Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juan Martín Del Potro y Diego Schwartzman: dos finalistas argentinos unidos por la misma ilusión

El tandilense y el Peque están listos para la batalla final en Estocolmo y Amberes, respectivamente

Domingo 22 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Del Potro y Schwartzman
Del Potro y Schwartzman. Foto: AFP / onathan Nackstrand/ Abbie Parr

Juan Martín del Potro es un gigante adormecido, un fuera de serie instalado en una temporada volátil, apenas con una fotografía luminosa en Nueva York, su segunda casa. Diego Schwartzman es un pequeño gigante con los ojos vivaces, un trabajador con dosis de clase instalado en una temporada ascendente, aunque con una imagen dolorosa en Astana, el declive impensado de la Copa Davis. Desde arriba y desde abajo, el tenis se ofrece como una recompensa que no reconoce medidas: se juega con la cabeza, más allá de los envases. Delpo tiene 29 años, mide 1,98 metros y se encuentra en el puesto 19 del ranking. Ganador de 19 títulos (el US Open 2009 es la cumbre), su carrera se nutre de estímulos emocionales extraordinarios (la Davis de un año atrás, las medallas olímpicas) y de dolores físicos que le recortaron el zarpazo final hacia la cúspide. Peque tiene 25 años, mide 1,70 metros y se encuentra en el puesto 26 del ranking. Ganador de apenas un trofeo (Estambul 2016), su carrera se nutre de una extraordinaria demostración de que el físico no impide el crecimiento sostenido. De este lado de la red, 2017 representa su mejor versión. Cada uno con su estilo, abren el juego de un domingo a la mañana estelar: en Estocolmo y Amberes buscarán la consagración. Con una curiosidad: las dos principales figuras del tenis argentino repitieron la misma actuación que un año atrás. Con un final diferente, eso sí.

Demasiado cerca: unos 1500 kilómetros separan a la fría y magnética capital de Suecia de la pujante ciudad de Bélgica. En un caso y en el otro, son competencias de relativo valor, los conocidos como ATP 250, aunque serían una recompensa mayúscula en sus carreras. Eso sí: los adversarios de hoy son de jerarquía. Del Potro jugará contra el búlgaro Grigor Dimitrov, desde las 10 de nuestro país, mientras que Schwartzman se enfrentará al francés Jo-Wilfried Tsonga, una hora más tarde, ambos con la transmisión de Direct TV.

Del Potro, número uno de nuestro tenis, superó ciertos altibajos y elevó su nivel para avanzar a la final de Estocolmo -defiende el título-, luego de un trabajoso triunfo sobre el español Fernando Verdasco por 6-7 (4-7), 6-4 y 7-6 (7-1).

Empleó dos horas y 45 minutos para doblegar al zurdo español, un rival al que ahora aventaja por 5-1. El tandilense buscará el título número 20° en el circuito y el segundo consecutivo en Estocolmo frente a Dimitrov (8°), que le ganó al italiano Fabio Fognini por 6-3 y 7-6 (7-2). Atención: Dimitrov ganó todas las finales que disputó este año: Brisbane, Sofía y el Masters 1000 de Cincinnati. Si bien Delpo aventaja al búlgaro por 5-2 tras haberlo vencido en Rotterdam y París 2013, Stuttgart y Estocolmo 2016, y Roma 2017, el europeo le ganó los dos últimos cruces, este año en Cincinnati y Beijing.

Del Potro buscará sumar un nuevo título y aumentar la cantidad de partidos ganados, que lo sitúan como el tercer argentino con mejor récord, detrás de Guillermo Vilas (958) y David Nalbandian (383), ya que en Estocolmo llegó a los 377 triunfos y dejó atrás a José Luis Clerc (375).

"Me encantaría defender mi título, pero Grigor está jugando muy bien. Él ya me ganó en Beijing y en Cincinnati y es un gran jugador en este tipo de superficies (dura). Espero poder hacerle un buen partido y dar pelea", declaró Del Potro. "Jugué un buen partido. Creo que los dos jugamos bien y dimos un buen espectáculo. Estoy contento de estar nuevamente en una final. Por momentos me sentí muy cómodo con mi saque", agregó.

El tenis argentino, que este año conquistó un solo título, el ATP 500 de Hamburgo que logró el correntino Leo Mayer, tendrá una doble apuesta de domingo, red de por medio: Schwartzman está en Amberes, bajo la sombra de Jo Wilfried Tsonga. En la escala a la finalísima, Peque le ganó al griego Stefanos Tsitsipas por 6-3 y 7-5 y se clasificó al tercer encuentro decisivo de su carrera. Schwartzman nunca enfrentó a Tsonga (17° y segundo preclasificado), que en la otra semifinal superó por 6-3 y 6-3 al belga Ruben Bemelmans. El francés, de 32, acumula 15 títulos. Un año atrás, Delpo se consagró en Estocolmo, mientras que Peque cayó en Amberes. La Torre superó al estadounidense Jack Sock por 7-5 y 6-1. Su anterior conquista había sido en 2014, cuando se quedó con el ATP de Syndey. Había sido definido como uno de los grandes regresos del año: llegó a estar en el puesto 1045 del mundo. Schwartzman, en cambio, no pudo con el francés Richard Gasquet: perdió por 7-6 y 6-1. Una temporada después, con la misma escenografía, alcanzaron la meta.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas