Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Paula Marra: "No nos engañemos, la gente compra lo que le gusta o le sirve"

Domingo 29 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Paula Marra
Paula Marra.

Cuando Paula Marra fue a colaborar con la creación del Parque Biprovincial de Chaco y Formosa en la estancia La Fidelidad por pedido de Emiliano Ezcurra, actual vicepresidente de Parques Nacionales, no se imaginó que volvería con el proyecto Matriarca bajo el brazo. Corría 2013 cuando Ezcurra le pidió ayuda y, al escuchar las necesidades de la gente del lugar ("no nos podemos organizar y producir algo que el mundo quiera comprar"), esta ingeniera agrónoma que desarrolló Los Grobo junto con quien fue su marido durante 25 años, Gustavo Grobocopatel, visualizó la empresa que hoy lidera. "Matriarca es un colectivo de organizaciones y personas que están en el territorio, desarrollando cadenas de valor que lo hacen sustentable, es decir, respetuoso del medio ambiente y promotor del liderazgo de las personas que lo habitan. Produce bienes útiles para la sociedad argentina y el mundo," resume Marra.

Hoy trabaja en red en las provincias de Salta, Jujuy, Formosa y Chaco, con comunidades como la wichi y pilagá, y vende los productos por Internet, a minoristas y en ferias nacionales e internacionales. "Estamos con la idea de hacer algo realmente grande, que facture sumas importantes y se inserte globalmente," reconoce la directiva. Matriarca fabrica productos únicos, que motorizan las localidades que los realizan. Respeta las técnicas ancestrales de tejido y teñido de las comunidades indígenas y también las materias primas más propias, como el chaguar o la lana de oveja, y agrega diseño para el gusto urbano.

"No nos engañemos; la gente compra lo que le gusta o sirve," se sincera Marra. "Por eso tenemos un norte claro: fabricar productos saludables, hermosos y útiles al público urbano", agrega.

Un modelo de organización distinto

"Es replicable en países de Áfricao las estepas de Rusia"

"Fuimos acoplando partes de distintos modelos y creamos el propio, que llamamos «territorios sustentables» y que ya patentamos", dice la ingeniera. Explica que además de ser una forma de ver el mundo, es una propuesta especialmente útil para territorios más marginales (donde hay faltas importantes de infraestructura) que representan a su vez una vasta porción de los continentes. "El modelo gira en torno a tres pilares: la capacidad de un territorio de construir sus propias redes y de trabajar en conjunto para transformar su realidad, los recursos con los que cuenta y cómo está cruzado por variables que lo superan, como la infraestructura, las tendencias globales y la cultura", aclara.

"Se trata de un concepto muy moderno como podría ser crowdfunding. Es un concepto de colectivo, donde no hay un jefe claro porque cada uno es jefe de su área de influencia. Por eso requiere mucha capacidad para llegar a acuerdos, sobre todo por las distancias físicas y culturales que implica", se extiende. Por otro lado, como su propuesta es replicable en otras regiones del planeta, ahora está trabajando en conjunto con el Centro para el Desarrollo Internacional de Harvard para aplicarlo en Albania y Sri Lanka.

Mujeres al poder

"Las mujeres de las cooperativas ahora lideran otros espacios"

Según Marra, hay un antes y un después en la vida de varias de las personas que participan en Matriarca. Entre actores como el INTA, el INTI y la Secretaría de Producción de las provincias, están las cooperativas de mujeres artesanas y un ejemplo significativo es la Comar, que asocia a 1600 mujeres de 12 comunidades de distintos grupos étnicos de Chaco y Formosa.

"El hecho de organizarse en torno a cooperativas, de las que son dueñas y señoras y donde hay una asamblea y un directorio con doce miembros que se va renovando y que se sostiene en el tiempo y es eficiente, hace que las mujeres se sientan más cómodas en su espacio de liderazgo". Si bien la red lleva invertidos cuatro millones de dólares en el territorio, esto no implica que la gente tenga mayor ingreso per se. "Tal vez individualmente el impacto económico no es todavía lo que esperamos, pero sí hay un impacto sistémico que se ve. Que las personas tengan teléfono y acceso a Internet hace una diferencia," reflexiona. "Pero el desarrollo en sí es lento y de largo plazo", admite.

Desafíos

"Queremos sostener esa cadenade valor orgánicamente"

Por ser rigurosos y tener una estrategia comercial clara, varios inversores sociales ya participan del proyecto. "Por ejemplo, Samsung nos apoya hace tres años ofreciendo recursos que hacían falta, como conectividad, computadoras y tabletas", destaca Marra. "Ahora las mismas mujeres, comunicadas por WhatsApp, discuten el precio de sus productos minuto a minuto y definen los tiempos de entrega". Por otra parte, el mercado de capitales está queriendo generar vehículos para que la gente pueda invertir en empresas con impacto como la que ella comanda.

En Matriarca quieren crecer en varias partes al mismo tiempo y esto los tironea. "En Estados Unidos, en donde tenemos una empresa espejo, este año hicimos un esfuerzo importante y participamos en cuatro ferias. Pero a la vez tenemos que trabajar mucho en el territorio con las mujeres que hoy están certificando procesos. De hecho, como cada objeto lleva el nombre de la persona que lo hizo, una descripción de la comunidad a la que pertenece y de la técnica que se usa, sostener la trazabilidad en un desarrollo informático demanda muchos viajes al territorio", especifica.

Paula Marra

Directora de Matriarca

Profesión: Ingeniera Agrónoma (UBA)

Origen: Argentina

Tiene una maestría en Estudios Organizacionales de San Andrés y en Altos Estudios en Agronegocios de la UBA

Fue parte de Los Grobo, empresa en la que ocupó posiciones ejecutivas y del board y en la que desarrolló, entre otras, el área de Recursos Humanos

Memorias de Adriano
Memorias de Adriano.

Memorias de Adriano

Marguerite Yourcenar

Un hombre que quiere contarle a su hijo todo lo vivido sin justificarse

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas