Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un urbanista inquieto propone darle "dos capitales" argentinas a la humanidad

Rubén Pesci trabaja en un proyecto para que Buenos Aires y La Plata sean reconocidas por la Unesco; su casa en las diagonales, un atractivo que convoca turistas

Sábado 28 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Pesci, en su casa de 53 y 5: "Quiero mimetizarme con la tierra y el paisaje"
Pesci, en su casa de 53 y 5: "Quiero mimetizarme con la tierra y el paisaje". Foto: LA NACION / Santiago Hafford

Tres años de trabajo, tres viajes a España y un libro de casi 300 páginas sobre el efecto "cancerígeno" de las megalópolis han permitido al premiado arquitecto y urbanista de La Plata Rubén Pesci obtener, a sus 75 años, un doctorado en Sustentabilidad y Regeneración Urbana. Su tesis desarrolla una teoría "revolucionaria" para cambiar el crecimiento de las grandes urbes y pasar a una descentralización de medianas ciudades, incluso pequeñas, que concentren servicios y trabajen en red.

Con una trayectoria profesional y académica de 50 años, Pesci emprendió no sólo esta investigación sino que, entre sus proyectos, trabaja activamente con otros expertos en una propuesta relevante para el país: la declaración de patrimonio de la humanidad de las ciudades de Buenos Aires y La Plata. La Fundación CEPA, que él dirige, fue, durante las dos últimas décadas, promotora de una candidatura que postulaba a La Plata como patrimonio mundial ante la Unesco. Ahora, por primera vez, la Fundación y las administraciones públicas se unieron en una propuesta conjunta de ambas ciudades, "con una perspectiva muy innovadora y provocativa".

"Estamos revalorizando una presencia de la Argentina que fue muy importante mundialmente, que trajo a siete millones de inmigrantes al país y cuyo proyecto republicano fue en su momento de los más avanzados del mundo", señala Pesci. "La Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos promueve esta candidatura y estamos trabajando también con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, el municipal de La Plata y el de la provincia. Es importantísimo, nunca estuvieron juntas estas fuerzas", aclara.

La propuesta para declarar a ambas ciudades patrimonio mundial se denomina "Dos capitales de la cultura de la modernidad, el eclecticismo y la inmigración", y estaría enfocada en realzar el valor patrimonial e histórico de los trazados, edificios, parques, grandes avenidas, una treintena de áreas de protección histórica y otros bienes del entramado urbano de ambos núcleos, diseñados entre fines del siglo XIX y principios del XX, así como la avanzada modernidad emergida en aquellos tiempos en el Río de la Plata.

El director de Cultura de la Unesco, Francesco Bandarin, que estuvo reunido con representantes de estos organismos semanas atrás, dijo a LA NACION que la propuesta es "un caso interesante, ya que se centra en el patrimonio moderno y en el momento histórico específico en el que las dos capitales se desarrollaron como ciudades modernas". La tramitación de la candidatura depende del dossier de nominación que se presente y de la futura evaluación que haga el Consejo Asesor de la Convención del Patrimonio Mundial".

Pesci profundiza en el interés histórico de la iniciativa. "En realidad, a La Plata la hizo posible el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires, que decidieron crear la capital nueva de la provincia para que la ciudad fuera capital de todos los argentinos. Algunos señalan que es uno de los hechos políticos más importantes de la historia del país porque selló la pacificación federal".

El posible reconocimiento de "Dos capitales..." aumentaría el turismo y el orgullo local, y propiciaría un mejor mantenimiento del patrimonio. "Está el ejemplo de Colonia del Sacramento, que era un pequeño pueblo y desde que se convirtió en patrimonio de la humanidad tiene un flujo turístico importantísimo", señala el arquitecto y cita otro ejemplo: la Casa Curutchet, emblemática obra de Le Corbusier que el año pasado fue declarada patrimonio mundial. "Esto le generó a La Plata una atracción que estamos viviendo día a día con la cantidad de gente que viene. Si eso pasó con una casa, imaginémonos con una ciudad entera".

El aumento del turismo en la Casa Curutchet tuvo su efecto también sobre otra de las casas más famosas de La Plata, premiada en numerosos países: la propia Casa Pesci (53 y 5). Diseñada por el urbanista, donde vivió con su familia durante 40 años, actualmente es sede de la Fundación CEPA y recibe visitas de contingentes y profesionales. "Es una obra innovadora porque plantea traer el verde al centro de la ciudad a través de los distintos pisos (tiene tres), donde hay enormes terrazas verdes. La casa está cubierta por una verde enredadera y es muy biológica, a diferencia de lo que es la arquitectura dominante, que sigue siendo dura, pétrea, donde parece que el arquitecto quiere competir con los dioses creando cosas más exuberantes. Al contrario, yo quiero mimetizarme con la tierra y con el paisaje", señala su creador. Históricamente, él dice no ser un corbusierano, pero su casa sí lo es, reconoce. "Está apenas a cuatro cuadras de la Curutchet y ahora es interesante porque los contingentes que la visitan también visitan la mía".

Primer plano

Rubén Pesci

La plata, 1942

Arquitecto, urbanista y docente, creó la Fundación CEPA.

Entre otras obras se destaca la Casa Pesci, el Parque Costero del Sur, el Plan Maestro Director de Nordelta, el premiado centro urbano Vía Cordillera (Monterrey), entre una decena de desarrollos urbanos en América latina.

Publicó 16 libros y recibió varios premios.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas