Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA De Stefano

Conocé Neolith, la nueva tendencia en revestimientos

Una piedra sinterizada que ofrece prestaciones jamas vistas y puede usarse en interiores o exteriores

Martes 31 de octubre de 2017 • 12:39
Puertas de alacena y mesada en Basalt Black
Puertas de alacena y mesada en Basalt Black.

Imagine un material con una resistencia superior, que prácticamente no necesita mantenimiento y que es anti-grafiti. Que permite contar con superficies continuas de gran extensión y un mínimo espesor. Que viene en una enorme variedad de colores y acabados, y que encima de todo es ecológico. Eso es Neolith, un material que además puede ser cortado a medida por cualquier marmoleria.

Neolith es una piedra sinterizada que se puede aplicar tanto a interiores como a exteriores: pisos, mesadas, parapetos, fachadas, baños y mobiliario. Y como tiene unas características físicas y mecánicas únicas, logra que su rendimiento supere ampliamente los estándares de mercado resistiendo a todo tipo de manchas, abrasiones, altas y bajas temperaturas y también a los rayos UV.

Fabricado a partir de diversos materiales granulados -provenientes del granito (que otorga dureza), del vidrio y del sílice (para sumar estabilidad química) y de óxidos naturales (que dan lugar a las diferentes tonalidades)-, Neolith trae consigo una tecnología pionera en la que reside el secreto de sus prestaciones: la sinterización. Se trata de un proceso que replica en unas pocas horas la forma por la cual se crean los pétreos a lo largo de miles de años y que básicamente consiste en someter a las materias primas a unas condiciones altísimas de temperatura y presión.

Baño en color barro
Baño en color barro.

Otra de las características de Neolith es que se presenta en grandes formatos: 3,2 por 1,6 metros es la medida de los módulos más grandes, lo que representa un tamaño industrial nunca antes visto y una cualidad muy buscada por los arquitectos, ya que contribuye a que las superficies se lean continuas minimizando las juntas y aportando además ventajas estéticas e higiénicas. A eso se suma su mínimo espesor (vienen placas de 3, 6 ,12 y 20 milímetros), lo que lo vuelve súper fácil de transportar y colocar y de lo más versátil en cuanto a sus posibilidades.

Es ese fino espesor el que justamente habilita a trabajar con módulos mucho más grandes. Mientras el mármol pesa 60 kilos y el porcelanato 30 kg por metro cuadrado, Neolith en 6 milímetros -que suele utilizarse para pisos y fachadas- solo 15 kg/m2, y el de 3 mm sólo 7 kg.

Revestimiento pared: Neolith Zaha Stone Silk Proyecto exposición Casa Decor 2017, diseñado por Decorazione Interiorismo (Madrid, España). Fotografía: Dámaso Pérez, Fototec..

La gama de colores es bien amplia y pueden además crearse tonos y formatos a medida según cada proyecto. Y los acabados son a la vez muy variados: más o menos pulidos, mate, rugosos o con diseños inspirados en elementos naturales como maderas, metales, tejidos y mármoles.

Neolith está alineado a todos los requerimientos de construcción verde: utiliza hasta un 50 por ciento de materias primas recicladas y es en sí ciento por ciento reciclable. De ahí que a partir de su uso las construcciones pueden sumar puntos LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), el sistema líder en certificación de edificios sostenibles.

En suma: hablamos de un novedoso material arquitectónico que combina lo mejor de las materias primas naturales con tecnología de última generación. Un aliado para ofrecer soluciones constructivas resistentes, durables, estéticas y de vanguardia.

Te puede interesar