Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Martina Hingis: el adiós definitivo de la niña prodigio

La suiza, ex Nº 1 y campeona de cinco Grand Slams, se retirará tras el Masters de Singapur

Viernes 27 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Hingis y su último título de Grand Slam en dobles: el US Open 2017
Hingis y su último título de Grand Slam en dobles: el US Open 2017. Foto: AP

Encantadora. Por su talento con la raqueta (golpes depurados y juego cerebral), por la sonrisa, por su rica historia y sus logros. Martina Hingis construyó una carrera fantástica desde el mismísimo momento en el que irrumpió en el circuito femenino y, en 1997, con apenas 16 años, ganó el Abierto de Australia, Wimbledon y el US Open. Fue una niña prodigio que defendió el N° 1 del mundo durante 209 semanas, que sufrió y padeció lo mejor y lo peor de la fama y de las luces.

Fue una deportista insaciable que se retiró por primera vez en 2003, a los 22 años, debido a las lesiones repetidas en los tobillos. Regresó al circuito en 2006, aunque sin el éxito del pasado y volvió a alejarse de los courts en noviembre de 2007, luego de dar positivo de cocaína tras un control en Wimbledon. "Espero volver a un buen nivel, mi espíritu competitivo está aún muy vivo", dijo, sorpresivamente, en agosto de 2013, al anunciar que regresaría al tour. Cuatro temporadas más tarde y como número 1 en dobles a los 37 años, la suiza anunció que -ahora sí- se retirará definitivamente. Y que lo hará luego de terminar su actuación en el Masters de la WTA, en Singapur, donde está jugando en pareja con la china Yung-Jan Chan.

"Mirando hacia atrás, no llego a creerme que debutara como profesional hace 23 años. Estos años han estado entre los más enriquecedores de mi vida, tanto personal como profesionalmente, pero creo que ha llegado la hora de la retirada", publicó Hingis en sus redes sociales. "Practiqué este maravilloso deporte durante muchos años. El tenis siempre ha sido mi pasión y valoré muchísimo los retos, la oportunidad, la colaboración y las amistades que me ha brindado. Agradezco especialmente a mi madre (Melanie Molitor), que me enseñó este bello deporte", añadió Hingis, cuyas mayores rivales fueron la alemana Steffi Graf y la estadounidense Serena Williams. "Graf era muy atlética, pero probablemente la más complicada de todas fue Serena. Tú podías ir ganándole, pero ella lo daba la vuelta. Ninguna ha tenido sus saques y su poder mental", admitió Hingis, que a los 11 años comenzó a montar a caballo y lo continuó haciendo periódicamente de adulta para "relajarse".

Martina debutó en el circuito profesional pocos días después de cumplir 14 años, en el torneo de Zúrich, en 1994, e inmediatamente demostró su fortaleza mental. Ese año lo comenzó en el puesto 399º y lo terminó 87º. Disputó su primera final en Hamburgo 1995 (perdió con Conchita Martínez) y ganó su primer título en 1996, en Filderstadt (venció a Anke Huber). Conquistó 43 títulos individuales (entre 1996 y 2007), cinco de ellos de Grand Slam: Australia 1997, 1998 y 1999; Wimbledon 1997; y US Open 1997. Sin embargo, en su cosecha total de Slams alcanzó las 25 coronas si se añaden los éxitos en dobles femeninos y mixtos. Esta temporada, junto con Yung-Jan Chan, ganó ocho títulos, incluido el US Open.

"Soy una persona emotiva, que enseña lo que le gusta y lo que no. Eso es energía. Hoy, en el tenis femenino todo lo que escuchas son los gritos que acompañan a los golpes. No muestran emociones. Son máquinas y a nadie le gustan las máquinas", disparó, en 2013, en el diario español El País. "Ser un genio no implica que tengas que ser el número uno. Hay que trabajar. Y yo trabajé. ¡Pegué muchas bolas! ¡Me entrenaba más que nadie! ¡Estaba en la pista todo el día!", añadió la integrante del Salón de la Fama del Tenis. Y, más allá de algún suceso revoltoso en su vida privada, nadie puede dudar de ello. Hingis, como Gabriela Sabatini o Justine Henin (jugó contra ambas), por citar arbitrariamente a algunas, es parte de una generación de tenistas de exquisito talento que hoy ya no se ve en el circuito.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas