Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Holan nunca será el mismo

Jueves 26 de octubre de 2017
LA NACION
0

Ariel Holan dijo que la vida le cambió cuando Independiente se fijó en él. Hincha de los más fanáticos del club de Avellaneda, hasta de los que guardan los cantitos en el teléfono celular, nunca pensó que la expresión sería tan literal. La situación deportiva venía bastante bien hasta que la angustia disfrazada de barra brava lo tomó por asalto a toda velocidad en el acceso Sudeste. Holan ya no es el mismo. Y nunca lo será mientras su trabajo siga siendo la dirección técnica de un equipo de fútbol.

El DT de Independiente tiene ahora una compañía indeseada, pero necesaria: vive custodiado. Su familia, también. No les queda otra mientras sientan como una sombra el acecho y la extorsión de esos delincuentes que se hacen llamar hinchas. El entrenador habla seguido con abogados y hasta se empapó de los términos jurídicos más enredados. Jamás lo hubiera pensado, pero es lo que le toca atravesar en medio de un fútbol al que los dirigentes utilizan para sus negocios y manejos personales en cualquier rubro. Holan debe sentirse preso. Y todo por dirigir al equipo que ama.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas