Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Todo Sand necesita su Acosta (y viceversa)

Domingo 22 de octubre de 2017
0

Cuando se habla de feeling, de entendimiento entre dos compañeros vale como uno de los principales ejemplos la sociedad que formaron Lautaro Acosta y José Sand en Lanús. Uno por afuera, otro por adentro (en una definición de Daniel Passarella), un wing y un 9, si la explicación es más general. Como reconoce el propio Laucha en la entrevista con la nacion: "Sand es un complemento ideal porque tiene todo lo que a mí me falta". Exagera, aunque razones no le faltan.

Pepe vive del gol, hace la diferencia pisando el área, tiene olfato, anticipo, intuición, juega con el cuerpo para que el equipo descanse en él desde el oficio, saca provecho de un error de los rivales porque los huele antes. Acosta explota más los espacios, hace la diferencia con sus cambios de ritmo y esa velocidad que hace que los adversarios no puedan alcanzarlo o sólo frenarlo con infracciones; y también asiste. Ambos colaboran con el retroceso del equipo, se sacrifican defensivamente. El futbolista granate que más infracciones recibió fue Acosta (31, según datos de Opta), pero también el que más cometió: 17. ¿El segundo jugador del equipo de Almirón que más faltas hizo en la Libertadores? Sand, con 15.

El sentido de pertenencia juega. Tanto Acosta como Sand son felices en Lanús, disfrutan en la cancha. Y se entienden porque saben que, juntos, valen más que por separado. A los dos los moviliza ganar, no dormirse en los laureles conseguidos, pero está en las diferencias de sus características el factor para el mejor complemento. Porque todo Sand necesita su Acosta. Y viceversa también. Porque todo wing necesita de un 9 con hambre de gol que finalice dentro del área -y en pocos toques- todo lo que un delantero rápido y encarador genera por afuera.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas