Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Condenaron a "Pipo", el violador detenido por sus vecinos

Le dieron 30 años de cárcel por cuatro abusos

Jueves 19 de octubre de 2017

Un hombre que el año pasado fue atrapado en un "arresto ciudadano" por sus vecinos del barrio INTA, de Villa Lugano, donde lo señalaban como violador serial, fue condenado ayer a 30 años de prisión por el abuso sexual de cuatro chicas de entre 16 y 20 años.

Nicolás Antonio González, "Pipo", de 21 años, fue considerado autor de cuatro hechos de "abuso sexual agravado" y "robo" en un juicio realizado ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 8, integrado por los jueces Ricardo Basilico, Alejandro Sañudo y Javier Anzoátegui. La fiscal general Diana Goral había solicitado una pena de 40 años de cárcel.

Según dijeron fuentes judiciales a la agencia de noticias Télam, la fiscal Goral destacó en su alegato que el modus operandi de "Pipo" era siempre el mismo: atacar de madrugada, ingresar en casas donde había mujeres solas, amenazarlas con un cuchillo, violarlas y robarles las pertenencias.

El hecho que culminó con el intento de linchamiento y la detención vecinal de González ocurrió a las 5.45 del 15 de mayo de 2016, cuando según reseñaron en su investigación los fiscales porteños Pablo Recchini y Martín Mainardi, "Pipo" ingresó por un ventiluz en la casa 33/2 de la manzana 4 del barrio INTA, donde dormían una mujer, su hija de 16 años y una amiga, de 17.

Al escuchar ruidos, la dueña de casa se despertó y se encontró con un hombre vestido con una campera del club Nueva Chicago al que le vio el rostro. Posteriormente lo reconoció como su vecino. La mujer corrió al cuarto donde dormían su hija y la amiga, pero el hombre, que ya había cubierto su rostro con un pasamontañas, la amenazó con un cuchillo, la ató con cordones, la dejó tirada en el piso boca abajo y le tapó la cabeza para que no pudiera ver nada más.

Luego, violó a las dos adolescentes en forma alternada, amenazándolas con un cuchillo en sus gargantas. Ambas declararon en el juicio. Una de ellas reconoció a González como su atacante: lo conocía por haber ido a la misma escuela. La amiga, al declarar ante peritos del Cuerpo Médico Forense, dijo que el abusador las violaba "un ratito a cada una", les "pegaba cachetazos", las "agarraba de los pelos" y les "ponía el cuchillo en el cuello".

La víctima de otro hecho anterior también lo reconoció. En el juicio declaró que, mientras la violaba, le dijo: "Conmigo no, «Pipo», te conozco". Pero no paró.

Te puede interesar