Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La llaman la Paris Hilton rusa y se animó a lo que pocos: desafiar a Putin

Una joven celebridad que es hija de un antiguo aliado del presidente anunció su candidatura para 2018

Viernes 20 de octubre de 2017
SEGUIR
The New York Times
0

MOSCÚ.- Una joven celebridad y periodista de televisión cuyo padre fue un estrecho aliado del presidente ruso manifestó sus intenciones de desafiar a Putin en las elecciones presidenciales previstas para marzo próximo, una jugada que probablemente termine dividiendo a la ya frágil oposición liberal en Rusia.

Foto: LA NACION

La periodista Ksenia Sobchak, de 35 años, anunció sus pretensiones presidenciales en YouTube y también publicó una carta en Vedomosti, el principal diario de negocios de Rusia. Se describe como la candidata de quienes rechazan el statu quo, la voz de la golpeada oposición y quien desafiará a los candidatos envejecidos y agotados de los partidos tradicionales.

"¿Querés mostrar activamente tu posición, pero a tu candidato no le permiten competir? ¿No tenés candidato? Tick Sobchak", escribió en su carta. El principal candidato liberal de oposición, Alexei A. Navalny, tiene prohibido competir debido a sus condenas por casos de fraude, que, según él, tuvieron motivaciones políticas.

Sobchak es hija del ex alcalde de San Petersburgo Anatoly A. Sobchak, mentor de Putin durante muchos años, hasta su muerte, en 2000, cuando hacía campaña a favor de su protegido. Putin manejó la campaña final e infructuosa de Sobchak en 1996, y se dice que su animosidad contra la política electoral deriva de aquella derrota.

Descripta a veces como la versión rusa de Paris Hilton , Ksenia Sobchak exhibe desde hace tiempo su exclusivo estilo de vida en las redes sociales, como Instagram, donde tiene más de 5,2 millones de seguidores. Su cuenta es una seguidilla imparable de desfiles de modas en París, retiros de yoga, lujosos barcos y costosos restaurantes. Sobchak está casada y tiene un hijo.

Tras el anuncio de su candidatura, en una entrevista con TV Dozhd, Sobchak dijo que vio a Putin recientemente para entrevistarlo sobre su padre para un documental y que le dijo que tenía intenciones de competir. Según Sobchak, a Putin no le gustó nada. "Me dijo que cada cual toma sus propias decisiones y debe hacerse cargo de ellas", comentó Sobchak.

Algunos líderes de la oposición liberal manifestaron su desazón y la acusaron de ser una marioneta del Kremlin y una candidata puesta para inyectar cierto entusiasmo y legitimidad en una campaña vacía. Sergui Udaltsov, activista político recientemente liberado de prisión, comparó esta campaña con la de 2012, cuando muchos creían que el Kremlin había convencido de postularse a Mijail D. Projorov, empresario megamillonario y principal accionista de Brooklyn Nets. "La jugada del Kremlin con Sobchak es demasiado obvia", escribió Udaltsov en Twitter.

En su entrevista televisiva, Sobchak dijo que esperaba conseguir el apoyo de Navalny después de su liberación, y agregó que estaría dispuesta a bajar su candidatura si de alguna manera a Navalny le permitieran competir.

Cualquier candidato opositor que decide presentarse, especialmente si es mujer, debe enfrentar obstáculos considerables. En Rusia, los candidatos deben ser ya sea nominados por un partido con presencia en el Parlamento, llamado Duma, o reunir 300.000 firmas de al menos 40 regiones distintas de Rusia. Esta última opción es considerada imposible sin recursos financieros o meses de organización previa.

Para colmo, un reciente sondeo del Centro Levada reveló que el 53% de los encuestados se oponen a que una mujer llegue a la presidencia.

Traducción Jaime Arrambide

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas