Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Libertadores: la deuda histórica que busca saldar River

Habituado a quebrar rachas con Gallardo a la cabeza, afronta la obligación de romper la hegemonía granate en los cruces directos

Domingo 22 de octubre de 2017 • 19:22
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Gallardo es un especialista en transformar la historia: ahora, el desafío es Lanús
Gallardo es un especialista en transformar la historia: ahora, el desafío es Lanús.

Como los garrochistas o los especialistas en salto en largo, el River de Gallardo se volvió un equipo que asume con naturalidad la necesidad de superarse permanentemente. Habituado a quebrar rachas históricas, ahora tiene otro gran desafío de esa índole a la vuelta de la esquina: superar a Lanús para llegar a su sexta final de la Copa Libertadores. Por carácter transitivo, el pasaje a la instancia decisiva de la Copa le permitiría terminar con la hegemonía de los "granates" en el breve historial que tienen en cruces mano a mano. Ocurre que Lanús le ganó los tres cara a cara que jugaron, todos en los últimos nueve años: lo eliminó de las Copas Sudamericanas de 2009 y de 2013, y se quedó con la final de la Supercopa Argentina en febrero de este año. "Tendremos un lindo desafío por delante contra Lanús. Sabemos que vamos a enfrentar a un gran equipo", afirma Gallardo sobre la serie que comenzará el próximo martes a las 19.15, en el estadio Monumental, y que se cerrará una semana más tarde en La Fortaleza, desde las 21.15. En la otra llave se enfrentarán Barcelona de Guayaquil y Gremio, a la espera de llegar a las finales que tendrán lugar el 22 y el 29 de noviembre.

De las cuatro veces que jugaron por torneos internacionales, Lanús se impuso en tres; el otro encuentro fue empate. En la primera etapa de la Sudamericana 2009, con Néstor Gorosito como técnico de River y Luis Zubeldía de Lanús, los granates festejaron 2 a 1 en el Monumental y también se quedaron con la revancha, por 1 a 0. Cristian Fabbiani, actual delantero del Deportivo Merlo y entonces jugador de River, tiene bien fresco el recuerdo de lo que ocurrió hace ocho años. "En la ida tuvimos la pelota durante 70 minutos y sabíamos que Lanús era un equipo muy bueno tácticamente. Hasta que hice el gol del 1 a 0 a eso de los 25 del segundo tiempo, veníamos muy bien. Pipo Gorosito nos había pedido especialmente que marcáramos al Toto Salvio y que no nos agarraran de contragolpe. Y nos terminaron ganando 2 a 1 con dos contragolpes de Salvio en los últimos diez minutos... La revancha fue en un día muy lluvioso y tuvimos que salir a atacar. Fuimos y fuimos, y nos perdimos dos o tres situaciones para anotar, hasta que Santiago Salcedo nos hizo un gol y el partido se nos fue de las manos", evoca el Ogro, autor del gol de River en el choque de ida.

Cuatro años después, por los cuartos de final de la Sudamericana 2013, Lanús dio un paso muy importante hacia la obtención de esa Copa, el segundo título internacional de su historia luego de la obtención de la Conmebol en 1996. Igualaron sin goles en el estadio Néstor Díaz Pérez y Lanús se quedó con la clasificación para las semifinales al ganar 3 a 1 en el Monumental con goles de Diego González, Santiago Silva y Víctor Ayala, mientras que Teófilo Gutiérrez descontó para River en el tramo final. Aquella noche se vivió un clima caliente en el Monumental, con reproches para el equipo que dirigía Ramón Díaz e insultos para Guillermo Barros Schelotto, entonces técnico de Lanús, pero siempre muy identificado con Boca.

"Me acuerdo de que en la revancha, en el Monumental, Lanús nos sorprendió y después de que nos hicieron el 1 a 0, nunca más pudimos encauzar el partido. Nos golpearon y no nos pudimos recuperar", rememora Leonardo Ponzio, capitán de River y sobreviviente -junto a Jonatan Maidana- de aquella serie copera.

El cruce más reciente

El tercer episodio en series de "pierde, paga", mucho más reciente, fue por una copa nacional: la Supercopa Argentina 2017, que enfrentó al ganador de la Copa Argentina (River) con el del torneo de Primera División (Lanús). El 3 a 0 que le dio la consagración a Lanús en febrero de este año resultó tan inapelable como exagerado desde los números. La conquista granate comenzó a tomar forma recién cuando faltaban 20 minutos para el final y Lautaro Acosta abrió el marcador. Nicolás Pasquini y José Sand (de penal) estiraron las cifras.

Maidana, líder de la defensa de River, minimiza el peso de la historia. "Lo pasado es pasado. Ahora hay que enfocarse en lo que viene, que será muy exigente", sostiene. El marcador central dice tener fresco el recuerdo del duelo que se jugó en el estadio Ciudad de La Plata el último 4 de febrero: "El partido fue muy parejo y Lanús lo terminó ganando por detalles. De ninguna manera hubo una diferencia tan amplia entre un equipo y otro".

Ponzio aporta una mirada similar sobre el último cotejo: "El 3 a 0 no reflejó lo qué pasó en la cancha. Cuando ellos hicieron el primer gol nos tomó por sorpresa porque no habían hecho méritos para ponerse en ventaja. El fútbol tiene esas cosas", se lamenta. El mediocampista central tiene en claro que se viene otra serie muy peleada y pareja: "Lanús es un buen equipo, con un técnico y con un plantel que tienen una idea de juego consolidada".

Desde que asumió como técnico de River a mediados de 2014, Gallardo se transformó -entre otras cosas- en un especialista en romper rachas. El equipo ganó la Copa Sudamericana de ese año, el primer título internacional para el club en 17 años. Y a partir de entonces sobrevinieron más alegrías para River, un torrente ganador que en 2015 incluyó la obtención de la Copa Libertadores tras 19 años. En el medio tuvieron lugar dos hitos que lo pusieron al técnico en el Olimpo de los ídolos del club: las alegrías coperas ante Boca en la Sudamericana 2014 y la Libertadores 2015, que para los hinchas de River tuvieron el significado de una redención histórica.

Con el equipo segundo en la Superliga, a seis puntos del líder Boca, y también en las semifinales de la Copa Argentina, desde el martes lo espera una cita menos volcánica que aquellos choques ante Boca, pero que para Gallardo será una nueva posibilidad de ganar más espacio en los libros de la historia grande de River. ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas