Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una jueza de la Corte suspende la polémica medida que flexibiliza el control del trabajo esclavo

Los cambios los impulsa el bloque ruralista de la Cámara baja, aliado del presidente Temer

Miércoles 25 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION

RÍO DE JANEIRO (De nuestro corresponsal).- Luego de una fuerte ola de críticas de organismos nacionales e internacionales defensores de los derechos humanos, una jueza del Supremo Tribunal Federal brasileño suspendió los cambios adoptados por el gobierno de Michel Temer para redefinir el trabajo esclavo y dificultar su punición.

La semana pasada, el jefe del Estado había introducido polémicas modificaciones a las normas que caracterizaban el empleo "en condiciones análogas a la esclavitud": sólo sería considerado trabajo esclavo cuando hubiese uso de la coacción, existiera cercenamiento de la libertad de movilidad del trabajador o éste fuese obligado a trabajar bajo seguridad armada o por la confiscación de sus documentos personales.

Hasta entonces, eran consideradas también las jornadas laborales exhaustivas en condiciones degradantes.

Asimismo, se pretendió acabar con la divulgación de la llamada "lista sucia" de empresas que recurrían a estas prácticas y que cada año era publicada por un equipo técnico que fiscalizaba las condiciones de empleo en todo el país.

Según las nuevas reglas, la nómina sólo sería revelada si así lo decidiera expresamente el Ministerio de Trabajo.

Por otra parte, también se suprimieron las multas, indemnizaciones y cargas laborales que debían pagar los empleadores incluidos en la "lista sucia".

Sin embargo, la jueza de la Corte, Rosa Weber, dictó una medida cautelar que suspendió los cambios de legislación hasta que el plenario del Supremo Tribunal Federal se exprese al respecto.

Aceptó así un recurso presentado por el partido Red Sustentabilidad que alegaba la inconstitucionalidad de las medidas. Por su parte, la Confederación Nacional de las Profesiones Liberales (CNPL) también había solicitado que se declarara inconstitucional la norma al argumentar que la medida "restaura la esclavitud bajo ropajes modernos".

Para la magistrada, la "esclavitud moderna" es más sutil y el cercenamiento de la libertad puede ser generado por limitaciones económicas y no necesariamente físicas.

"El acto de privar a alguien de su libertad y de su dignidad, tratándolo como una cosa y no como persona humana, es repudiado por el orden constitucional ya sea que se realice mediante coacción, por la violación intensa y persistente de sus derechos básicos o incluso del derecho al trabajo digno", resaltó Weber.

Los cambios en la normativa del trabajo esclavo eran largamente impulsados por el sector agropecuario, que tiene un gran poder político en el Congreso a través de la llamada "bancada rural".

Temer quiso congraciarse con ese grupo a cambio de garantizarse su apoyo para anular hoy el avance en la Cámara de Diputados de la segunda denuncia por corrupción en contra del Jefe del Estado.

El gobierno espera ganar holgadamente la votación que decidirá hoy si las acusaciones de "asociación criminal" y "obstrucción de la justicia" que pesan contra el mandatario deben ser analizadas por la Corte Suprema o congeladas hasta el fin de su mandato.

En esta nota:
Te puede interesar