Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

#LectoresEnRed. Patricia Kolesnicov: "Sospecho que el coraje no está en el aparato reproductivo"

La escritora y periodista Patricia Kolesnicov presentará mañana junto a los #BBB en El Ateneo Grand SplendidMe enamoré de una vegetariana, su primera novela juvenil que narra la historia de amor entre dos chicas adolescentes

Viernes 20 de octubre de 2017 • 17:48
SEGUIR
LA NACION
0

"-Vegetariana. Eso dice la nueva cuando la preceptora la obliga a definirse con una sola palabra", así comienza Me enamoré de una vegetariana (Norma), la primera novela juvenil de Patricia Kolesnicov que cuenta la historia de Martina, una chica de 15, que se enamora de Aldana, la nueva de su división, recién llegada de España. Se hacen amigas y juntas descubrirán que el vínculo que las une es especial.

El Ateneo Grand Splendid servirá de escenario para la presentación de la novela que realizará la autora junto a #BBB invitados (martes 24, a las 18.30). Natasha de Nanny Books, una de las voces que acompañará mañana a Kolesnicov, destaca que Me enamoré de una vegetariana "es la primera historia sobre mujeres pertenecientes al colectivo LGTB que se enamoran, dentro de la literatura juvenil argentina. Una relación muy tierna y cuidada, con una narración súper prolija, que ayudará a muchas chicas a descubrir que lo que sienten por sus amigas no es algo que deba censurarse ni esconderse. Que el amor debe vivirse sin miedos -reflexiona-. Que la editorial incluya la novela en su catálogo para las escuelas secundarias es un enorme avance y reconocimiento. Es muy importante que este tipo de textos se dé en las escuelas, donde los jóvenes forman lazos de amistad, terminan de formar su personalidad y exploran todo tipo de horizontes."

Tras escribir Biografía de mi cáncer y No es amor, a los 52 años, la escritora y también periodista se anima a una historia que marca un antes y después en la literatura juvenil argentina y en esta entrevista lo cuenta todo.

-¿Cómo surge Me enamoré de una vegetariana?

-Creo que tuvieron mucho que ver unas chicas que vi salir una mañana de un PH en Villa Crespo. Eran las siete y pico, ocho, yo venía caminando y aparecieron de golpe. Iban riéndose, a los besos y, evidentemente, iban a la escuela. Hicimos el mismo recorrido un par de cuadras, en ese rato pensé en esa alegría, pensé que habían dormido juntas en la casa donde alguna de ellas vivía con los padres, pensé que algunas cosas habían cambiado. Disfruté esa alegría. Pero algunas preguntas me quedaron dando vueltas: ¿Ahora realmente es lo mismo estar con alguien de tu mismo género que no? ¿Es lo mismo a la hora de contárselo a los padres, de decírselo a una misma? Busqué esas respuestas en la ficción... a ver qué me decían los personajes.

-Esta es tu tercera novela y la primera pensada y dirigida al público juvenil. ¿Por qué decidiste contarla desde ese lugar?

-Es que se trataba justamente de eso, del aire de los tiempos, de cómo -y si acaso- ha cambiado la manera de verse y de que te vean para una chica que se enamora de otra. Trata de ver el presente y de adivinar el futuro y para eso necesitaba gente joven, que sintiera este amor después de que estuviera la ley del matrimonio gay, por ejemplo. Digo, un alto nivel de reconocimiento del Estado que impactó en la sociedad. Quería algo fresco y feliz, sin hacernos los distraídos pero básicamente feliz, como esas chicas que había visto. Y quería enfrentar un poco las etiquetas: ¿un beso a una chica y ya sos lesbiana? ¿A los 15? Seguro que hay distintas experiencias, hay gente que "lo supo siempre", pero también es EL momento de la vida para experimentar, conocerse, probar, equivocarse, dudar, en fin. Todo eso puso la novela en el campo de la adolescencia.

-¿Cuánto tiene que ver con tu yo adolescente?

-Me reconozco -hasta cierto punto- en Martina, una de las protagonistas, que es correcta, buena alumna, responsable. Yo era bastante así: nunca me llevé una materia ni quedé libre ni tuve una amonestación... a pesar de que en quinto año, todavía en dictadura, dirigí una revista que fundamos en mi división y hacíamos las estudiantes sin mucha felicidad de las autoridades (era el '83, te imaginás el aire de los tiempos). Ella, sin embargo, es más graciosa, más osada, más directa, mejor que yo.

-Hablamos de una historia de amor que tiene como protagonista a dos adolescentes. ¿Considerás necesario escribir una historia de amor lésbico? ¿Por qué?

-Creo que nombrar es absolutamente necesario. Que esos besos no sean clandestinos tampoco en la literatura. Que las chicas que se están dando cuenta de que quieren besar a la amiga tengan lugares donde mirarse, historias donde buscarse y que, como eso se dice, puedan decirlo sin mayores vueltas ni angustias. Y tuitearlo. Instagramearlo. Eso no lo hace una sola novela, por supuesto, pero es un camino. Pero espero no escribir una novela sólo para quienes se sientan directamente tocados por el amor por alguien del mismo género.. ¡espero haber escrito una novela sobre el amor y la libertad! Todos, lesbianas, gays, bisexuales, hemos crecido emocionándonos mayormente con historias de amor heterosexual.. ¿por qué no nos emocionaríamos todos con una de amor homosexual? ¿Será necesario, todavía, leer desmarcándose afectivamente? La verdad, no lo creo. Así que sí, creo necesario que este amor sea uno más de los que se leen y se cuentan y se sufren y se disfrutan. ¿O Romeo y Julieta es sólo para heterosexuales?

-En muchas librerías hay un sector destinado a novelas con temática LGBTIQ. ¿Qué opinás de esta división? ¿Es positiva o negativa?

-La regla dice que te tengo que contestar: "Es negativa, literatura es literatura". Y claro que es una división de mercado, las librerías son negocios, no templos del saber. Ahora, si uno no lo mira jerárquicamente -"estar en 'literatura argentina' es más que estar en LGBTIQ"- el asunto es cómo un lector encuentra mejor un libro. Seguro que mucha gente, muchos chicos, encontrarán mejor la novela si está en LGBTIQ o en Juvenil. Y quizás si está sólo allí el título, se les pierda a quienes no miran jamás esos estantes (y que no tienen prohibido leerla). Quiero decir: no me parece mal tener un lugar donde ir a ver qué hay de nuevo en LGBTIQ aunque no me gusta el corralito. Contradicciones.

-Tu novela se suma a la lista de textos incluidos para leer en las escuelas. ¿Pensás que la literatura ayuda a visibilizar ciertas temáticas?

-Definitivamente, ayuda. Porque nombra, porque pone en discusión, porque da dimensión humana y eso, lo humano es lo que tenemos en común incluso quienes nos consideramos más distantes. En Mississippi acaban de sacar la novela Matar a un ruiseñor de las escuelas. Es una novela de 1960, que vendió 40 millones de ejemplares. ¿Por qué la sacan? Habla de racismo: hay algo que justo ahí, en el crudelísimo sur de los Estados Unidos, parecen no querer ni que se mencione.

-¿Cómo crees que los jóvenes abordan estos temas? ¿Los prejuicios conviven más en los adultos que en los jóvenes?

-Mucho no sé. Hace poco fui a buscar a mi nieto al Mariano Acosta y ahí vi dos chicas besándose en la escalera de la entrada muy tranquilamente. No sé si se puede generalizar. No estoy segura de que los jóvenes tengan menos prejuicios que los adultos: ellos se están formando y todas las preguntas los interrogan directamente.

-Lamentablemente aún hoy se convive con ciertas estigmatizaciones. ¿Cómo pueden romperse con ellas?

-Se rompe con las estigmatizaciones hablando, mostrando la vida cotidiana -¡tan común y corriente!- de las parejas homosexuales, cuestionando los estereotipos, dejando de usar "maricón" como sinónimo de "cobarde". También, dejando de creer que "tener huevos" es ser valiente y de tratar de compensar con su equivalente: "tener ovarios". Sospecho que el coraje no está en el aparato reproductivo. Pero romper con las estigmatizaciones también significa cuestionar instituciones que las sostienen y discursos que se basan en ellas: separar, subordinar, establecer que algunos seres humanos valen más que otros y por lo tanto les corresponden otros derechos, otros lugares, otros salarios (pienso en las mujeres frente a los varones). La estigmatización está en la base de una organización social.

Patricia Kolesnicov
Patricia Kolesnicov.

-Hoy los jóvenes lectores buscan tener un contacto directo con los autores. ¿Qué te parece esta ida y vuelta?

-Hace muchos años que cubro la Feria del Libro y he visto colas y colas de lectores que querían conocer a Sabato, a Vargas Llosa, a Ray Bradbury: no es algo nuevo. Una vez, almorzando con Saramago en su pueblito portugués, vi que el dueño del lugar se acercó a darle una carta que le había dejado una turista "por si alguna vez pasaba por ahí". Los lectores hace mucho que buscan acercarse a los autores. Con las redes, los autores contestan y se arma un diálogo. Como autora, una se pregunta muchas veces cómo es leída (y se sorprende por las respuestas), así que me parece enriquecedor el mano a mano... aunque temo que los lectores se decepcionen de mí, que soy una persona del montón.

-¿Qué esperas que genere Me enamoré de una vegetariana?

-Espero, deseo, sobre todo, que le dé a mucha gente ganas de leer. Hay otros textos mezclados en la novela, espero que los descubran. Y también que Me enamoré de una vegetariana visibilice situaciones con las que se supone que "está todo bien" pero que pueden quedar sepultadas bajo esa "corrección política". Como si hubiera algo de "está todo bien y a otra cosa". Como yo sospecho que todavía no es sencillo, no es "lo mismo" tener una pareja del mismo sexo que una del otro, espero que el libro dé pie a discusiones, charlas, chimentos, reflexiones y todos los géneros de la conversación que se te ocurran. Espero que amen a mis chicas y que las odien un poco... por sus vaivenes. Espero que vean, también, que hay muchas formas del amor, que a veces el amor duele, que a veces hace doler -y estoy pensando en la historia del tío de Martina, que no es gay- y que somos sujetos inmersos en la Historia, la grande. Aldana, le guste o no, lo es: la crisis de 2001 marcó la partida de sus padres hacia España y la crisis española marcó su regreso. Ella se crió allá pero entre dos culturas y ese desgarro la hace quien es. En los adolescentes repercuten nuestras decisiones, personales y políticas, son quienes pagarán nuestra tarjeta de crédito.

Descubrí la novela a través de este booktour:

https://leyendo-vuelo.blogspot.com.ar/search?q=patricia+kolesnicov

http://atrapadoenlalectura.com/2017/10/book-tour-me-enamore-de-una-vegetariana/

http://xylobrytes.blogspot.com.ar/2017/10/blog-tour-me-enamore-de-una-vegetariana.html#more

http://nannybooks.blogspot.com.ar/2017/10/booktour-me-enamore-de-una-vegetariana.html

http://booksofcoffee.blogspot.com.ar/

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas