Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pablo Neruda no murió de cáncer, según un informe científico

Un panel de expertos refutó el certificado de defunción oficial del poeta, fallecido en 1973; buscan ahora en sus restos vestigios de bacterias encontradas, que pudieron producirse como armas biológicas

Sábado 21 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El papel del que participaron médicos, abogados y peritos forenses, ayer, al anunciar sus conclusiones
El papel del que participaron médicos, abogados y peritos forenses, ayer, al anunciar sus conclusiones. Foto: Reuters / Rodrigo G. Garrido

SANTIAGO DE CHILE.- Aunque sufrió todo 1973 los devastadores efectos de un cáncer de próstata ramificado y su certificado de defunción dice que una caquexia cancerosa le quitó la vida, un grupo de científicos estableció 44 años después que Pablo Neruda no murió ni por el cáncer ni por la caquexia. El panelde expertos es el segundo que pidió el juez Mario Carroza, quien investiga desde 2011 el fallecimiento del poeta y Premio Nobel de Literatura, y trabajó durante los últimos cinco días en el Hotel Plaza San Francisco de Santiago. Eran 16 especialistas y forenses de Europa y América, y cuatro de ellos se integraron por videoconferencia.

Las conclusiones del panel, que convocó a científicos, médicos, abogados, peritos forenses y familiares del poeta, se entregaron ayer y fueron unánimes y concluyentes. "El estudio de todos los antecedentes nos permite en forma rotunda establecer al cien por cien la ausencia de caquexia", dijo el doctor de la Universidad de Murcia Aurelio Luna, el vocero del grupo, poco después de entregarle las conclusiones al juez Mario Carroza, quien reabrió el caso luego de que el último chofer del poeta, Manuel Araya, revelara hace siete años en una revista mexicana que a su ex jefe lo habían envenenado.

El material biológico obtenido de la última exhumación en 2013 continuó bajo análisis, arrojó la presencia de una bacteria mortal (estafilococo dorado), y este panel de expertos buscaba responder a la pregunta de si Neruda pudo ser envenenado en la Clínica Santa María, el 23 de septiembre de 1973, 12 días después del golpe de Estado deAugusto Pinochet, o murió, como dice su certificado de defunción, por el cáncer de próstata. Luna dijo que los científicos llegaron de manera unánime a decretar "la no validez del certificado de defunción en cuanto a la caquexia como causa de muerte. Esto se excluye a través de todos los estudios realizados".

El chofer Manuel Araya acudió al Partido Comunista para entregar pistas de la posible intervención de terceros en la muerte del poeta. Guillermo Teillier, presidente del PC chileno, dijo ayer que no creyeron esa versión de inmediato, pues sabían que su militante más ilustre había muerto de cáncer. Llegaron a dudar de la detención de Manuel Araya, pero la confirmaron con el testimonio del diplomático dominicano Rafael Pineda, quien había ido desde Uruguay a ver al poeta y terminó preso en el Estadio Nacional junto al chofer. Pineda volvió a aparecer ayer en Santiago, para conocer las conclusiones del panel.

¿Armas biológicas?

Aurelio Luna explicó que para descartar el cáncer como causa de muerte de Neruda se recurrió a "la ausencia de proteínas específicas de la caquexia (en las muestras que se estudiaron) y a la medición del índice de masa corporal", realizado con fotografías del cuerpo del poeta y la medición de su cinturón.

Aunque se sabe que Neruda presentaba un cáncer de próstata grado 4 con metástasis, el especialista reveló que "no estaba en los estados finales del proceso canceroso. La caquexia es una debilitación progresiva del organismo y del análisis de los datos no podemos aceptar que el poeta se encontrara en un proceso de muerte inminente al momento de ingresar al hospital (Clínica Santa María)".

Para llegar a esa conclusión fue clave la incorporación de dos oncólogos especialistas en próstata, uno chileno y otro francés, que además estudiaron cómo se trataba ese cáncer en Santiago y Francia en los años setenta.

La pregunta entonces es de qué murió Pablo Neruda. Los análisis a sus restos mortales y ADN de agentes biológicos en su cuerpo, especialmente en dientes y encías, siguen realizándose en Dinamarca y en Canadá. Luna dijo que entre seis meses y un año más habrá resultados de nuevas bacterias halladas. "Son muchas bacterias que arrojan millones de datos. Estamos pendientes para saber establecer su origen y si se trata de alguna bacteria cultivada como arma biológica y modificada en un laboratorio para provocar un proceso de infección", contó y aclaró que las posibilidades de aclarar el caso desde la ciencia rodean el 25%.

Rodolfo Reyes, sobrino de Neruda (su nombre era Neftalí Reyes), habló en nombre de los sobrinos: "Esto es un duelo que se está aliviando. Con los resultados el tío podrá caminar libremente. Sabemos que el certificado respecto de su muerte es falso, no murió de caquexia como decía su certificado medico, se falseó la causa de muerte de Pablo Neruda. Sentimos una profunda tristeza (...). Tenía su salud deteriorada, ñero compatible con la vida, que le permitía salir de Chile al día siguiente, para ponerse a salvo de la dictadura militar".

Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, y Eduardo Contreras, abogado en el caso, se mostraron conmocionados con la noticia de la falsedad del certificado de muerte de Neruda y dijeron que también está la tesis de que pudieron dejarlo morir, pues en la clínica no tuvo los ciudados de un enfermo de cáncer y mucho menos de un Premio Nobel y ex senador. Pedirán, por lo mismo, el procesamiento del doctor Sergio Draper, quien atendió al poeta en la clínica y ya ha declarado en el caso.

La Fundación Neruda, que administra el legado del vate, publicó una columna firmada por el presidente de su directorio, el arquitecto Raúl Bulnes Calderón, vecino y amigo del poeta. Los sobrinos y la fundación no han coincidido en la reapertura del caso. Tienen diferencias hondas y por eso ayer Bulnes no asistió a la entrega de las conclusiones del panel. Sin embargo, dijo que "ha prestado toda colaboración posible y entregado los antecedentes que posee". En el texto entregan testimonios de varios miembros del PC de aquella época que comentan del cáncer de Neruda desde 1971. "No conocíamos el diagnóstico del doctor Julio Álvarez, radiólogo del Hospital Van Buren (de Valparaíso), quien lo atiende (a Neruda) en junio de 1973, a causa de fuertes dolores en las piernas y caderas. Decía su informe: numerosas metástasis óseas en los dos fémures, en la pelvis, en la columna lumbar, columna dorsal y en las costillas [?] podemos asegurar, cualesquiera sea el resultado de esta investigación, que los sangrientos y brutales días de septiembre de 1973 aceleraron su enfermedad, constituyendo «otro crimen de la dictadura», indirecto, si fue por el cáncer terminal que padecía, o directo si fue por una intervención deliberada de terceros".

Un misterio con final todavía abierto

Muerte y detención

El 23 de septiembre de 1973, 12 días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, murió a las 22.30 el premio Nobel de Literatura Pablo Neruda. Su certificado de fallecimiento dice que fue a causa de una caquexia cancerosa. Esa misma noche fue detenido su chofer, Manuel Araya, y llevado al centro de detención del Estadio Nacional. Araya dijo 37 años después que Neruda fue envenenado.

Nuevas bacterias

Los restos de Neruda fueron exhumados tres veces. Ha tenido cuatro funerales. En los análisis de 2016 se hallaron rastros de estafilococo dorado, una bacteria letal que no debía estar en su organismo. El segundo panel arrojó que se hallaron nuevas bacterias y que se debe investigar si pudieron servir como arma biológica. Ese resultado estará entre seis meses y un año más.

Los sobrinos

El juez Mario Carroza recibió las conclusiones de 16 científicos de América y de Europa. Su sobrino Rodolfo Reyes dijo a nombre de la familia que "no murió de cáncer a la próstata, como se aseguró en el documento oficial, sino que por una acción súbita, que le mató". Hoy es el cuerpo de Neruda el que ha hablado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas