Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Piden que vaya a juicio por homicidio doloso el médico que mató a un asaltante

El cirujano Lino Villar Cataldo insiste en que actuó en legítima defensa, pero la fiscal sostiene que el ladrón no lo amenazaba y que le tiró para recuperar su auto

Martes 24 de octubre de 2017
0
El frente de la casa del cirujano Villar Cataldo, en Loma Hermosa
El frente de la casa del cirujano Villar Cataldo, en Loma Hermosa. Foto: Archivo

Un juez de San Martín decidió que el cirujano que en agosto del año pasado mató de cuatro tiros a un ladrón que intentó robarle el auto frente a su casa, en Loma Hermosa, sea enjuiciado por homicidio doloso. Lo hizo al rechazar el pedido de sobreseimiento y de cambio de calificación presentado por la defensa, que considera que el médico Lino Villar Cataldo actuó en legítima defensa.

El juez de garantías Raúl Luchelli Ramos avaló así el requerimiento de elevación a juicio que había presentado la fiscal Diana Mayko, para que el imputado se siente en el banquillo de los acusados por la muerte de Ricardo Alberto "Nunu" Krabler, de 24 años. La pena prevista para el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego es de entre 10 y 25 años de prisión.

En la resolución -citada por la agencia de noticias Télam-, el juez Luchelli Ramos rechazó un pedido de sobreseimiento y el cambio de calificación a "legítima defensa" hecho por el abogado Diego Szpigiel. Además, dispuso que se acepte como particular damnificada a Silvia Krabler, la madre del ladrón muerto en el hecho.

Szpigiel informó a Télam que apeló la decisión ante la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Martín y adelantó que en caso de que la causa llegue a la instancia de debate pedirá que el médico enfrente un "juicio por jurados".

Lino Villar Cataldo, médico cirujano
Lino Villar Cataldo, médico cirujano.

"El juez lo manda a juicio porque considera que se da un cuadro de duda que debe resolverse en la etapa de juicio. Para la legítima defensa hay algunos puntos esenciales. La agresión ilegítima del ladrón el juez la da por probada; la falta de provocación de Villar Cataldo también la da por probada. Pero en el tema de la inmediatez y la racionalidad del medio empleado, entiende que se da una situación de duda razonable y que el lugar donde se debe dilucidar la cuestión es en un juicio", explicó Szpigiel.

Con respecto al cambio de calificación que había propuesto, el defensor señaló que el juez "lo rechazó porque dice que como no está en juego la libertad, no se tiene que abocar a resolverlo".

Si bien tanto en la causa como públicamente Villar Cataldo siempre declaró que había corrido riesgo su vida y por eso había tenido que matar al ladrón, la fiscal Mayko nunca le creyó y así lo dejó plasmado en su dictamen: "Cuando el encartado decidió disparar contra Krabler ya no estaba en riesgo su vida, sino sólo el derecho de propiedad que tenía respecto de un automóvil asegurado. Su conducta entonces devino desmedida, puesto que en su afán de retener su automóvil ha afectado el bien jurídico de más valor, es decir, la vida. No resulta necesario ni racional ultimar al ladrón para recuperar el botín".

Contrapunto

El hecho ocurrió el 26 de agosto de 2016, minutos antes de las 20, cuando el médico se retiraba con su Toyota Corolla del consultorio de la calle Ombú 6865, de Loma Hermosa, y fue abordado por Krabler.

Según consta en el expediente, el asaltante le dio un culatazo en la cabeza al cirujano, se subió al vehículo con intenciones de robarlo y terminó muerto dentro del vehículo, alcanzado por cuatro balazos disparados por el médico con una pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros.

Mayko realizó en su dictamen un contrapunto entre la versión de los hechos que dio Villar Cataldo y los peritajes y pruebas recogidas en el expediente, que contradicen el descargo del imputado.

Uno de los puntos claves de la acusación está relacionado con el lugar donde fue hallado el pistolón (sin balas) que portaba Krabler: debajo de su propio cuerpo.

Villar afirmó que había tenido que disparar porque luego de sacarlo del auto y haberle arrollado las piernas con el vehículo, el delincuente sacó el arma por la ventanilla y le gritó: "¡Te voy a matar, hijo de puta!".

La fiscal sostiene que "esta secuencia no ha tenido lugar en la realidad". Afirma que "es imposible que Krabler le hubiese estado apuntando a través de la ventanilla del conductor" porque, en tal caso, al recibir los disparos "el arma debería haber sido hallada en el pavimento" y no debajo del cadáver.

El médico declaró que siempre que sacaba el auto, "por seguridad" dejaba en el cantero de la reja de la vivienda su pistola, pero la fiscal cree que el médico ya la tenía consigo cuando quisieron robarle.

Lino Villar Cataldo

Médico cirujano

El 26 de agosto de 2016 sufrió un asalto en la puerta de su casa; cuando el ladrón intentaba escapar con su auto, le disparó y lo mató. Él dice que fue en legítima defensa; para la fiscal, fue un asesinato

Una ONG hizo un pedido en favor del imputado

La Asociación Civil Usina de Justicia presentó el 12 de este mes un amicus curiae en la causa contra el médico Lino Villar Cataldo, con el objetivo de "manifestar su opinión en la materia, a través de aportes de trascendencia".

La presidenta de la ONG, Diana Cohen Agrest, sostuvo que en la causa caratulada como "homicidio agravado por el uso de arma de fuego", que prevé una pena de 10 a 25 años de prisión, "Cataldo estuvo privado de su libertad por varios días hasta que el juez de Garantías N° 2 de San Martín, Lucas Oyhanarte, le concedió la excarcelación por presentar problemas de salud y al comprobar la falta de antecedentes penales".

En la presentación, la Asociación Civil Usina de Justicia argumentó por qué se está frente a un caso de "legítima defensa" y no ante un homicidio, tal y como sostiene la fiscal Diana Mayko, además de señalar "la gravedad social de invertir el rol de la víctima por el victimario".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas