Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huracán goleó a un Lanús alternativo y se acercó a Boca

Wanchope Ábila (2), Romero Gamarra y Mariano González anotaron los tantos para el conjunto de Alfaro, que escolta a los xeneizes junto con Unión

Sábado 28 de octubre de 2017 • 09:00
SEGUIR
PARA LA NACION
  |  
HuracánHuracán

-

P
LanúsLanús

-

P
0

El festejo de Romero Gamarra, autor del segundo tanto
El festejo de Romero Gamarra, autor del segundo tanto. Foto: FotoBAIRES

Ser o no ser. Estar o no estar. La duda hamletiana, válida para innumerables conjeturas suele ser sinónimo de catástrofe en el fútbol. Sin estar no hay manera de ser, aunque se intente guardar las apariencias. Lanús aparentó estar en el Palacio Ducó. Hubo un equipo vestido de granate con rasgos idénticos al habitual, pero todos saben que su cabeza, su cuerpo y su espíritu solo apuntan a la semifinal de la Libertadores.

Huracán, en cambio, no tiene tiempo ni espacio para las distracciones. Gustavo Alfaro está en período de reconstrucción y por ahora solo piensa en afirmarse, sumar y olvidar el fatídico promedio.

Miguel Brindisi, uno de los grandes cracks de la historia del Globo recibió un homenaje del club al cumplirse 50 años de su debut en Primera. Lo saludó con enorme afecto la hinchada y lo premió el equipo con una goleada como aquellas que repartía el elenco campeón del 73, cuando el 8 comandaba las acciones. Aclaremos: hablamos del resultado, no de las formas.

Alfaro prefiere otros métodos. Asentarse en la firmeza y la fiereza de los de atrás, el trabajo de Bogado y Calello en el medio y confiar en el afán guerrero de Ábila arriba. Nada del fútbol pulco, casi académico, que plantea Lanús sin importar quienes jueguen. Lo de Huracán es más práctico que vistoso, más directo que atractivo.

Pero como los resultados son buenos, la gente lo agradece. El mismo plateísta veterano que se rompió las manos aplaudiendo a Brindisi y todo lo que representa se retiraba diciendo "muy bien, jugamos muy bien", aunque la pelota le hubiera pertenecido a Lanús y la primera secuencia de pases que invitase a los olés apareciera en el 85, con el 4-0 puesto.

Lo cierto es que Huracán hizo lo suyo mejor que bien y no tiene nada que reprocharse. No es responsabilidad suya que Lanús tenga la mente y la tensión competitiva en otro lado, que se olvide de las áreas y no le emboque al arco rival ni de penal (Denis tiró uno a las nubes).

Tampoco de que técnicos y jugadores a veces tiendan a olvidarse que es sobre esta clase de triunfos, y de derrotas, que se escriben las historias de los equipos.

El resumen del partido

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas