Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco restaurantes que le dan otra vuelta a la cocina

En Estados Unidos, Islandia, Nueva Zelanda, Suiza e incluso la Argentina, estos restaurantes giratorios no sólo ofrecen exquisitos menúes sino también inmejorables vistas de 360°

Desde el restaurante se pueden disfrutar vistas hermosas del Nahuel Huapi y las montañas
Desde el restaurante se pueden disfrutar vistas hermosas del Nahuel Huapi y las montañas.
Domingo 29 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

1 Estados Unidos. La Aguja del Espacio, Seattle

Este restaurante de Seatle gira a más de 150 metros de altura
Este restaurante de Seatle gira a más de 150 metros de altura.

Luego de un primer intento en Dortmund (Alemania) y en un shopping de Honolulu en las islas Hawai, a fines de los años 50, el primer restaurante giratorio presentado como una atracción fue el de la Space Needle, el icónico edificio construido para la Exposición Universal de 1962 en Seattle. Desde ese año, las mesas del restaurante SkyCity giran a más de 150 metros de altura, lo suficiente para disfrutar una vista sin igual sobre la ciudad de Microsoft y Amazon, pero también sobre las montañas cercanas. Entre ellas se destaca la imponente masa del volcán Rainier.

2 Islandia. Perlan, Reykjavik

En islandés el nombre del complejo significa La Perla. Fue construido sobre un gigantesco tanque de agua cálida geotermal. Desde su apertura, hace un par de décadas, se ha convertido en una de las principales atracciones de la pequeña capital nórdica. Además de restaurante también es un museo y una plataforma de observación. Actualmente se puede ver una exhibición interactiva sobre glaciares y entrar dentro de la réplica de una cueva de hielo realizada con cientos de toneladas de nieve. El restaurante se encuentra debajo de la cúpula vidriada. Se llama Út í bláinn, que quiere decir en español Dentro del Azul. Es un excelente apostadero para ver el sol rozar el horizonte durante varias horas en verano y las auroras boreales en invierno.

Su nombre significa La Perla. Está construído sobre un tanque de agua geotermal y en el invierno es un excelente apostadero para ver las aureolas boreales
Su nombre significa La Perla. Está construído sobre un tanque de agua geotermal y en el invierno es un excelente apostadero para ver las aureolas boreales. Foto: Shutterstock

3 Argentina. Confitería del Cerro Otto, Bariloche

Es uno de los emblemas del Circuito Chico, al igual que el Llao Llao y la aerosilla del cerro Campanario. El piso de la confitería va girando lentamente para dejar a los comensales el tiempo de admirar el hermoso paisaje que forman las montañas y el Nahuel Huapi. Se puede llegar a la confitería en auto, pero es mucho más divertido hacerlo a bordo del teleférico. El complejo ofrece varias actividades además del restaurante: una galería de arte con réplicas de obras maestras de Miguel Ángel, una discoteca, un microcine, tiendas y sesiones de fotos con perros San Bernardo. En invierno se agrega el encanto de la nieve y la posibilidad de hacer bajadas en trineo y caminatas con raquetas. En verano los mismos senderos se convierten en circuitos de caminatas hasta un funicular, un puente colgante y una cabaña de espejos deformantes.

4 Suiza. Kuklos y Allalin con vista a los Alpes

El país alpino es una tierra de predilección para los restaurantes giratorios panorámicos. En la estación de deporte de invierno de Leysin, el bien nombrado Kuklos (rotación en griego) gira sobre sí mismo en una hora y media; el tiempo suficiente para un almuerzo y para admirar desde una altura de más de 2000 metros las cumbres del Eiger, del Matterhorn, de las Dents du Midi y del Monte Blanco. En otra estación, la de Saas-Fee, se encuentra el edificio de este tipo más alto del mundo: está a 3500 metros de altura bajo la cumbre del Allalin. La vista sobre los Alpes es incomparable y con tiempo claro se ven hasta los suburbios de Milán en Italia. Se accede al restaurante por medio de varios medios de elevación y entre ellos un funicular subterráneo considerado como el subte más alto del mundo. En invierno como en verano, un pabellón de hielo y una cueva dentro de un glaciar esperan a los visitantes. Para la anécdota, un tercer restaurante giratorio suizo, el Pitz Gloria, aparece en una aventura de James Bond.

5 Nueva Zelanda. Orbit 360, Auckland

La Sky Towers tiene 328 metros de altura desde donde se ve toda la ciudad de Auckland
La Sky Towers tiene 328 metros de altura desde donde se ve toda la ciudad de Auckland.

Al momento de su inauguración a fines del siglo pasado, la Sky Tower era la construcción más alta del hemisferio sur, con 328 metros de altura. Desde su restaurante panorámico giratorio, el Orbit 360, se ve toda la ciudad, sus islas, sus bahías y las colinas vecinas. Su carta es selecta y su ambiente de lujo. Se requiere una vestimenta formal para poder ingresar. Hay otro restaurante un piso más arriba, a casi 200 metros de altura, el Sugar Club. En el mismo nivel de la torre está la plataforma del sky-jump. Es una versión urbana de bungee jumping, pero el salto está guiado por cables para que el saltador no se choque contra la torre a causa de las ráfagas de viento.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas