Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un sector en auge y con muchas oportunidades a futuro

En 2016 se cosecharon 84.000 hectáreas; ganan cereales y oleaginosas

Lunes 30 de octubre de 2017
0

Según cifras oficiales, en 2016 se cosecharon más de 84.000 hectáreas, alcanzando un nuevo valor máximo desde el inicio de la actividad orgánica en la República Argentina. Las provincias de Salta, Mendoza y Río Negro son las que mostraron los mayores aumentos de superficie cosechada. Igual que en años anteriores, los principales cultivos orgánicos cosechados pertenecen al grupo de los cereales y las oleaginosas.

Si bien el principal destino de la producción orgánica certificada continúa siendo la exportación, en el mercado interno se pueden observar una mayor diversificación, presencia en ferias locales y distribución directa a consumidores.

En relación con las potencialidades de los productos orgánicos, la especialista del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) Argentina Graciela Lacaze sostiene que es la única agricultura que crece sostenidamente un 10% anual.

La mayoría se exporta

En las ferias se pueden encontrar productos orgánicos y agroecológicos. Los primeros están amparados por la ley 25.127 que contempla un sistema de certificación y control. En la agroecología ese proceso no existe. Se basa en la confianza entre productor y consumidor. La fe en el productor está sustentada en la cercanía entre ambos. Cuando el productor y el consumidor se empiezan a alejar, como en el caso de la exportación, ya se exige una garantía como prueba.

Obtener la certificación de producción orgánica no es fácil para el pequeño productor. "El análisis del suelo y las semillas, la desintoxicación del suelo de agroquímicos y todo el trámite pueden tardar alrededor de tres años", explica Daniela Zanotti, voluntaria del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO).

Facundo Soria sugiere que el pequeño productor transite un camino para mejorar ciertas cuestiones sociales, como la legalidad, la marginación y el acceso al crédito, al financiamiento y a la capacitación. "Luego de trabajar estos aspectos, puede enfocarse en la producción orgánica".

Cada vez más productores que no pueden acceder a la certificación se agrupan para crear garantías participativas. "Los productores que se asocian se controlan entre ellos, y según un protocolo que ellos mismos elaboran dan una garantía de primera parte", aclara Soria.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas