Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Detienen al jefe de la seccional de Coronel Pringles por exigir dinero a cambio de protección

Está acusado de extorsión e incumplimiento de deberes; con él fueron apresados un subcomisario y un sargento; la causa se inició con una llamada y un mail a Asuntos Internos

Viernes 27 de octubre de 2017
SEGUIR
Corresponsalía La Plata
0

LA PLATA.- Una vez más, las mafias que anidan en la policía bonaerense cobraron protagonismo: la Justicia detuvo al jefe de la policía de Coronel Pringles y a otros dos oficiales, acusados de pedir coimas a propietarios de discotecas y a comerciantes del partido de Puan, en el sur de la provincia. Imputados por los delitos de extorsión e incumplimiento de los deberes de funcionario público, quedaron a disposición de la jueza de Garantías Nº 1 de Bahía Blanca, Gilda Stemphelet.

La investigación comenzó con una llamada y un mail anónimos a la Auditoría General de Asuntos Internos. Advertían que en Puan se les exigía a los comerciantes una suma fija a cambio de custodia. Al dueño de un boliche le habrían exigido 5000 pesos por fin de semana.

El denunciante señaló que coordinadores de la organización a jefes de la policía local, en connivencia con familiares y amigos, habrían encargado realizar "aprietes" y pedidos de coimas.

"Nos llegó una denuncia anónima el 14 de diciembre de 2016. En ella se señalaba a personal de la policía local como parte de una banda dedicada a pedir dinero a comerciantes. Se abrieron un sumario y una investigación interna y se remitieron las actuaciones a la justicia de Bahía Blanca", dijo a LA NACION el auditor general Guillermo Berra.

En los tribunales de Bahía Blanca se continúa con la investigación, que ayer arrojó las primeras tres detenciones: durante la mañana, un escuadrón de la Gendarmería detuvo al jefe de Coronel Pringles, subcomisario Germán Streitenberger, y a sus subalternos, el subcomisario Martín Aguilar y el sargento Franco Andrada Zurita.

El subcomisario Streitenberger fue trasladado a Bahía Blanca, donde será indagado. Los tres uniformados fueron suspendidos y desafectados de la fuerza. La seccional quedó interinamente a cargo del subcomisario Alexis Lucero.

Mafias en distintos frentes

Desde el comienzo de la actual gestión la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial se propuso combatir las mafias policiales que operan en distintos frentes y cuyas acciones se traducen en pedidos de coimas, enriquecimiento ilícito, apremios ilegales e incluso narcotráfico.

Entre el 10 de diciembre de 2015 y el 15 de este mes, Berra y sus auditores iniciaron 16.410 sumarios, apartaron a 6953 policías, suspendieron a otros 1525 y pidieron la detención, en distintas causas penales, de 506 efectivos. Además, iniciaron 300 sumarios a jefes de mediano y alto rango por enriquecimiento ilícito.

"Lo que se trata de demostrar es el modus operandi de la policía para cobrar coimas o para extorsionar a comerciantes, como en este caso de Puan. Ahí también hubo problemas con la administración de horas adicionales que se otorgaron y nunca se hicieron", dijo Berra.

Es un problema extendido en la fuerza de seguridad. El caso de Coronel Pringles se suma a una larga lista de hechos en los que estuvieron involucrados policías bonaerenses en distintas partes de la provincia. El último se produjo el mes pasado en La Plata. El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, intervino la comisaría 1» y desafectó a siete policías acusados de integrar una banda de uniformados dedicada a estafar al Estado a través del pago de horas adicionales que, en realidad, no se cumplían.

Los auditores de Berra, luego de allanar la dependencia policial platense, encontraron 800.000 pesos dentro de la caja fuerte del comisario Pablo Fernando Orgóñez, quien afirmó que ese dinero "retenido" estaba destinado al pago de las horas de Policía Adicional (Polad) de los uniformados que prestan servicio en la seccional.

Fuga de un instituto juvenil

Cuatro adolescentes que estaban recluidos en un instituto de recepción de menores de Lomas de Zamora se fugaron tras limar los barrotes de las ventanas de dos celdas. Ocurrió ayer, a las 7.30; la evasión fue constatada por el director del establecimiento durante una recorrida de rutina para contar a los menores. En la madrugada se fugaron 4 presos del instituto de menores de Lomas cortando rejas en dos celdas. Entre ellos hay un condenado por homicidio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas