Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Temer deja atrás las tormentas y empieza a focalizarse en mejorar su legado

Todo apunta a que la Cámara baja rechazará hoy la segunda denuncia de corrupción que tiene, la última amenaza tras un año agitado; luego se despejaría el camino para apostar a una agenda positiva

Miércoles 25 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Temer, anteayer, en un encuentro con embajadores
Temer, anteayer, en un encuentro con embajadores. Foto: DPA

RÍO DE JANEIRO.- Tras varias situaciones de riesgo, el horizonte comienza aclararse para Michel Temer esta semana. En una votación en el plenario de la Cámara de Diputados hoy, se espera que el presidente brasileño consiga el respaldo suficiente para enterrar la segunda denuncia por corrupción en su contra, decisión que le dejaría libre el camino para definir un legado en el último tramo de su polémico mandato.

"Desde que asumió el poder, el año pasado, a través del controvertido impeachment a Dilma Rousseff, el gobierno de Temer se debilitó mucho con sus políticas de ajuste económico y las acusaciones de corrupción que erosionaron su imagen hasta llegar ahora a apenas el 3% de popularidad", resaltó a LA NACION David Fleischer, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Brasilia, para quien el político del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) quedó en una posición de "pato rengo" y le será difícil cambiar la mala percepción que tiene en la sociedad.

Después de todo, se convirtió en el primer presidente brasileño en ser acusado de corrupción durante su mandato por la Procuraduría General de la República; y no una vez, sino dos. La primera denuncia -por corrupción pasiva- ocurrió en junio y, después de dos meses de arduas negociaciones con sus aliados, en agosto consiguió que la Cámara baja rechazara la acción penal vinculada al escándalo de sobornos del frigorífico JBS.

Ahora, todo indica que Temer también tiene el apoyo necesario para frenar la segunda denuncia, presentada en septiembre, por asociación ilícita y presunto intento de obstrucción de la justicia, en la que están asimismo incluidos algunos de sus principales asesores, todos miembros del oficialista PMDB.

Para que prospere la demanda que acusó a los jerarcas pemedebistas de haber recibido coimas de JBS y de intentar comprar el silencio de potenciales delatores arrepentidos, se requeriría del voto favorable de dos tercios de los diputados, es decir, 342 de un total de 513. Entonces, el presidente sería obligado a dejar su cargo mientras lo juzga el Supremo Tribunal Federal. Pero ese escenario es desde hace varias semanas muy poco probable.

Aun cuando mantiene una pelea con el presidente de Diputados, su correligionario Rodrigo Maia, Temer hizo gala de su habilidad para los tejemanejes políticos tras bambalinas y logró la garantía de que la mayoría de la cámara lo respaldará.

En el camino, volvió a prometer cargos y recursos a los socios de su coalición y llegó a ceder posturas en cuestiones como una redefinición del trabajo esclavo para contentar a la bancada rural o de postergar la licitación de aeropuertos para calmar a los grupos antiprivatizaciones. Además, intervino personalmente para evitar la suspensión en el Senado del senador Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), uno de los aliados estratégicos del Palacio del Planalto, acusado también de cobrar coimas de JBS. Anteanoche, el presidente volvió a reunirse con los líderes de los partidos de la alianza que lo sostiene para asegurarse de que no haya traiciones de último momento.

Una vez que pase este obstáculo final -al menos con las revelaciones que hay hasta el momento-, Temer pretende dedicar su tiempo a generar una agenda positiva para consolidar el crecimiento económico que empezó a sentirse en los últimos meses después de las polémicas reformas (congelamiento de los gastos públicos, flexibilización laboral) que el gobierno aprobó para salir de la profunda recesión de los últimos dos años. Ya se logró reducir considerablemente la inflación (3%) y la tasa de interés (8,25%), y el ministro de Economía, Henrique Meirelles, pronostica que a este ritmo el PIB se expandirá entre el 0,5 y el 0,7% este año, y que en 2018 alcanzará el 3%.

La gran cuestión que queda pendiente es la tan anunciada reforma previsional, que despierta fuertes resistencias, y sin la cual es poco factible que haya un incremento sustancial de las inversiones y por lo tanto una esperada creación de empleos (hoy el desempleo está en torno al 13%).

"Con el desgaste que ha tenido Temer es muy difícil que logre aprobar la reforma previsional antes del fin de su mandato. El mundo político empezó a entrar en la campaña para las elecciones de octubre de 2018 y ningún partido se jugará su destino con un tema tan controvertido", indicó Fleischer.

En la carrera hacia los comicios del próximo año ya se prevé que estarán el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores, PT), si es que antes no es condenado en segunda instancia por corrupción; el diputado derechista Jair Bolsonaro, un ex militar que aún tiene que encontrar un partido que lo acepte; y el ex gobernador de Ceará Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT). Todavía hay que esperar para ver qué sucede con otras eventuales candidaturas, como las de los socialdemócratas Geraldo Alckmin, gobernador del estado de San Pablo, y João Doria, alcalde de la ciudad de San Pablo; la de la ecologista Marina Silva (Red Sustentabilidad), y los independientes Joaquim Barbosa (ex presidente del Supremo Tribunal Federal) y Luciano Huck (archipopular presentador televisivo de la cadena Globo).

Una votación clave

Inmunidad: Temer enfrenta hoy en el Congreso la votación que decidirá si se le levanta la inmunidad para que la Corte Suprema juzgue las denuncias formuladas en su contra

Acusaciones: El presidente está acusado por la fiscalía de "asociación criminal" y "obstrucción de la justicia"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas