Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mariana Arias, la centrada

Entre viajes exóticos y su no-rutina porteña, esta periodista es una apasionada de su trabajo y se reinventa a cada paso

Miércoles 18 de octubre de 2017 • 22:29
0
Mariana Arias, la ocióloga experta de la semana
Mariana Arias, la ocióloga experta de la semana.

Para Mariana Arias, el ocio más preciado es el de los viajes. "Es la elección más completa, porque puedo descansar y al mismo tiempo estar activa. Cuando viajo, mi mente está muy despierta y me conecto con todos los sentidos: la comida, el arte, las relaciones, la geografía, la naturaleza". El último gran viaje fue compartido con su marido, Roberto, y las hijas de ambos. El destino fue el Báltico, y la ex mannequin asegura que fue una experiencia sanadora para toda la familia. "Lo disfrutamos un montón porque tuvimos tiempo para estar juntos, contarnos cosas y convivir. Siempre es agradable y constructivo encontrarnos todos".

El contacto con la naturaleza es sumamente importante para esta periodista, que aprovecha los veraneos en La Pedrera para conectarse con su propia esencia. "Es un lugar muy querido y donde me siento plena". Allí Mariana se dedica a ir a la playa para aprovechar las bondades curativas del mar, leer, ver películas y cocinar. "La cocina es otro de mis cables a tierra. Cuando estoy nerviosa o necesito salir de un estado que no me gusta, cocino", dice esta súper anfitriona que, además de tenerla clarísima con los pescados de la costa uruguaya, recibe a su familia todos los domingos en su casa y disfruta mucho de deleitar a sus amigos con un buen risotto, su especialidad. "Uno de mis sueños es tener un restaurante", confiesa tímidamente. Con Roberto, además de viajar, la conductora comparte el consumo de series -han visto de todo juntos- y las salidas con amigos, ya sean a ver una buena obra de teatro o a comer a algún lado y compartir un rico vino. Si bien su hija Paloma no vive con ella, sí son frecuentes las visitas de la modelo al hogar materno y también los encuentros a almorzar madre e hija.

Cuando no está con su familia, sus amigos o su marido, Mariana disfruta enormemente de la lectura (es de las que tienen una pila de libros en la mesa de luz y los van leyendo en simultáneo) y del arte. "Mi papá era pintor, la relación con el arte viene de ahí y fue creciendo a medida que fui viajando y sintiendo el arte de otra manera", explica desde el otro lado de una mesa ratona colmada de libros de diferentes artistas, exposiciones y movimientos. "Colecciono estos libros porque me llevo uno de cada muestra a la que voy, tanto para recordarme a mí misma que estuve ahí como para volver a recorrerla cuando lo leo", justifica. Pero no todo es intelectualismo: la conductora sale a correr, va al gimnasio y practica yoga. "La actividad física me hace bien y la necesito", asegura. Cuando llega a casa después de la jornada laboral, se toma unos mates, se reencuentra con sus animales y se relaja con un poco de lectura, Internet, estudio o espiritualidad. "La verdad es que el trabajo me ordena, es una especie de ocio para mí, porque hago lo que me gusta", finaliza.

Ping Pong

¿Un viaje inolvidable? Cuando cumplí 50 viajé durante un mes, primero fuimos con Paloma y mamá a conocer los orígenes de nuestra familia, en Francia. Fue muy transformador encontrarnos con personas que no conocíamos pero que comparten nuestra sangre. Descubrimos que tenemos muchas cosas en común, visitamos el lugar donde nació y vivió mi abuelo y también nos contaron algunas anécdotas que no conocíamos. Después seguimos el viaje con mi marido, fue espectacular.

¿Un recuerdo lindo de tu infancia? Los veranos en Mar del Plata (mi papá es marplatense). Íbamos con mis papás, primos y abuelos, primero al Hotel Provincial, después al Hermitage, y estábamos en Playa Grande con un grupo de amigos muy divertido.

¿Algo de lo que estás orgullosa? De mi hija.

¿El mejor consejo que recibiste? Que haga lo que siento, lo que quiero, lo que deseo. Me lo dijo mi marido.

¿Algo que coleccionás? Libros de arte. Mi marido me odia cuando los traigo de afuera, ¡porque son pesadísimos! Ya sé que tengo que comprarme dos como máximo y llevarlos en el carry on.

¿Un libro de cabecera?El hombre en busca del sentido.

¿Una situación en la que perdés la paciencia? Cuando el otro pone excusas para zafar de una situación y busca salidas que no son verdaderas. También ante la desidia y ante la falta de buena predisposición.

¿Tu postre preferido? Mousse de chocolate con una cucharada de dulce de leche.

¿La aplicación que más usás? Instagram.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas