza la actualidad, cuando se cumplen 10 años del tercer puesto alcanzado en Francia 2007 al derrotar 34-10 al local en el Parc des Princes, de París.

-¿Qué te genera este aniversario?

-Sin duda es un momento importante para el rugby argentino. El recordatorio que se está haciendo hace 40 días te permite volver atrás y ver la importancia que tuvo. Llena de satisfacción repasar los esfuerzos de todos los que estuvieron involucrados. No deja de ser un recuerdo y algo que deberíamos tratar de capitalizar. Se ha logrado mucho a lo largo de estos 10 años. Hay que aprender de las cosas que han ocurrido y mirar hacia atrás para aprender y corregir.

-¿Cuál es el recuerdo más vivo que tenés?

- Conviven dos situaciones antagónicas y contradictorias, pero también tremendamente importantes. Por un lado, situaciones de mucha adversidad que se vivieron, y por el otro, la tremenda alegría con que se terminó. Esto tiene un significado: para llegar a la máxima alegría hay que pasar por una máxima adversidad. Cuando sufrís un momento de enorme incertidumbre sirve saber que está la otra cara de la moneda. Una no puede existir sin la otra.

-¿Llegaron al Mundial sabiendo que estaban para cosas grandes o se fueron dando cuenta con el correr de los partidos?

--Tuvimos una etapa premundialista muy difícil. Sufrimos una baja muy importante contra Gales, la de Martín Gaitán, contra un equipo de segundo nivel como Bélgica no tuvimos un buen partido, después se lesiona José María Núñez Piossek. Todo daba a pensar que no la íbamos a pasar bien, además por la zona en la que estábamos. Pero también habíamos tenido un muy buen presentimiento y una buena sensación cuando estuvimos en Pensacola. Eso fue muy importante para edificar y construir un equipo, que dejara de ser grupo para ser equipo. Y habíamos hecho otro recorrido previo en el que durante cuatro años se fue gestando lenta y progresivamente la construcción de un equipo de mucha solidez. Las adversidades terminaban siendo parte de nuestra construcción y poco a poco fueron fortaleciendo al equipo. Creo que fue una experiencia tremenda, muy profunda para todos. Nos hizo crecer, nos hizo evolucionar como entrenadores, como jugadores y como personas.

-¿Cómo te cambió esa experiencia a nivel profesional y personal?

- Cuando hablo de mí profesionalmente hablo de mi vocación, que es la ingeniería. No cambió mi concepto del juego. El juego es el que manda, profesional o amateurmente. Nosotros como entrenadores éramos amateurs. Pero el juego sigue siendo el mismo, aunque hoy sea más técnico, más veloz.

-¿Qué característica distintiva tenía aquel equipo?

- Fundamentalmente, un nivel excelente de liderazgo. No por un ser mágico que hace todo, sino como sistema de liderazgo que se construía desde la humildad, desde que cada uno emocionalmente supo cuál era su rol y desde allí entregó todo. La importancia que tuvieron los jugadores que menos jugaron fue clave. Hubo jugadores con enorme protagonismo que desarrollaron el juego, pero a su lado había otros que ocultamente le dieron las bases al equipo.

-Gracias a ese tercer puesto llegó la inclusión en el Rugby Championship y en el Súper Rugby.

-Personas de gran capacidad intelectual, empezando por Agustín [Pichot], lograron que la Argentina se metiera en un ámbito impensado. Es clave para el rugby argentino poder encontrar una fórmula exitosa que se adapte a esta invitación que tiene la Argentina, durante un período que no sabemos cuál va a ser, al banquete que es el rugby internacional en su máximo esplendor. Es una oportunidad que no podemos desperdiciar. En la medida de lo posible, tenemos que ser competitivos.

-¿Cree que este legado se está capitalizando de manera adecuada?

-Necesitamos dar un salto de calidad. Tiene que haber mayores fuentes de alimentación de jugadores para los Pumas. No creo que sea bueno que haya sólo una fuente de alimentación, que son los Jaguares. Hay que sentarse con la dirigencia de la UAR y repasar este sistema que es bueno, pero que tiene que ser mejorable. Cuando las cosas no funcionan caés en un círculo vicioso y cada vez cuesta más encontrar la salida. Es para un brainstorming.

-¿Qué tienen los Pumas hoy que hayan recibido de los de 2007?

-Llámense los Pumas de 2007, del 65, de los 80 o de 2015, siguen teniendo la misma esencia, ese nivel de pasión constante. Eso sigue estando y hay que seguir manteniéndolo como un valor. Deberíamos recuperar cosas apuntadas a las cuestiones técnicas: el scrum y el ataque sin pelota. Lentamente se está haciendo.

-¿Qué te produce que haya tres jugadores de la generación 2007 a cargo de los Jaguares?

-Es muy bueno contar con entrenadores que hayan contado con la experiencia de 2007, pero trasciende esa circunstancia. Cada uno tiene una historia personal rugbística muy importante. Es tremendamente positivo que puedan aportar ese conocimiento que han ido recibiendo a lo largo de tantos años. Ojalá se los pueda aprovechar al máximo por su experiencia, su historia y su potencial.

-¿Cómo recordás hoy todo lo que pasó?

-Lo recuerdo fundamentalmente como un agradecimiento. A mí me hizo crecer como ser humano. Le agradezco a ese equipo, a las personas que me rodearon, al staff que se entregó a un objetivo común y único y les trasladamos esa esencia a los jugadores, quienes lo tomaron como una responsabilidad. Todos fueron abiertos, a pesar de estar nivel de exposición, y tuvieron la humildad para aceptar otro punto de vista y tirar para el mismo lado. SS

Francia 2007 Camino al bronce

Grupo D

.7/9: Argentina 17-12 Francia, Stade de France, París

.11/9: Argentina 33-3 Georgia, Stade Gerland, Lyon

.22/9: Argentina 63-3 Namibia, Stade Vélodrome, Marsella

.30/9: Argentina 30-15 Irlanda, Parc des Princes, París

Cuartos de final

.7/10: Argentina 19-13 Escocia, Stade de France, París

Semifinales

.14/10: Argentina 13-37 Sudáfrica, Stade de France, París

Tercer puesto

.19/10: Argentina 34-10 Francia, Parc des Princes, París

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas