Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La defensa de Boca pasó de ser el punto débil a afianzarse con solidez

El equipo xeneize encontró este semestre la seguridad en la última línea que no tuvo en la primera parte del año; los números del cambio

Viernes 27 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Leonardo Jara, uno de los más bromistas del grupo, se afianzó como lateral derecho; Fabra mejoró en el otro lateral
Leonardo Jara, uno de los más bromistas del grupo, se afianzó como lateral derecho; Fabra mejoró en el otro lateral. Foto: FotoBAIRES

Boca encontró en este semestre toda la solidez defensiva que no tuvo en la primera parte del año, y los números lo evidencian: en nueve encuentros oficiales (seis de la Superliga y tres de la Copa Argentina), el equipo de los Barros Schelotto recibió sólo dos goles, uno en cada competición.

La única incorporación para la zona fue la de Paolo Goltz , pero más allá del aporte del ex Huracán y Lanús, y del rol fundamental de Wilmar Barrios (nexo necesario entre la línea de cuatro y el medio campo), el muy buen presente de la última línea puede explicarse a través del rendimiento de cada uno de sus protagonistas. La sana competencia interna que propone el cuerpo técnico obliga a todos a dar lo mejor de sí, tanto en la semana como en los días de partido.

El lateral derecho parece tener nombre y apellido: Leonardo Jara . El ex Estudiantes se apropió de la banda derecha gracias a su trabajo silencioso y su perseverancia, y relegó a Gino Peruzzi, recuperado de su bajón anímico y a la espera de una revancha. Según datos de Opta, al cabo de las seis primeras fechas de la Superliga, Jara, que jugó todos los partidos, dio una asistencia, generó cuatro situaciones de gol, es el séptimo hombre xeneize que más pases dio (214) y recibió apenas una amonestación.

"El lateral de Boca debe defender, pero también pasar al ataque; la competencia con Peruzzi es sana, nos respaldamos mutuamente"
Leonardo Jara

Goltz ratifica cada día que fue un gran acierto su incorporación, a pesar de que, en las negociaciones previas, sus 32 años no terminaban de convencer a la dirigencia, por su baja chance de reventa. El ex hombre de Huracán y Lanús le aportó toda su jerarquía a la zaga central, que comparte con Lisandro Magallán . Su voz de mando y su constante deseo de autosuperación potencian y les eleva la vara a sus compañeros. "Su llegada es todo lo que puede resumir la palabra refuerzo. Suma tener en el fondo a un jugador de tanta experiencia", le reconoció Magallán a LA NACION, en una reciente entrevista.

Justo el N° 6 consiguió en el último tramo del torneo pasado lo que no había podido lograr en sus dos etapas anteriores en el club: afianzarse. En el comienzo de esta nueva temporada, su evolución continuó. El platense es el que más despejes realizó en estas seis jornadas (suma 47) y el cuarto que más pases entregó (290). Y desde que Guillermo lo puso como titular frente a Huracán, nunca más salió. En lo que va de 2017 lleva jugados 14 encuentros consecutivos, y ya superó la cantidad de presencias que había tenido en años anteriores. En 2013 y en 2014 había disputado 11 juegos, en 2015 sólo uno, y en 2016 apenas dos minutos frente a San Lorenzo.

"Lisandro le aporta al equipo mucha seriedad y responsabilidad. Es un jugador muy inteligente, que supo esperar su momento y aprovecharlo. Es fuerte y rápido en el mano a mano. Aporta muchísimas cosas desde atrás y lo veo muy bien", lo elogió Guillermo ante la consulta de la nacion. Compañero suyo en Gimnasia, fue el propio Barros Schelotto el que le había recomendado a Boca que lo incorpore, en 2012.

Así como del lado derecho Jara está afirmado, el nombre de Frank Fabra parece estar tallado en el lateral izquierdo. El colombiano supo imponer su estilo de juego, ese que al principio era mirado de reojo por el cuerpo técnico, y por el cual a mitad de año estuvo cerca de emigrar.

Ahora, Fabra no sólo es uno de los grandes protagonistas de las acciones ofensivas que el equipo de la Ribera construye por la izquierda, sino que también está afirmado como pieza defensiva.

Aunque en Paraná, contra Patronato, también realizó un partido muy bueno, tal vez su noche perfecta fue en Liniers, hace unas semanas, durante el 4 a 0 a Vélez. Fabra fue impasable en la marca, y a la vez indomable en ataque. Primero contribuyó para abrir el marcador con una corrida de 87 metros que culminó con un centro suyo para que Darío Benedetto empujara el balón a la red casi debajo del arco, y más tarde decoró el resultado con una precisa definición sobre el final del partido.

Además, Fabra lleva, hasta aquí, cinco asistencias en el ciclo Barros Schelotto y está tercero en ese rubro, sólo superado por Cristian Pavón, con 11, y Carlos Tevez, con 7, y cuenta con cinco gritos propios. Sólo en la Superliga es el quinto hombre con más pases del equipo, con 272 entregas.

Aquella derrota por 3-1 frente a River en la Bombonera terminó por desarticular a una última línea que quedaba demasiado expuesta y no ofrecía garantías, en la cual salieron Vergini y Fabra (ingresaron Tobio y Jonathan Silva, respectivamente); a la semana Insaurralde, por lesión, y finalmente Peruzzi, para terminar el campeonato con cuatro defensores diferentes: Jara, Tobio, Magallán y Silva. Luego de aquel 14 de mayo, el equipo disputó 15 encuentros (12 por el torneo local y los otros tres por la Copa Argentina), en los cuales recibió apenas seis goles y mantuvo la valla invicta en 10 ocasiones.

En este segundo semestre, Goltz le dio un salto de calidad, mientras que Fabra corrigió viejos errores y recuperó el protagonismo que el Mellizo quería. Así, Boca encontró una defensa sólida y confiable, desde la cual edifica su sueño de bicampeonato y se prepara para el máximo objetivo de 2018: la Copa Libertadores.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas