Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gobierno catalán resiste y acusa a Rajoy de "atacar la democracia"

El presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, asimiló las medidas que anunció Rajoy con la época del dictador Francisco Franco

Sábado 21 de octubre de 2017 • 16:19
SEGUIR
LA NACION
0
Puigdemont habló a "todos los españoles" en castellano y dijo que lo que está ocurriendo en Cataluña puede pasar en cualquier lugar de España
Puigdemont habló a "todos los españoles" en castellano y dijo que lo que está ocurriendo en Cataluña puede pasar en cualquier lugar de España. Foto: AP / Rubén Moreno / Presidency Press Service

MADRID.- "Este es el peor ataque a la democracia", arrancó el presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, quien pidió una convocatoria del Parlamento catalán en la que, si bien no lo dijo en forma expresa, se abre la puerta a una posible declaración de república e independencia.

Pese a la dureza de las palabras y los calificativos que empleó, no llegó a citar expresamente la idea de declarar república e independencia. Fue, una vez más, deliberadamente ambiguo en ese terreno. Lo que sí dijo es que la sesión del Parlamento, para la que aún no hay fecha, será para debatir "el intento de liquidación" de la democracia en Cataluña.

Fue una dura respuesta a la decisión del presidente español, Mariano Rajoy, de intervenir el gobierno catalán. Se abre una etapa de enorme incertidumbre y fractura en España.

Quedaron pasmados quienes confiaban en que Puigdemont anunciaría un llamado a elecciones y con eso rebajaría el conflicto.

En su discurso, Puigdemont asimiló las medidas que anunció Rajoy con la época del fallecido dictador Francisco Franco. "[El gobierno español] se ha proclamado de manera ilegitima [sin pasar por las urnas] como líder del gobierno catalán. Quiere teledirigir desde Madrid la vida y destinos del pueblo catalán". sostuvo.

Puigdemont recordó que "siempre el pueblo catalán ha salido más fuerte" de cada una de estas "agresiones" del gobierno central.

Fue un discurso durísimo, en el que mencionó expresamente y en varias ocasiones a Rajoy, personalizando en él "la amenaza que pesa" sobre el pueblo catalán "ante un espíritu liquidador" de la democracia.

En castellano, habló a "todos los españoles", a los que previno que lo que está ocurriendo en Cataluña puede pasar en cualquier lugar de España. "Se criminaliza al disidente y eso es un golpe durísimo a la democracia", dijo. En inglés habló luego para "todos los europeos", a los que previno en el mismo sentido.

La prensa no pudo acceder al discurso. En realidad, el mensaje había sido grabado y se esperó hasta las 21 para difundirlo. Fuera de la sede de la Generalitat se concentraron cerca de doscientas personas, esperando a que el presidente "saliera al balcón" para saludar.

Poco antes, la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, calificó la decisión de Rajoy como "un golpe de Estado", encaminado a ""terminar con un gobierno y un congreso elegido por las urnas". Dijo: "[Eso es algo que] no permitiremos". La legisladora tildó de "irresponsable" el giro dado por Rajoy. "Lo que tenemos nos lo hemos ganado, siempre de manera pacífica y democrática", concluyó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas