Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El miedo a hacer turismo solo, una de las barreras a superar

Muchas veces, las personas mayores creen que no pueden resolver conflictos en los viajes

Domingo 22 de octubre de 2017
0

"Cada vez hay más adultos mayores que se animan a agarrar la valija y a salir a recorrer el mundo", cuenta Ludmila Marcote, directora de la agencia En Compañía, que organiza viajes exclusivamente para los que tienen más de 60 años. La agente traza un perfil de los distintos tipos de viajeros: el que viajó solo toda la vida, el que sólo lo hizo con su familia y el que nunca salió del país y quiere aprovechar esta etapa para conocer. "En muchos de los viajeros de más de 60 años se repite una característica: le da algo de miedo viajar solo, porque siente que tiene poca capacidad de resolver si se le presenta un conflicto. Esto, por mucho tiempo hizo que la gente no viajara. Pero al tener la posibilidad de viajar con un grupo, con un coordinador, este tipo de viajero se siente contenido", explica.

En Compañía no nació como una agencia de viajes. Era un grupo en el que se ofrecían talleres de la memoria. Y la demanda de los asistentes los llevó a organizar el primer viaje. Ahora, hacen 12 por año. El tour de compras por Chile y el viaje a Italia y Españason los que tienen más demanda.

El miedo no la frenó a Alejandra Borelli, de 58 años. Ella, ahora, cuenta anécdotas de sus viajes, mezcladas con estrategias para que le salgan más barato. "Lo mejor de esta etapa es que descubrí los trucos para recorrer el mundo viajando low cost", dice. Las fechas, la baja temporada, los reembolsos y las cancelaciones gratis. Hay tácticas para todo. Tiene una buena maestra en esto de viajar: su madre, Pupee, de 83 años.

Ella recorre el mundo con sus dos amigas que también son viudas. Este año, se fue a Sudáfrica e hizo un crucero al que se subió en Valparaíso y se bajó en San Francisco, después de un mes. El año anterior, ella y sus amigas se fueron a Nueva York, Australia y Nueva Zelanda y ahora están planeando un paseo por Croacia. Si están en Buenos Aires, se suben a auto y se van a pasar el fin de semana a Pinamar.

Borelli está rogando que a ella le salga la jubilación cuanto antes para poder dedicarse por completo a lo que más le gusta: viajar. "Ya tengo el número de Anses y estoy cruzando los dedos para que me salga la jubilación. A mí, cualquier avión me deja bien. No importa el destino. Con amigos, con mi marido o sola. Cuando tengo ganas de viajar, anuncio que me voy y pregunto quién quiere venir. Si alguien se suma, perfecto. Sino, viajo sola. Este año me fui a Punta del Este en verano; después, a Miami; de ahí, junto a mi marido, a San Francisco y terminamos en Los Ángeles, donde vive mi hija. Mi esposo se volvió y nosotras nos fuimos una semana a Hawái. Después, viajé a Bariloche y también a Santiago del Estero. En unos días, salgo para Cafayate, a descansar y el 30 de diciembre tengo pasajes para Europa. Estaré 15 días con mi marido y después, él se vuelve y yo seguiré, porque tengo ganas de recorrer Berlín, Estocolmo y el norte de Noruega. Ya averigüé todo con aerolíneas low cost. Y reservo alojamiento en Airbnb", dice.

"Cuando entré al último colegio le dije que mi condición era que yo viajaba. Y que dos veces al año, una en marzo y otra en septiembre me tomo 15 días. Me dijeron que sí. En total, me hago unos cuatro viajecitos mínimo por año", cuenta Borelli.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas