Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juntar talento, la pretensión de Jorge Sampaoli para que la selección se arrime a las potencias

El entrenador apelará otra vez a las sociedades ofensivas: buscará que Messi y Dybala puedan complementarse; su explicación sobre la vuelta de Agüero y la ausencia de Higuaín para los próximos amistosos

Sábado 21 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Sampaoli y la recta final hacia el Mundial
Sampaoli y la recta final hacia el Mundial.

Anda con cara de que lo peor ya pasó. Está más relajado, se toma tiempo para pensar ante cada pregunta y lleva buena parte de sus respuestas para el lado que él quiere: hablar del juego. Dice que en estos días recibió afecto en la calle, aunque la pise poco, pero que "ahora hay que dar vuelta la hoja". Jorge Sampaoli, el que asumió el cargo de entrenador de la selección argentina hace menos de cuatro meses con apelaciones al sentido patriótico, acepta: "Me sentí con mucha obligación para con un pueblo que tiene este deporte como prioridad".

La Argentina consiguió el boleto al Mundial de Rusia en la última parada de las Eliminatorias, y ahora se abre un nuevo espacio. En la gestión de cómo dotar al equipo de más "talento" quiere concentrarse el técnico, y le dedicó buena parte de los 49 minutos de una conferencia de prensa en la mañana del viernes a explicarlo, con la excusa de la presentación de la lista de convocados para los amistosos del 11 de noviembre ante Rusia en Moscú y el 14 ante un rival y una sede a definir (ver aparte).

"Hay que provocar que el equipo se quite la mochila y sea feliz"

Sampaoli está convencido de que aunque la selección esté "individualmente en la élite", hay otras que colectivamente se posicionan sobre ella. "Tenemos que acercarnos a las potencias. Alemania y España tienen la ventaja de tener una idea formada con los años, funcionan como equipo", comparó. Y la pista en la que se enfocará para arrimarse a ella empezará a activarse en la próxima gira. Allí tendrá la posibilidad de darle otra vuelta de tuerca a eso que él define como "establecer relaciones". La de Messi y Dybala, por ejemplo, una que desactivó después de que el delantero de Juventus dijera que le resultaba "difícil" jugar al lado del capitán. Pero ahora que el aire está más limpio, el técnico insistirá en generar una convivencia futbolística entre semejantes apellidos. En sus palabras: "Establecer compatibilidad entre futbolistas es la tarea del entrenador. Vamos a luchar para que el mejor del mundo pueda complementarse con uno de los mejores de la actualidad. No lo veo tan difícil. Hay que liberarse, no estructurar el talento. El tema es que no se superpongan", explicó.

Dybala no jugó ni un minuto ante Perú ni Ecuador, después de su tibia respuesta contra Uruguay y Venezuela, cuando fue titular. Algo diferente ocurrió con Di María, un imprescindible para Sampaoli: su reacción en la altura de Quito lo devolvió al primer plano. En el juego de apellidos, ahora se sumará Kun Agüero a ese listado: recuperado de su accidente, el delantero de Manchester City volverá a estar en el plantel. ¿En qué posición? "Lo pensamos para que se asocie con Leo, pero también como 9, es muy goleador. Es un centrodelantero de elite, que se sostuvo en el tiempo en uno de los clubes más importantes del mundo", lo elogió. En cambio, el que perdió espacio es Higuaín, otra vez ausente en la lista.


Los amistosos de la selección: jugará el 11 de noviembre ante Rusia en Moscú y el 14 ante un rival y una sede a definir. En marzo habrá otra doble fecha

Para el DT, Pipa sigue estando en la consideración, aunque cree que su nominación al Mundial se resolverá mucho más adelante: "Gonzalo está muy presente, con él no hay que probar nada. Tengo bien claro quién es, cómo es, estará en nuestra evaluación final", consideró. La decisión tendrá más que ver con el aspecto mental que con el futbolístico: en la última charla que tuvieron advirtió que al goleador de Juventus le pesaba todavía lo que internamente definen como el bullying que desde las redes sociales se orientó hacia él, fogoneado por las críticas periodísticas más despiadadas; en esa mirada, Higuaín es la cara de las tres finales que perdió la selección.

"A Leo lo vi siempre comprometido, amateur, lleno de emociones"

Por allí pasa el trabajo que viene, también; para Sampaoli, ganar el Mundial será imposible si se disocia el proyecto de la búsqueda de la felicidad. "En el fútbol se ha generado que ganar es un deber. Hay que tratar de despegar de la obligación de ganar y hacer que el equipo se sienta feliz. Hay que volver a conectar a los jugadores con el juego, explotar el talento. Hay que provocar que el equipo se quite la mochila y sea feliz. Tratar a todos por igual es lo más desigual que existe: si alguno necesita una ayuda profesional para estar bien, la buscaremos", se explayó en una respuesta que duró más de cuatro minutos.

La idea central, en ese camino, será "protagonizar" los partidos. "Sabemos que vamos a atacar. La clave pasa por los estilos, no por los sistemas, los sistemas se deforman todo el tiempo. Vamos a atacar con 6 y defender con 4. Nos descomponemos cuando atacamos y nos componemos cuando defendemos. No tenemos que estar establecidos para atacar, porque si no, no atacás", se embaló, didáctico. Tiene suerte Sampaoli: el faro de todo ese plan será el mejor de todos. "A Messi", eligió para finalizar, "lo vi siempre comprometido, amateur, lleno de emociones. Tuve la suerte de encontrarme a Leo, que tiene mucho sentimiento por la camiseta que representa. Verlo tan involucrado nos ilusiona a todos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas