Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Serena Williams es la mejor de todos los tiempos?

Aunque haya ganado todo, a Serena Williams la siguen enredando en polémicas cargadas de machismo y racismo. Lo que muchos creen y no dicen es que le disputa a Federer el título de máxima figura de la historia del tenis.

Viernes 27 de octubre de 2017 • 13:21
SEGUIR
PARA LA NACION
0
La enorme Serena Williams desplegando todo su poderío
La enorme Serena Williams desplegando todo su poderío. Foto: Archivo

Serena le hace honor a su nombre cuando está fuera de la cancha y trata de evitar las controversias públicas, lo que no le impide responder con el tono justo las infamias y los ninguneos, como los que sufrió este año por parte de Ilie Nastase y John McEnroe, dos ex número 1 del tenis masculino. Por eso, el pan que trae bajo el brazo su bebé recién nacido tiene un nombre preciso: Abierto de Australia 2018, el torneo en el que piensa retornar a la competencia tras su embarazo y maternidad y que, de ganarlo, la consagraría más allá del bien y del mal.

Serena y firme

A mediados de abril, cuando se disputaba el match de Fed Cup entre Rumania y Gran Bretaña, Ilie Nastase, capitán del equipo local, insultó a sus rivales gritándoles fucking bitches (putas de mierda). La Federación Internacional de Tenis lo suspendió tres años, por sus dichos sexistas contra las británicas... ¡y por los dichos racistas contra Serena Williams!

Es que un día antes, en la conferencia de prensa tras el sorteo del orden de los partidos por la máxima competencia entre países del tenis femenino, le habían preguntado a la jugadora rumana Simona Halep qué pensaba del embarazo de Serena Williams (que se había hecho público en esos días por una foto en traje de baño, en Snapchat), y Nastase no tuvo mejor idea que hacer un comentario que provocó la hilaridad de algunos y la indignación de la mayoría: "Antes habrá que ver de qué color sale, ¿chocolate con leche?".

Todo porque la pareja de la tenista norteamericana, el creador y propietario del sitio web Reddit, Alexis Ohanian, es de piel blanca. Serena, que solo utiliza las redes sociales para compartir citas bíblicas e imágenes deportivas y familiares, le respondió a través de su cuenta de Instagram: "Me decepciona saber que vivimos en una sociedad donde gente como vos puede hacer comentarios racistas hacia mi bebé aún no nacido, pero no te tengo miedo".

En junio, en tanto, John McEnroe se despachó contra su compatriota en una entrevista en la radio pública de Estados Unidos. Como en inglés los adjetivos y sustantivos son de género neutro, la figura del tenis masculino de los años 80 hizo hincapié en decir que consideraba a la menor de las hermanas Williams como "el mejor jugador femenino de la historia del tenis". "¿No el mejor jugador de la historia, a secas?", le repreguntaron. "De ningún modo, si jugara contra un hombre no podría ganarle ni al número 700 del ranking".

"John destila resentimiento porque está obsesionado, desde hace más de 15 años, con jugar contra Serena la cuarta edición de La batalla de los sexos, y ella nunca consideró siquiera la idea", le retrucó Billie Jean King, la ex número 1 y militante feminista que, en 1972, lideró una protesta que amenazó con boicotear el US Open si no se equiparaban los premios de las mujeres a los de los hombres, y la única mujer que ganó La batalla de los sexos (contra el veterano ex campeón de Wimbledon Bobby Riggs, en 1973).

Martina Navratilova, que en 1993 cayó ante Jimmy Connors en la tercera y última edición de un partido de singles mixto oficial, fue quien puso la cuestión en contexto: "No se trata de discutir quién tiene mayor fuerza física o golpes más potentes a la hora de evaluar el monto de los premios o de admirar la grandeza deportiva y los aportes al juego, por lo que parangonar a Serena con el número 700 es una estupidez".

Tras los venenosos dichos de Big Mac, la propia Serena, quien cuando tenía 16 años jugó un set de exhibición que perdió por un contundente 6-1 contra el alemán Karsten Braasch, número 203 del ranking masculino, se lamentó sobre los eternos cuestionamientos y reparos que sufre cuando se trata de considerar su altura deportiva. "Si yo fuera hombre, no sufriría estas objeciones", le dijo a Buzz Bissinger, quien la entrevistó para la edición de agosto de Vanity Fair, cuya portada muestra a la tenista, desnuda y de perfil, con una panza de siete meses, retratada por Annie Leibovitz. "Le faltó decir «si yo fuera blanca»", añade la editora de Deportes del sitio de cultura popular negra Complex.com, Dria Roland.

¿Número 1 de todos los tiempos?

En febrero, luego de que tanto Serena Williams como Roger Federer ganaron el Abierto de Australia de este año, la revista Forbes publicó una nota en la que compara ambas carreras. Serena sale mejor parada en cinco de las seis variabes que utilizan, ya que exhibe un mayor dominio sobre sus rivales, más versatilidad y mejor adaptación a las superficies menos favorables, así como más títulos de Grand Slam y medallas olímpicas.

"Mi respuesta automática es Federer", reconoce Julián Polo, editor de EfectoTenis.com. "Creo que es el mejor de todos los tiempos, pero si lo pienso con detenimiento, tengo que reconocer que lo de Serena es más admirable que lo del suizo. Tienen la misma edad y siguen vigentes a los 36 años, ostentando varios récords, pero para lograrlo, Williams debió superar tres barreras muy difíciles, además de las estrictamente deportivas: la social, la racial y la biológica. Federer se crió en una familia de clase media que no tuvo problemas en financiarle la carrera, mientras que Williams comenzó jugando en canchas públicas, y ya desde chica debió soportar que la abuchearan e insultaran por su color de piel. Además, el embarazo y la maternidad le habrán quitado, al menos, un año de competencia y de entrenamiento duro".

Mientras Federer, con su sonrisa logra capturar la simpatía de los públicos de todos los torneos, a Williams siempre le han achacado su falta de carisma. "El tenis no es el deporte blanco solo por el color de la ropa de los jugadores", insiste Roland, "es el deporte de la gente blanca. A Serena, con cuatro oros olímpicos, no la reconocen siquiera como la mayor gloria del tenis estadounidense cuando nadie en Alemania le niega ese status a Steffi Graf".

La número uno lejos y por varios cuerpos
La número uno lejos y por varios cuerpos.

Mónica Santino, entrenadora de fútbol femenino y militante feminista y LGBT, coincide: "El racismo y el sexismo son determinantes en los cuestionamientos a Williams. Es negra, jetona, musculosa y grandota, por lo que no encaja en los estereotipos patriarcales de belleza como sí lo hacen Maria Sharapova, Ana Ivanovic o Caroline Wozniacki, que son rubias, bonitas y sonríen con el culito parado. En Melbourne, ¡Serena ganó el Abierto de Australia con ocho semanas de embarazo, náuseas y fiebre!".

Para los últimos meses del año, Serena piensa casarse con Ohaninan y retomar los entrenamientos a full para poder llegar en forma al Abierto de Australia de 2018. "El objetivo de mínima", según su entrenador, el francés Patrick Mouratoglou, "es ganar al menos un título de Grand Slam para igualar el récord individual de la australiana Margaret Court". El de máxima, al igual que sucede con Federer, lo pondrá la edad, un límite que ambos siguen estirando sin grandes inconvenientes.

MANO A MANO CON ROGER

Serena Williams y Roger Federer son los mejores tenistas del siglo y de toda la historia, y aún siguen compitiendo. La comparación de sus números también da para opinar.

SERENA WILLIAMS

Nacimiento: 26 de septiembre de 1981

Títulos de Grand Slam: 23 (Australia: 7; Francia: 3; Wimbledon: 7; US Open: 6)

Títulos: 72

Triunfos: 783

Medallas olímpicas: 4 (4 de oro)

Premios: US$ 84.500.000

ROGER FEDERER

Nacimiento: 8 de agosto de 1981

Títulos de Grand Slam: 19 (Australia: 5; Francia: 1; Wimbledon: 8; US Open: 5)

Títulos: 93

Triunfos: 1.118

Medallas olímpicas: 2 (1 de oro; 1 de plata)

Premios: US$ 107.780.560

Fuentes: ATP, WTA, Revista Forbes.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas