Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En el Gobierno se sintió el alivio por el debilitamiento de la desaparición forzada

Los indicios de que Maldonado murió ahogado liberó la presión sobre Gendarmería; evalúan reacción ante falsos testimonios

Domingo 22 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
Foto: Archivo

En medio de la conmoción por el caso, en el gobierno de Mauricio Macri convivían ayer las sensaciones de dolor y de alivio. La consternación era por la comprobación de la muerte trágica de Santiago Maldonado. El alivio se refirió a que los primeros resultados de la autopsia descartan la violencia y la desaparición forzada, lo cual descomprime la situación de la Gendarmería Nacional.

En la Casa Rosada predomina la hipótesis del ahogamiento accidental como producto de que Maldonado huía por la vera del río Chubut de los gendarmes tras el desalojo de la ruta 40 del 1° de agosto. Tras el primer peritaje, cerca de Macri presumen que se desmorona la denuncia del kirchnerismo y de la izquierda contra el Gobierno y la Gendarmería por "desaparición forzada".

Consultado por LA NACION, el ministro de Justicia, Germán Garavano, desestimó ese delito de lesa humanidad. "Los hechos van desmintiendo esas hipótesis", dijo. Y agregó: "Incluso si fuera ahogamiento se abre la hipótesis de algún tipo de accidente u otras hipótesis".

La consigna seguía siendo ayer la cautela y el respeto a la familia Maldonado. El alivio se percibió luego de que 55 peritos forenses y el juez federal Gustavo Lleral comprobaron que el cuerpo de Maldonado no tiene lesiones, tiene signos de ahogamiento, y habría permanecido en el agua al menos 60 días. El joven tatuador había desaparecido el 1° de agosto.

En lo más alto del Gobierno especulan que "la autopsia terminará de corroborar" el ahogamiento. También pronostican un cambio en la percepción social sobre las fuerzas de seguridad y consideran que se afianzó la confianza de los efectivos de las fuerzas federales y provinciales en los jefes políticos, clave para enfrentar al delito y al narcotráfico.

Según pudo saber LA NACION, luego de las elecciones legislativas de hoy, el Gobierno replanteará su estrategia respecto de los "aparatos de construcción de mentiras", tal como algunos ministros denominan al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y a otros organismos internacionales que los financian.

"Esperaremos que pasen las elecciones, y luego vamos a hacer cosas", dijo un alto funcionario. Se refería a medidas que se analizan para que no queden impunes los falsos testigos que alteraron la investigación y para abordar el conflicto mapuche en sí mismo, cuya cara visible es la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), con apoyo jurídico del CELS.

"No puede pasar más que la Prefectura tenga que rastrillar un río con un mapuche armado al lado en un gomón, o que la RAM se arrogue territorios sagrados como si no existiera el Estado", dijo un funcionario. El Presidente conversó en estas horas con sus principales colaboradores. "Se lo notó con dolor por el desenlace trágico y con alivio, dentro de la desgracia, por no existir signos de desaparición forzada y poder relevar de la sospecha a la Gendarmería", señalaron a su lado.

"Se supo la verdad, dan pena los K y la izquierda", dijo a LA NACION un íntimo de Macri. Otro funcionario se descargó: "La verdad triunfa. Cuando ganás la confianza de una institución te responden con la verdad".

En las tres fuerzas federales de seguridad y en las 24 policías provinciales se sintió la gratitud de oficiales y subalternos por el respaldo que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, le dio a la Gendarmería.

"Esto es fundamental para luchar contra el delito y el narcotráfico. El Presidente y la ministra le dieron dignidad y respeto a las fuerzas y ellas responden", dijo un ministro a LA NACION. "No se puede descabezar a los jefes como si fueran descartables para sacarnos nosotros el problema de encima", agregó.

"Teníamos 100% de convicción de que no había desaparición forzada y 99% de que no había pasado nada. Resistimos presiones y nos jugamos por una idea y por ellos", dijo otro macrista sobre la Gendarmería.

Garavano volvió a oficiar de vocero oficial. "El Gobierno valora que haya podido avanzar la Justicia y la autopsia se haya podido hacer total normalidad y garantías, con peritos de todas las partes", dijo el ministro de Justicia a LA NACION. "Resta saber qué paso y estos elementos van despejando las dudas, desmintiendo algunos dichos iniciales de gente que presentó testimonios que parecen haber sido falaces, mentiras que entorpecieron la investigación", dijo.

"Hay que ser muy prudentes, esperar que termine el peritaje, será la fiscal la que tendrá que evaluar los elementos de prueba y definir qué paso en esta trágica igual muerte de Santiago", agregó Garavano.

No obstante, observó que "el hecho de que no haya lesiones visibles" en el cuerpo "va desmintiendo lo que se dijo en un momento inicial, uno recordaba testimonios que decían que muchos gendarmes le pegaban a una persona y lo subían a una camioneta, hoy la verdad es que todos los elementos parecen claramente ya alejar esa hipótesis y la Justicia tendrá que avanzar tanto en una hipótesis accidental de ahogamiento como en otras hipótesis".

Te puede interesar