Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El costo de la visita de Francisco genera una fuerte polémica en Chile

El Congreso aprobó exenciones de impuestos para empresas que lo financien; críticas de sectores laicos

Lunes 23 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION

SANTIAGO, Chile.- Culmina la misa y el cura párroco pide poner atención a un video. En él se explica que para la visita del papa Francisco en Chile se requiere financiar, entre otras cosas, 2000 metros cuadrados de pantallas LED, 600.000 hostias, 3.000.000 de litros de agua, 3060 kilómetros de papamóvil y 4500 metros cuadrados de altar.

El jefe de la Iglesia Católica estará tres días en el país (15 al 18 de enero de 2018) y el costo de la gira sube a 18 millones de dólares: 6,5 millones los financia la Iglesia y el resto, el Estado, que entregará una cifra definitiva en 14 días más.

Finaliza el video y el sacerdote pide a los feligreses llegar a las próximas misas dispuestos a donar un día de sueldo para lograr la meta. "Con 400 pesos [menos de un dólar] por cada chileno mayor de edad, alcanzaría para financiar completa la visita del Santo Padre", anuncia. El llamado se repitió en todas las liturgias hace dos semanas.

La polémica fluyó rápido, porque paralelamente el Congreso chileno aprobó una ley para rebajar impuestos a las empresas que quieran auspiciar a Francisco y cuatro bancos dispusieron en las pantallas de sus cajeros automáticos avisos publicitarios: "Súmate para ser parte de la historia/Con solo 2000 pesos [unos 3 dólares] estarás aportando con la visita pastoral".

La Comisión Nacional a cargo de la gira lanzó la campaña de recolección de dinero incluso por WhatsApp. Se llama "Papa Francisco, yo lo invito" y se complementa con el aporte del Ejecutivo para logística y seguridad en la visita de Estado de Jorge Bergoglio, pues contempla mover a más de 4000 funcionarios públicos.

El mundo laico protestó públicamente cuando se conocieron los montos, primero porque consideran que no es una cifra "relativamente austera" como dicen los organizadores (la candidata presidencial Beatriz Sánchez, del Frente Amplio, dijo que es "abultada"); segundo, porque no conciben que alguien que predique la humildad y los peligros de la mercantilización, aparezca como una opción de cajero automático, y tercero, porque no encuentran justificación a la rebaja de impuestos. Argumentan que con todo el dinero, que equivale a 40.740 sueldos mínimos en Chile, se podría mejorar las pensiones o dar mayor cobertura en educación o salud.

La exención tributaria tuvo entre los diputados ocho votos en contra y 12 abstenciones, y la Comisión de Hacienda del Senado la aprobó en forma unánime.

Osvaldo Andrade, diputado socialista, fue uno de los que rechazó la ley. "No tengo ningún problema en que alguien quiera aportar, es una visita de un jefe de Estado, merece todas las condiciones para que ocurra y los particulares que quieran colaborar que lo hagan, pero me parece un despropósito que puedan tener una exención tributaria [de hasta cuatro mil millones de pesos chilenos, el costo total de la visita]. Encuentro inconsistente que el Estado termine pagando por los tributos que no pagan esos particulares", explica.

Javier Peralta, director ejecutivo de la visita del Papa a Chile, comenta que "más que el beneficio, la idea es tener un régimen tributario transparente".

"Sin el proyecto de ley, no se podría transparentar qué recursos quedan bajo esas donaciones. Además habrá una cuenta pública que está comprometida desde el inicio de la planificación de la visita y un auditor externo hará revisión de la contabilidad", señaló.

Rodolfo Olivera, pastor de la Iglesia Luterana en Valparaíso, valora que se transparente el costo y "que se pida abiertamente la colaboración".

"Por lo demás, creo que la visita del Papa les hace bien a millones de chilenos. Lo que sí se puede poner en tela de juicio, pero eso ya es un tema ético, es la adoración que se genera alrededor de una persona como representante de Dios en la Tierra. Nosotros [los luteranos] no tenemos culto a personas ni a ídolos ni a imágenes", señaló.

Hace un mes en Colombia, la visita del Papa costó 19,1 millones de dólares por cuatro días y hubo ingresos por 96 millones. La iglesia chilena ha dicho que tiene reunido el 15% de su parte y calcula que los fieles aportarán el 40%. El 92% de los recursos se destinará a los peregrinos (se esperan 400 mil extranjeros) y a la habilitación de espacios en las ciudades donde estará Bergoglio (Iquique, Santiago y Temuco). El resto es honorarios (5%) y costos de operación (3%). Si sobra irá a instituciones de beneficencia.

Sobre la polémica, Peralta piensa que "es saludable que se generen críticas, que la gente cuestione si vale la pena en lo que se va a usar el dinero, cuál es el beneficio, aunque es un intangible, un legado enorme imposible de monetizar".

En esta nota:
Te puede interesar