Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El impacto económico: empezaron a pagar los clubes y entonces la AFA revirtió su déficit

Ahora tiene patrimonio neto positivo por el dinero del plan de desendeudamiento y gracias al aporte de los sponsors y de la TV

Jueves 19 de octubre de 2017
0
Chiqui Tapia, a cargo de la AFA
Chiqui Tapia, a cargo de la AFA.

Luego de perder más de 220 millones hace un año, la AFA volvió a mostrar números positivos. Lo hizo gracias a sus afiliados, los clubes, que documentaron más de $800 millones en un plan de desendeudamiento y empezaron a pagar. Y, también, gracias a los nuevos dueños de los derechos televisivos, que aportaron una garantía millonaria para quedarse con el negocio. Ambas cuestiones provocaron que las cifras del fútbol argentino hayan virado del rojo al azul.

Hace un año, la gerencia financiera de la AFA mostraba números preocupantes: el balance 2015-16 arrojaba un patrimonio neto negativo por primera vez en la historia ($57,3 millones). Y un galopante déficit contable (cerca de $224 millones). Doce meses después, las cifras que incluyen nueve meses de gestión del Comité de Regularización y tres de Claudio Tapia mutaron: la AFA ganó cerca de $100 millones y tiene un patrimonio neto positivo de casi $4 millones. El patrimonio neto es la diferencia entre todos sus activos (dinero, contratos por cobrar, edificios) y sus pasivos (deudas, compromisos asumidos).

¿Cómo hizo? El superávit se explica por mayores ingresos derivados de las actividades operativas de la AFA: el seleccionado, los contratos de TV (los clubes dejan el 5% de sus ingresos para "gastos administrativos"), los torneos, las ventas de jugadores (cada transferencia de futbolistas deja en la tesorería de la calle Viamonte el 2% del importe total). Además, se redujeron notoriamente los préstamos a clubes y ligas, que pasaron de $217 millones a $26 millones en un año. Con todo, la AFA produjo un resultado operativo positivo de $517 millones, lo que configura un aumento de casi un 600% en relación al ejercicio anterior. Buena parte de ese dinero que la AFA generó está en los bancos: $351 millones para utilizar, por ejemplo, en obras de infraestructura.


La AFA produjo un resultado operativo positivo de $517 millones, lo que configura un aumento de casi un 600% en relación al ejercicio anterior.

Al resultado positivo también contribuyó una política más austera de gastos: las erogaciones típicas del funcionamiento disminuyeron en $15 millones (pasaron de $251 millones a $236 millones), mientras que los gastos por competencias deportivas también bajaron: de $506 millones en 2015-16 a $374 millones. De todas formas, organizar los partidos de las diferentes categorías del fútbol argentino sigue siendo deficitario. La pérdida por este ítem, que hace un año era de $77 millones, se bajó a $70 millones, pese a que casi se duplicaron los ingresos por transferencias de jugadores: pasaron de $44,5 millones a $78,3 millones. Los dos gastos fijos más altos que tiene la AFA a la hora de organizar los partidos son los árbitros, veedores ($142 millones) y el seguro del espectador (más de $28 millones), cuya póliza cubre a todos los asistentes a las canchas del fútbol argentino.

Un dato llamativo es que la AFA gastó casi $11 millones en la compra de pelotas de fútbol para los diferentes torneos. Además, el subsidio de los operativos de seguridad a los clubes de primera C y primera D supuso para la Casa del Fútbol argentino una erogación de $15 millones.


La AFA cree que facturará en el próximo ejercicio alrededor de $2022 millones (el principal ingreso será el 18% del contrato televisivo de Fox y Turner que le repasará la primera división; el segundo, los ingresos del seleccionado argentino)

El contrato con Adidas, la empresa proveedora de indumentaria del seleccionado argentino, merece un párrafo aparte: desde hace varios meses la AFA busca renegociarlo y cobrar más. Sin embargo, en los libros contables de la AFA se asentó un crédito de 2,75 millones de euros por parte de la empresa alemana. Corresponde al incremento no cobrado por llegar a la final del Mundial de Brasil.

Los números del nuevo balance de la AFA habían sido adelantados en un video promocional de los primeros 180 días de gestión de Claudio Tapia al frente de la AFA. La grabación se presentó con motivo de la visita al país de Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, quien hace unos días estuvo en Buenos Aires por primera vez. De todas maneras, los casi $100 millones de ganancia representan $14 millones menos que los que la propia AFA había proyectado ganar este año.

El presupuesto de gastos para el ejercicio 2017-18, que será el primero íntegramente de Tapia, augura un superávit bastante más austero: cerca de $1 millón. La AFA cree que facturará alrededor de $2022 millones (el principal ingreso será el 18% del contrato televisivo de Fox y Turner que le repasará la primera división; el segundo, los ingresos del seleccionado argentino), y gastará $2021 millones. El próximo balance, además, será el primero que no incluirá a la máxima categoría. Desde esta temporada, la elite del fútbol argentino se maneja en forma autárquica en esa estructura llamada Superliga.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas