Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Era cabo de la Federal y en sus días libres integraba una banda de secuestradores

El agente fue atrapado, junto con dos cómplices, tras raptar a un zapatero en el estacionamiento de un centro comercial ubicado en La Tablada; la víctima fue liberada tras un operativo policial

Miércoles 25 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El automóvil utilizado para el secuestro había sido robado en septiembre del año pasado en Avellaneda
El automóvil utilizado para el secuestro había sido robado en septiembre del año pasado en Avellaneda. Foto: Policía Bonaerense

Rodrigo Chávez se desempeñaba como cabo de la Policía Federal Argentina (PFA) desde 2009. Prestaba funciones en la delegación Mercedes de esa fuerza de seguridad. Pero después de su último franco de servicio no volvió a su trabajo. Desde el último fin de semana está en un calabozo acusado de haber participado en La Matanza en la privación ilegal de un zapatero de nacionalidad paraguaya, que finalmente fue liberado sin que existiera una llamada para exigir un rescate. Así lo informaron fuentes de la policía bonaerense.

La PFA hizo referencia al arresto en un comunicado de prensa donde se afirmó: "Hechos como éste afectan el prestigio de esta fuerza y atentan contra los principios morales básicos que rigen la conducta de sus integrantes, quienes a pesar de estos indeseables elementos [sic] redoblan constantemente sus esfuerzos para luchar día a día contra el delito aun a riesgo de sus propias vidas".

Todo comenzó anteayer, cuando un ciudadano paraguayo dedicado al rubro de la zapatería fue sorprendido por tres delincuentes en la playa de estacionamiento de la sucursal La Tablada, en La Matanza, de una cadena de venta de artículos para el hogar y materiales para la construcción.

Los ladrones obligaron a la víctima a subirse a un automóvil. Su vehículo, un Peugeot 405, donde tenía $ 31.000, quedó en la playa de estacionamiento del centro comercial, en Camino de Cintura y Crovara. "Aparentemente el comerciante fue interceptado cuando estaba por subirse a su vehículo", sostuvo una fuente policial que participa de la investigación.

La situación fue observada por una persona que llamó al número de emergencias 911. En ese momento comenzó un operativo de búsqueda encabezado por personal de la policía local y uniformados de la Jefatura Departamental de La Matanza.

"Durante el operativo cerrojo se pudo ubicar el automóvil cuando circulaba por el Camino de Cintura, cerca de la rotonda de La Tablada, y tras un breve seguimiento fue interceptado a la altura del río Matanza. En ese instante, la víctima descendió rápidamente del vehículo y se puso a resguardo con los uniformados, quienes apresaron a los tres sospechosos", se explicó en un comunicado de prensa de la policía bonaerense.

Foto: LA NACION

Los agentes secuestraron la pistola reglamentaria del cabo Chávez, cuatro cargadores completos, municiones, una luz utilizada para señalar la presencia de policías a bordo de un vehículo no identificado, un chaleco de transporte, una gorra con la inscripción "PFA" y seis teléfonos celulares, agregaron voceros del caso.

El automóvil donde estuvo privada de la libertad la víctima tenía pedido de secuestro desde el 20 de septiembre del año pasado. Había sido robado en jurisdicción de Avellaneda. Pocas horas después de la detención del uniformado, las máximas autoridades de la PFA desafectaron de sus funciones al cabo Chávez, "al tiempo que se instruyen actuaciones disciplinarias para juzgar su conducta".

Si bien no informaron cifras exactas, fuentes oficiales afirmaron que en lo que va del año fueron "pocos" los integrantes de la PFA detenidos y separados de la fuerza por estar involucrados en hechos delictivos.

El caso en el que está detenido Chávez, de 30 años, quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 9 de La Matanza.

Los investigadores policiales y judiciales intentan determinar si la víctima fue privada de su libertad con la intención de pedir un rescate a cambio de su libertad, es decir, un secuestro extorsivo, o si el objetivo de los delincuentes era otro.

Estadísticas

En el último informe elaborado por la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), conducida por Santiago Marquevich, se informó que en septiembre pasado hubo diez hechos de esta modalidad delictiva.

La mayoría de los secuestros ocurridos el mes pasado, según el informe de la Ufese, sucedieron en la jurisdicción de la justicia federal de Lomas de Zamora; uno en Rosario, otro en Hurlingham, otro en Quilmes y el último, en la ciudad de Buenos Aires. En el 75 por ciento de los casos fueron raptados hombres.

Una de las organizaciones que operaban en el conurbano bonaerense y pudieron ser desbaratadas era conocida como La Banda del Monoblock 19. Ese grupo se encuentra investigado por alrededor de veinticinco secuestros extorsivos en distintas zonas del conurbano bonaerense y de la ciudad. Sus integrantes fueron procesados en 12 de esos secuestros, investigados en las jurisdicciones federales de la Capital Federal, Morón, Lomas de Zamora, San Isidro y Campana.

"En algunas causas ya se requirió elevación a juicio y otras están en trámite", explicaron calificadas fuentes judiciales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas