Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Conmoción en Australia: un cocodrilo devoró a una mujer de 79 años que vivía en un asilo

Se trata de Anne Cameron, sufría de demencia y residía en un asilo en Port Douglas, en la costa noreste de Australia

Jueves 19 de octubre de 2017 • 12:33
0
Anne Cameron de 79 años que murió al ser devorada por un cocodrilo
Anne Cameron de 79 años que murió al ser devorada por un cocodrilo.

Se cree que una mujer de 79 años, identificada como Anne Cameron que padecía demencia, murió al ser devorada por un cocodrilo, luego de que se alejara del asilo donde residía en Port Douglas, en la costa noreste de Australia.

Tras su desaparición, ocurrida la semana pasada, las autoridades locales hallaron restos humanos en uno de estos animales, además de pertenencias de la mujer cerca del lugar.

"El cocodrilo de estuario que se creía responsable del ataque a Anne Cameron fue examinado por especialistas en Cairns, que encontraron en su interior restos humanos. No hay otras personas desaparecidas en esta área, así que es ella", confirmó la policía de Queensland este martes, según publicó el diario Correo.

La desaparición

El pasado 10 de octubre, Anne Cameron fue reportada como perdida después de que no regresara de un paseo. Al parecer se habría desorientado y, por eso, llegó a unos manglares junto al río Mowbray, donde fueron hallados el bastón y la ropa de la anciana.

Funcionarios dedicados a la fauna salvaje identificaron al cocodrilo de 4,5 metros, que se acercaba demasiado a la zona poblada. Este resultó ser el responsable del ataque contra la mujer.

Las personas a cargo de la víctima siguen sin saber cómo pudo alejarse hasta llegar al arroyo, donde fueron localizados su bastón y ropas. Incluso no descartan que llegara a desnudarse para darse un baño, más allá de la presencia de los saurios de agua salada, tan característicos del continente australiano.

Estos animales han proliferado en toda Australia desde que en 1970 fueron incluidos en el catálogo de especies protegidas.

La muerte de Cameron reavivó la polémica para ejercer un control sobre la población de cocodrilos. Pero la familia de la fallecida no quiere entrar en esa cuestión. "Los cocodrilos no tienen la culpa de ser cocodrilos ni de actuar como cocodrilos", dijo Craig Egginns, hijo de la fallecida al diario local Cairns Post.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas