Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Abierto de Hurlingham: el gran susto por la caída de Facundo Pieres, que quedó fuera de peligro

El crack de Ellerstina sufrió el accidente cuando transcurría el quinto chukker; poco pudo hacer para amortiguar el golpe y luego se comprobó que no tuvo secuelas serias para su físico

Sábado 28 de octubre de 2017 • 21:50
0
La caída de Facundo Pieres
La caída de Facundo Pieres. Foto: LA NACION / Sergio Llamera

Alegría ganaba 9-8. Iban 4m13s del 5° chukker y Ellerstina atacaba en busca de la igualdad. Salió el palazo de Nicolás Pieres hacia delante y su hermano Facundo, marcado por el canadiense Fred Mannix, iba a buscar la bocha, pero su yegua se le fue de manos y en cuestión de segundos, la angustia. El crack de la Z poco pudo hacer para amortiguar el golpe, fortísimo. Dio un medio giro en el piso y se quedó quieto. El primero que llegó fue su otro hermano, Gonzalito. Cuentan quienes estuvieron cerca que Facundo perdió el conocimiento durante unos 30 segundos, pero que su reacción fue buena. Quedaba saber, más tarde, si había sufrido alguna lesión ósea. En medio de la conmoción en la cancha 1 de Hurlingham, que duró al menos 10 minutos sin que se tuviesen demasiadas noticias sobre su estado, el N° 3 de Ellerstina fue trasladado a una clínica para su atención. Allí se comprobó que no había motivos para preocuparse: ni secuelas serias ni fracturas o fisuras. Eso sí, quedó internado en terapia intermedia en observación. Algunos allegados admitieron con alivio que recordaba con precisión la jugada y hasta qué yegua estaba jugando. El susto había pasado. Por unos instantes, Hurlingham se paralizó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas